Mutua Madrid Open

Alcaraz se sostiene y se cita con Nadal

El murciano se deja un set contra Norrie y se clasifica para los cuartos de final, donde espera el de Manacor

ENRIC GARDINER Madrid

Carlos Alcaraz cumplió años este jueves y también su parte del trato para que haya duelo generacional en Madrid. El murciano, que no había ganado nunca dos partidos seguidos en la capital, derribó al británico Cameron Norrie (6-4. 6-7 (4) y 6-3) para crear un duelo de cuartos de final contra Rafael Nadal y celebrar su 19 cumpleaños.

Alcaraz, que volvió a cerrar la jornada masculina en el torneo madrileño, no bajó el ritmo de lo visto en su debut aquí, pero se encontró con un Norrie peleón y que ha pegado un subidón en arcilla -y en general- hasta el punto de ser el mejor británico del ránking y el que pelea por entrar entre los diez mejores del mundo.

Después de un inicio arrollador de Alcaraz, que amenazó con que el partido no durase más de una hora, Norrie despertó, alargó la batalla del primer set del 5-2 al 5-4, pero sucumbió a la presión de verse con saque para el 5-5. Alcaraz, que no perdona ni pregunta antes de disparar, pegó un brincó y apuntó con el puño hacia la grada cuando consumió el primer parcial.

Una forma de marcar terreno ante un hombre que sabe lo que es vivir con el público en contra, como cuando en la Copa Davis de 2018 le remontó dos sets en contra a Roberto Bautista en Marbella.

Por eso el británico no se vino abajo, por eso aguantó de pie las embestidas de Alcaraz y lo domó poco a poco, hasta decidir en un 'tie break' vertiginoso que el partido se alargaría un poco más. Lo permitió también un errático Alcaraz, que no estuvo en los momentos calientes del desempate a la altura que su tenis merece.

Pero si algo tiene el de El Palmar es la capacidad para hacer borrón y cuenta nueva en cuestión de segundos. Al juego siguiente, el primero del segundo set, quebró el saque de Norrie y se labró una ventaja de 3-1 salvando puntos de 'break' por el camino. Con un revés cruzado que descolocaba al británico y con unas dejadas que rozan la perfección. Si no son las mejores dejadas del circuito, no tienen que andar lejos del top.

En su banquillo había nervios y tensión, porque lo que había en juego era un partido con Nadal y unos cuartos en casa, en Madrid. Una rigidez que desapareció cuando Alcaraz se llevó el último punto, el que le permite pasar una ronda más y, además, proteger su posición de número nueve del mundo.

El murciano vivirá este viernes, alrededor de las 16:00 hora española, el tercer partido de su carrera contra Nadal. El primero fue en esta misma pista, el día de su 18 cumpleaños, y terminó con una victoria muy sencilla para el manacorense, que solo se dejó tres juegos; el segundo fue en las semifinales de Indian Wells, hace dos meses, cuando también triunfó el de Manacor, pero con un set para Alcaraz.