Roberto Bautista celebra la victoria contra Vasek Pospisil.

España se complica la vida

Bautista salva su compromiso, pero las derrotas de Alcaraz y el dobles ponen en suspense la clasificación a Málaga

ENRIC GARDINER

No es un drama, pero España perdió este viernes una oportunidad de oro para sellar su clasificación a las Finales de la Copa Davis de Málaga al perder con Canadá (2-1). La victoria de Roberto Bautista en el primer partido puso muy de cara la contienda para los de Sergi Bruguera, pero las derrotas de Carlos Alcaraz y del dobles, formado por Marcel Granollers y Pedro Martínez obliga a España a ganar a Corea del Sur en la jornada del domingo para estar en noviembre en la fase final del torneo.

No fue un buen día para España y eso que Bautista comenzó de la mejor forma posible. El castellonense, después de una buena actuación ante Serbia, se desató ante un Vasek Pospisil al que tuvo que remontar por 3-6, 6-3 y 6-3 en más de dos horas y cuarto de partido.

El canadiense, muy cómodo en la pista techada de Valencia, llevó siempre la iniciativa con un servicio que le dio once saques directos y una derecha y un revés que produjo la friolera de 35 golpes ganadores. Bautista tuvo que mantener la cabeza fría, sobre todo después de ceder la primera manga, y a base de mucho trabajo desde el fondo de la pista consiguió doblegar al canadiense, de mucho más nivel que lo que dice su ránking -es el 141 del mundo-.

El triunfo, muy importante para Bautista para maquillar la parte final del año floja en las pistas de cemento, allanó el camino para España, que tras inclinar por 3-0 a Serbia en la primera jornada tenía a tiro certificar la primera posición del grupo.

Era el turno, además, para la gran estrella del combinado de Bruguera, un Carlos Alcaraz que, tras tres días de entrenamientos en Valencia estaba listo para salir a competir. Lo hizo con la inercia del US Open y se hizo con un primer set durísimo ante Felix Auger-Aliassime en el 'tie break' y tras más de una hora de parcial.

El esfuerzo había sido titánico para un chico de 19 años que hace escasos días estaba luchando por su primer Grand Slam en la otra punta del mundo. Y el físico le pasó factura. Auger-Aliassime, que se derrumbó ante Corea del Sur el miércoles, le dio la vuelta al marcador e igualó la eliminatoria (6-7 (4), 6-4 y 6-2). Alcaraz terminó fundido. «No he llegado al 100 % físicamente, como es normal», explicó el murciano tras el encuentro.

La última bala

Aún le quedaba una bala a los españoles y para aprovecharla saltaron a pista Marcel Granollers y Pedro Martínez, ante Pospisil y Auger-Aliassime; Canadá no se guardaba nada.

El partido comenzó muy plácido para los españoles, que rompieron el saque de los canadienses en el primer juego y se apuntaron la manga sin sobresaltos. No concedieron ni una oportunidad con su servicio. El Pabellón Fuente de San Luis, que se había llenado ene el duelo de Alcaraz, aún contenía la suficiente gente para que se notara el calor español y la victoria estaba cerca.

Pero la pareja española no aprovechó ninguna de las dos oportunidades de rotura que tuvieron y en cuando Canadá tuvo una, el set se fue para Pospisil y Auger-Aliassime. Saltaron las alarmas en Valencia y Granollers y Martínez la desactivaron con un 'break' temprano y la posibilidad de cerrar el partido y la eliminatoria con el servicio. Hubo nervios, oportunidades desaprovechas y una rotura que devolvió la vida a Canadá y mató a España. Los últimos cuatro juegos del partido se fueron para los norteamericanos, que sellaron el triunfo por 4-6, 6-4 y 7-5.

España se tendrá que jugar la clasificación a Málaga ante Corea del Sur el próximo domingo; solo valdrá ganar a los coreanos, a priori, los más flojos del Grupo B de esta Copa Davis.