Copa Davis

Carreño evita un lío

El asturiano se impone a la pérdida del primer set y decanta la eliminatoria ante Ecuador para España

ENRIC GARDINER Madrid

España rozó la tragedia en el segundo partido del cruce contra Ecuador. Pablo Carreño se metió en un lío contra Emilio Gómez y estuvo cerca de ceder un partido que hubiera sido mortal para las aspiraciones de España de meterse en cuartos de final de la Copa Davis. El asturiano, al borde del precipicio, remontó a tiempo para imponerse a Emilio Gómez, por 5-7, 6-3 y 7-6 (5), y decantar la eliminatoria para el conjunto de Sergi Bruguera (2-0).

Carreño cerró un triunfo que era clave para que España soñase con estar en cuartos y al que aún le quedaba la bala del dobles para redondear. Eso sí, como acostumbra en esta competición, tuvo un encuentro muy empedrado, al que le costó tomarle el pulso y estuvo cerca de claudicar.

Emilio Gómez, número 149 del mundo, apenas tiene tres victorias en pista dura en su carrera, pero se aprovechó de los nervios iniciales de Carreño para crearle unas dudas al asturiano que no son nuevas en su carrera en la Davis. El gijonés ya cayó en el único encuentro que disputó en la edición de 2019 y tenía, antes de este duelo, un registro de tres victorias y cinco derrotas en la competición.

En el primer set pudo remontar desde 4-2 abajo, pero cuando sacaba para forzar el 'tie break', cedió la manga con una doble falta. Esto hizo crecerse a Emilio Gómez, hijo de Andrés Gómez, campeón de Roland Garros en 1990, que comenzó mejor el segundo set y tuvo una bola de rotura clave con 3-2 arriba. Carreño la salvó, aguantó el servicio, rompió el del ecuatoriano y comenzó la remontada.

Llegó a ponerse 5-2 arriba, pero desperdició dos puntos de partido en el servicio del ecuatoriano y luego no cerró con su saque. Gómez forzó un 'tie break' que levantaba el miedo. Carreño había perdido antes tres de sus últimos cuatro partidos individuales en la competición. Pero en vez de achicarse, levantó la cabeza, fue agresivo y, entre los gritos del Madrid Arena, consiguió el triunfo que decidía la eliminatoria y dejaba a España a un punto del 3-0.