Tana se queda en el gimnasio tras llegar ayer «mal» al trabajo

11/02/2020

Es el único jugador de la plantilla que trabaja al margen en el gimnasio sin estar lesionado. De momento el club no ha confirmado el expediente que se la ha incoado. El medaipunta fue a la sesión de ayer con náuseas y vómitos «por una conducta indisciplinada e irresponsable la noche anterior», lo que le impidió ejercitarse, los servicios médicos tuvieron que aplicarle suero y le mandaron a casa.

Tana tendrá hoy la comunicación de la UD de que se enfrenta a un expediente sancionador que estipula multa económica después de que ayer se personara en la sesión de trabajo «en malas condiciones», según fuentes de la entidad, y presentado un cuadro de náuseas y vómitos «debido a una conducta indisciplinada e irresponsable» la noche anterior.

El jugador se ha quedado trabajando en el gimnasio tras lo sucedido ayer, a pesar de que no está lesionado. De hecho es el único futbolista sin problemas físicos o lesión alguna que no ha pisado césped este martes con el resto de sus compañeros. Aunque de momento el club no ha hecho público el expediente que se le incoado, sí le lo ha comunicado al jugador.

El jugador llegó a la Ciudad Deportiva de Barranco Seco con fuertes mareos, lo que requirió la intervención de los servicios médicos, que le aplicaron suero para estabilizarle a base de hidratación y vitaminas específicas. Seguidamente, se optó por mandar al futbolista a su domicilio con la consigna de que guardara reposo. Tana no llegó ni a equiparse y se marchó de la instalación con celeridad. Después de esta acción sanitaria, y siguiendo el protocolo interno establecido para estos casos, el doctor Diosdado Bolaños emitió un informe dirigido a la dirección deportiva de la entidad para que tuviera conocimiento de esta incidencia. Rocco Maiorino, que estaba presente en Barranco Seco, estudió todos los detalles del escrito y, ya por la tarde, tras consultar y consensuar con el presidente de la entidad, Miguel Ángel Ramírez, los detalles de lo acontecido, optó por aplicar al implicado el expediente que se contempla en estos casos.

Ahora queda en manos de Pepe Mel el futuro del atacante en la plantilla. El técnico, que tras las dudas iniciales con su regreso apostó por recuperarle y hasta le otorgó la titularidad en sus dos primeros partidos, «tiene la potestad y última palabra» a la hora de determinar si Tana se entrena con el resto de sus compañeros o si, por el contrario, y debido a esta falta, considetada «muy grave», ha de seguir su preparación al margen del grupo.