Paula Badosa golpea la bola. / Ed Sykes (Reuters)

Debacle de España en la Billie Jean King Cup

Las españolas, que necesitaban una victoria para estar en semifinales, naufragan contra Gran Bretaña

ENRIC GARDINER MADDRID

Jornada negra para España en la Billie Jean King Cup. El combinado de Anabel Medina necesitaba una sola victoria, en los tres partidos de este jueves, y no ganó ni un set. Nuria Parrizas, Paula Badosa y la dupla formada por Aliona Bolsova y Rebeka Masarova se derrumbaron ante Gran Bretaña y se quedan a las puertas de las semifinales.

Con el público en contra y con la presión de tenerlo en la mano, España hizo una jornada horrible y perdió los tres partidos por la vía rápida. El pleno ante Kazajistán del miércoles fue un espejismo.

Parrizas, que hizo un auténtico partidazo ante Yulia Putintseva, se llevó un durísimo correctivo ante Heather Watson, número 133 del mundo. Un 6-0 y 6-3 en poco más de una hora que aumentó la presión sobre el equipo español. Aún quedaban dos balas en juego, no había que preocuparse.

Sobre todo, porque Badosa era la siguiente en saltar a pista. La número uno española era la gran baza para cerrar la eliminatoria, con Harriet Dart enfrente. La catalana nunca estuvo en el encuentro. Dart, 98 del ranking y poco acostumbrada a estas victorias, fue siempre por delante, se llevó el primer set por 6-3 y aguantó las intentonas de Badosa en el segundo, que no aprovechó ninguna de las dos pelotas de 'break' de las que dispuso. Dart, con 5-4 a favor en el segundo parcial y saque para Badosa, sentenció el partido (6-3 y 6-4) y mandó el cruce al dobles definitivo.

El ganador del dobles pasaría a semifinales. Aliona Bolsova y Rebeka Masarova, que debutaba en este partido, contra Alicia Barnett y Olivia Nicholls. En teoría, el dobles británico era mejor y sobre la pista también se demostró. El primer set pudo caer de cualquier lado, y a las españolas les pasó factura no aprovechar ninguna de las cinco pelotas de rotura que tuvieron. En el 'tie break', la igualdad duró hasta el 4-4, momento en el que las británicas dieron un paso al frente. Y ya no hubo más partido.

El segundo set fue un paseo militar para Nicholls y Barnett (7-6 y 6-2), que consiguieron clasificar a Gran Bretaña para unas históricas semifinales en casa. Este sábado buscarán el pase a la final de un título que no han ganado nunca y cuya última final fue en 1981.

España se queda una vez más a las puertas de unas semifinales que no pisa desde 2008, cuando el combinado, liderado por Carla Suárez y la propia Medina, perdió la final contra Rusia. La sexta Billie Jean King Cup tendrá que seguir esperando.

Temas

Tenis