El interior norteamericano John Shurna deja la bandeja en el partido contra el Baskonia en el Gran Canaria Arena. / ACB PHOTO / M. HENRÍQUEZ

LIGA ENDESA

El regreso del líder silencioso John Shurna está un poco más cerca

El interior norteamericano del Club Baloncesto Gran Canaria avanza en su puesta a punto para dejar atrás la neumonía bilateral sufrida tras dar positivo por la covid-19 en enero

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria.

El mejor fichaje está por llegar. La vuelta de John Shurna, de 31 años y que cumple su tercera campaña en la isla, a la dinámica del Club Baloncesto Gran Canaria está cada vez más cerca por la evolución del jugador estadounidense. Sin prisas, sin plazos marcados, con el mensaje público de que estará para después del parón por la celebración de la Copa del Rey y por la ventana FIBA de clasificación para el Mundial 2023, dos acontecimientos que pararán la competición para los amarillos desde el 15 de este mes -jugará ante el Urbas Fuenlabrada este domingo en la isla y el miércoles frente al Venecia en Italia- hasta principios de marzo, pero con el convencimiento de que el líder silencioso del plantel amarillo avanza en su puesta a punto para reincorporarse al grupo.

Tras someterse a un escáner de sus pulmones y visitar a un especialista a principios de la pasada semana, dando la exploración resultados positivos para recibir el alta médica, pero no deportiva, la presencia de Shurna en el recinto de Siete Palmas se multiplica cada día que pasa en la búsqueda de un estado óptimo para competir. Su retorno será la mejor noticia posible.