Rafa Nadal celebra un punto durante su partido ante John Isner. / AFP

Segunda ronda

Nadal derriba a Isner en su debut en Roma

El balear continúa con su impresionante racha de no perder dos partidos seguidos en tierra batida y avanza a octavos, en los que se enfrentará a Shapovalov

ENRIC GARDINER MADRID

Cada vez que Rafa Nadal pierde un partido en tierra batida, como el de cuartos de final del Masters 1.000 de Madrid ante Carlos Alcaraz, se abre la posibilidad de que pierda dos seguidos por primera vez en esta superficie. Pero cada vez que se abre esa puerta, Nadal la cierra sin miramientos. El último en sucumbir a la supervivencia de Nadal en arcilla fue este miércoles John Isner, al que el balear venció con mucha comodidad (6-3 y 6-1). Mucha más de la esperada, porque el estadounidense, pese a su escasa movilidad en estas pistas, siempre ha sido una gran amenaza para Nadal por su potencia al servicio.

No es Isner un jugador especializado en la tierra y requiere del cemento para sacar su mejor versión, pero es de los pocos tenistas, junto a Robin Soderling y Novak Djokovic, capaz de haberle ganado dos sets a Nadal en Roland Garros. Cayó la torre americana en aquel duelo de primera ronda en 2011, pero siempre abrió la duda de si sería capaz alguna vez de inclinar al español en su superficie más predilecta.

Sin embargo, nunca ha llegado esa oportunidad. Las tres veces que se han visto en tierra cayeron del lado de Nadal, quien, además, nunca se ha vuelto a dejar un set desde aquel encontronazo en París. La victoria de este miércoles en el Foro Itálico ha sido la más contundente de su carrera ante el jugador de Carolina del Norte, con tan solo cuatro juegos cedidos. El americano, a sus 37 años, se niega a dejar el más alto nivel y sigue metido entre los 30 mejores del mundo, pero su tiempo de ganar a Nadal en tierra ya pasó, aunque por un momento se dio el gusto de poder soñar con ello.

Isner comenzó el partido cómodo con el servicio y mantuvo la igualdad hasta que con 3-3 dispuso de dos pelotas de rotura. Un 'break' a favor de este jugador suele ser sinónimo de muerte, por lo que que Nadal las solventara fue un toque mental para el partido. Nunca se recuperó el gigante estadounidense, que desde esa segunda pelota de rotura perdió nueve de los últimos diez juegos del encuentro.

En poco más de una hora y cuarto, Nadal evitó la segunda derrota consecutiva en tierra y exhibió una imagen muy contundente en un torneo que ha conquistado en diez ocasiones desde que se estrenara en 2005. Su camino hacia Roland Garros sigue sumando paradas y la próxima, en octavos de final de este Masters 1.000, será ante Denis Shapovalov. El canadiense venció en primera ronda a Lorenzo Sonego, con enfado monumental con el torneo y con el público italiano, y en segunda a Nikoloz Basilashvili, por 6-4 y 7-6 (5), y se enfrentará por sexta vez en su carrera a Nadal.

Shapovalov, número 16 del mundo, se llevó su primer duelo en el Masters 1.000 de Canadá en 2017 y, desde aquello, siempre ha sucumbido ante el español. No sin presentar batalla, ya que en los dos últimos choques se llevó un set al menos y en el último, en Australia 2022, el canadiense le forzó hasta el quinto parcial. «Sé lo peligroso que es y recuerdo el partido que jugamos aquí el año pasado. Necesitaré jugar mejor que hoy para tener opciones», dijo Nadal tras vencer a Isner.

Badosa arrasa y Muguruza implosiona

Muguruza naufragó en un encuentro que tuvo a dos puntos de distancia. La española dominaba a Yulia Putintseva por 6-3, 5-4 y 30-0, cuando sufrió un cortocircuito total que le hizo marcharse del encuentro. La kazaja tomó el mando y solo perdió dos juegos más desde el instante en el que estuvo al borde del precipicio. Putintseva se impuso por 3-6, 7-6 y 6-1 y deja a Muguruza con solo un triunfo en tierra batida antes del inicio de Roland Garros. La pupila de Conchita Martínez aún está a tiempo de acudir a Estrasburgo o Colonia, la semana antes del Grand Slam si lo que requiere es ritmo de competición.

Tampoco pudo superar su encuentro Parrizas, que cedió ante la ganadora de Grand Slam Bianca Andreescu (6-3 y 7-6 (4)) en un partido en el que la española entrenada por Carlos Boluda llegó a tener 'break' a favor en ambos sets.

Salvó el honor español Badosa, en el encuentro que cerró la jornada en el Foro Itálico La número tres del mundo se impuso sin muchas complicaciones en su debut en Roma a la bielorrusa Aliaksandra Sasnovich por 6-3 y 6-1.

De este modo, Badosa se recupera de la temprana derrota en Madrid, donde solo pudo alcanzar la tercera ronda, y se enfrentará por un puesto en octavos a la rusa Daria Kasatkina, a la que venció a principios de año en Sídney. Con un par de victorias más en Roma, Badosa recuperaría el número dos del mundo de las manos de una Barbora Krejcikova que no participa en la capital italiana y que, además, tendrá que defender la corona de Roland Garros en dos semanas.