Borrar
Acción ofensiva del encuentro ante la portería visitante. Así festejaron las jugadorasl del Rocasa su meritoria clasificación ante el Izmir turco. ROCASA ROCASA
El Rocasa tira de épica para seguir en Europa
BALONMANO

El Rocasa tira de épica para seguir en Europa

Enorme triunfo del equipo teldense, lastraso por las bajas y que le vale para colarse en los cuartos de final de la EHF European Cup

CANARIAS7

telde.

Domingo, 16 de enero 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Rocasa se clasificó ayer para los cuartos de final de la EHF European Cup tras doblegar al Izmir BSB SK en un encuentro marcado por las bajas insulares por COVID-19 (36-27). Pese a no contar con muchas jugadoras del primer equipo y a no poder aplazar el encuentro, el equipo insular realizó una actuación espectacular en la que demostró que el corazón de un campeón nunca se cuestiona

El Rocasa Gran Canaria afrontaba el partido de vuelta del Last 16 de la EHF European Cup con la ausencia de 7 jugadoras importantes por COVID-19. Además, para colmo no existía posibilidad de aplazar el partido y, si no se jugaba, quedaban eliminadas. Ante esa situación, el conjunto isleño asumió el reto, recompuso el equipo con jugadoras del filial y tiró de épica para doblegar a un Izmir BSB SK que no pudo frenar a las teldenses. Las chicas dirigidas por Antonio Moreno jugaron con el corazón para marcar territorio desde el principio y cerrar un triunfo que tiene como premio seguir soñando con la conquista de Europa.

El Rocasa salió en tromba nada más arrancar el encuentro. Las grancanarias eran conscientes de la necesidad de estar concentradas al máximo y gracias a ese buen tono marcaron territorio muy rápido. Durante los primeros 5 minutos, apenas hubo errores por parte de las locales y el marcador así lo reflejaba (3-0). Con Sayna Mbengue desatada y Silvia Navarro como cerrojo, las canarias volaron sobre la pista del Antonio Moreno ante la imposibilidad del Izmir de igualar esa intensidad.

Tras un inicio con dudas, el cuadro turco decidió encerrarse bien atrás para frenar la sangría goleadora. Eso se tradujo en mayor dureza y algo más de contacto a la hora de defender. Sin embargo, el Rocasa no rehuyó esa pelea y su estupenda propuesta tanto ofensiva como defensiva, donde no dejaban respirar al Izmir, hizo mucho daño. Un gol a la contra de Nerea Guerra obligó entonces a las otomanas a solicitar un tiempo muerto con el que dar con alguna solución a sus problemas (7-1).

Tirando de épica, de raza y de carácter, el Rocasa se sobreponía a una de las semanas más complicadas de su historia: Con jugadoras fuera por Covid y con la obligación de jugar sí o sí el partido pese a las bajas, sin la posibilidad de aplazar el encuentro, se presentaron a la cita demostrando que rendirse no era una opción para ellas. Las bajas no fueron excusa, fue motivación y el cuadro teldense martilleó a su rival en 15 minutos en los que por muchos momentos se rozó la excelencia.

El Izmir trató con otro tiempo muerto de minimizar ahora su balance defensivo ya que el Rocasa les había cogido la espalda en varias ocasiones. Además, la dureza de las turcas en su defensa y la movilidad en los ataques isleños habían producido muchas oportunidades de anotar desde los 7 metros, lo cual aumentaba de forma considerable la ventaja de las locales (12-1).

Con el partido muy en contra, las turcas lograron reaccionar gracias, en parte, a las inferioridades numéricas del Rocasa. El Izmir apretó y encontró algo más la portería pese al gran partido de Silvia Navarro y el de una Katarina Pavlovic que estaba imparable. La croata no dejó de perforar con mucha solvencia la portería otomana con auténticos golazos. Pese a un intercambio de golpes, el choque llegó al descanso con un marcador que reflejaba la superioridad de las teldenses (21-10). Aun así, Pavlovic seguía en modo arrollador y eso le daba al Rocasa una tranquilidad clave. En cambio, el Izmir sí que notaba algo más de presión dado que el electrónico les era muy desfavorable y las prisas se apoderaron de ellas (27-15). La tensión era altísima y el Izmir ya tenía más acierto.

El Rocasa no bajó los brazos y era evidente que las turcas iban a despertar, pero el choque estaba controlado y a las isleñas les tocaba ser inteligentes. No era una cuestión baladí, sino una forma de defender ese botín que se ganaron con creces en la primera parte. Gracias a ello, el choque fue por unos derroteros más que favorables para el conjunto local.

Dentro de todo lo bueno que había hecho el Rocasa destacaba la figura de Davinia López. La veterana central regresó para jugar con el primer equipo y echar una mano que sería importantísima para el devenir de la serie.

Entre Katarina Pavlovic y Silvia Navarro siguieron castigando a un Izmir que veía cómo pasaban los minutos. A las otomanas se les escapaba la eliminatoria y, aunque se esforzaron en remontar, no hubo manera de meterse en un partido ya por entonces resuelto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios