Sergio Ruiz, sonriente y feliz, junto al entrenador grancanario Miguel Ángel Ramírez. / CHARLOTTE

Sergio Ruiz: de la depresión a las risas en Charlotte

Hace poco más de dos meses se fue de la UD alegando problemas mentales. Ya está en América entrenando a las órdenes de Ramírez

I. S. ACEDO Las Palmas de Gran canaria.

Sergio Ruiz ya se encuentra en América y bajo la disciplina del Charlotte, el club propietario de sus derechos federativos, después de que, semanas atrás, alegara problemas mentales que le hicieron abandonar, de manera repentina, la disciplina de la UD. El mediocentro cántabro se ha dejado ver, sonriente y en aparente estado de felicidad, acompañado por el entrenador grancanario Miguel Ángel Ramírez en sus primeros días en América.

Hasta mayo no arrancará la competición oficial en la Major League Soccer, por lo que, entre entrenamientos y amistosos, tendrá tiempo de sobra para adpatarse a su nueva vida y adquirir la condición física necesaria.

Sergio Ruiz permaneció en la UD un total de catorce meses, desde que se anunció su llegada en septiembre de 2020 y hasta que interrumpió su cesión a mitad de noviembre pasado, y totalizó 43 encuentros oficiales y 5 goles. Se convirtió, por rendimiento y regularidad, en uno de los jugadores con mayor trascendencia en el juego del equipo. De hecho, durante largo tiempo se instaló en el club el debate de poder pujar por adquirirlo o, en todo caso, prolongar hasta final de campaña su préstamo.

Sin embargo, una lesión sufrida en septiembre ante el Ibiza, posteriores complicaciones y los problemas relacionados con la ansiedad que él mismo desveló cortaron su trayectoria en la UD y, de manera repentina, clausuraron su ciclo en Gran Canaria. Jugador y club se despidieron desde la cordialidad y el lamento de que todo terminara de esa manera, aunque siempre se privilegió el respeto para beneficiar la recuperación de Sergio, como así ya parece.

Su salida generó inquietud por el rango que tenía hasta el punto de que Pepe Mel, en su momento, insistió de manera clara en encontrar a un jugador de su corte para la zona ancha, al considerar que había que cubrir su vacante.

De momento, los movimientos realizados en el mercado invernal por la dirección deportiva del club se han dirigido al frente ofensivo con las altas de Hernani y Rober. Ahora todo queda a criterio de García Pimienta en lo que respecta a este asunto y si hay o no que buscar un pivote para añadirlos a los que ya tiene.