Masters 1.000

Paula Badosa hace historia en Indian Wells

La tenista se convierte en la primera española en ganar el torneo americano, su primer gran título

ENRIC GARDINER Madrid

Lo que ninguna española había logrado antes lo hizo Paula Badosa. Conchita Martínez se quedó en dos ocasiones a un paso de la gloria (1992 y 1996) y Badosa, en su primera oportunidad, en la primera vez que disputaba el cuadro final del torneo, terminó envuelta en lágrimas y con el trofeo de campeona tras una batalla de más de tres horas contra la bielorrusa Victoria Azarenka (7-6 (5), 2-6 y 7-6 (2)).

Indian Wells coronó a una Badosa se suma el título más importante de su carrera deportiva, el segundo de su vida tras el que conquistó en Belgrado también esta temporada, una de ensueño en la que ha pasado de rondar el puesto 100 del ránking a codearse entre las 15 mejores del mundo. Este lunes será la número 11 de la clasificación WTA, el mejor puesto de su vida y que le concede la oportunidad de ir al torneo de Maestras en Guadalajara.

Para ganarse este derecho tuvo que imponerse a una Azarenka mucho más experimentada, con 40 finales a sus espaldas por solo una de Paula, con 20 títulos en su bolsillo y con dos campeonatos aquí en el desierto de Coachella. Una Azarenka que, a sus 32 años, y una vez superada su maternidad y sus disputas para la custodia de su hijo, ha renacido en una tenista capaz de cualquier cosa y que ya el año pasado llegó a la final del US Open.

Pero Badosa, talento puro, no se achica en las situaciones de presión. Disputó una hora y 20 de primer set para tomar ventaja contra Azarenak en un 'tie break' loco en el que la bielorrusa recuperó un 4-0 en contra para terminar cediendo el parcial en un intercambio infernal.

La igualdad era tal que en ese primer set ambas jugadoras habían ganado el mismo número de puntos: 55.

Badosa, tras el esfuerzo mental, pegó un bajón en intensidad y Azarenka lo aprovechó para llevarse una segunda manga mucho menos emocionante. Guardó fuerzas para el tercero, donde el tenis explotó. Tocó techo y mostró una final de un exquisito nivel, con alternativas, intercambios de máxima velocidad y a una Badosa resistente, que estuvo a dos puntos de perder el partido y la corona.

Azarenka sirvió para campeonato con 5-4 y se colocó 30-0. La española se llevó los cuatro siguientes puntos y evitó la derrota. Y ya no quitó el pie del acelerador. Esta vez no hubo sustos en el desempate. 5-1 arriba, con tres golpes ganadores de gran factura y nervio, en un momento de máxima tensión, y título sellado a la primera oportunidad.

Se tiró al suelo, rompió en lágrimas y se subió a la grada para abrazarse con su entrenador y con su pareja. Primera española en triunfar en Indian Wells, uniéndose en el palmarés a Pepe Higueras, Álex Corretja y Rafael Nadal y añadiendo el primer gran título a su palmarés. El primero de muchos.