Fútbol: UD Las Palmas

Setién podría dar la puntilla a la UD

16/04/2018

Tras una temporada nefasta, el descenso matemático podría llegar este mismo fin de semana ante el Alavés. Y es que de no ganar al Betis de Quique Setién, con quien la UD vivió uno de sus mejores momentos futbolísticos, los amarillos tendrían pie y medio en Segunda División.

Casualidades de la vida y caprichos del calendario, Las Palmas se cruza con Quique Setién en la que, desde verano, es su nueva casa. El técnico, que anunció el 18 de marzo de 2017 que no continuaba en las filas del conjunto isleño, podría casi sentenciar al conjunto con el que debutó en los banquillos en Primera División. Los problemas con las altas esferas del club le obligaron a decir basta. Buscó acomodo y lo encontró en el Benito Villamarín.

Y, hoy, un año y casi un mes después, las vidas de ambos, de Setién y la Unión Deportiva, no podrían ser más diferentes. Mientras el cántabro ha situado a su Betis en puestos europeos y ha deleitado a media España con un fútbol brioso, Las Palmas, preparada ya para el funeral, ha sumado despropósitos cada fin de semana desde que comenzó la campaña. Volantazos en el banquillo, fichajes que nunca demostraron nada y salidas inesperadas (léase Boateng o Jonathan Viera), todos los caminos llevaban al precipicio. Las malas decisiones, una detrás de otra, convirtieron al representativo en un conjunto vulgar, sin ideas ni fútbol.

Cuatro entrenadores y casi 40 futbolistas después, tras intentarlo de todas las maneras posibles, la UD, sin saber lo que es una victoria desde hace ya 11 jornadas, Setién puede poner la puntilla. Y es que, todo lo que no sea vencer, sería una condena que se ejecutaría este mismo domingo en el Estadio Gran Canaria ante el Alavés de Abelardo.

Un Betis muy canario

Además, un Real Betis Balompié muy canario y con viejos conocidos como Rubén Castro, Alexis Trujillo, director deportivo o Tino Luis Cabrera, en la estructura sevillista, analizando a los rivales. Tino Luis, quien fuera entrenador de la UD y también jugador, estuvo el pasado sábado en el Estadio Gran Canaria, presenciando la derrota ante la Real Sociedad.

Así pues, será el destino quien cruce, una vez más, los caminos de Quique Setién y la UD Las Palmas. Y, salvo milagro final, será el último en Primera División hasta que el cuadro grancanario vuelva a la élite.