Garbiñe Muguruza: La presión es un privilegio

VIRGINIA CARRASCO