Golf: entrevista

La Roche: «El poderío psicológico es lo que permite avanzar más»

14/04/2018

El golfista profesional grancanario Borja La Roche conoce a la perfección los entresijos de este deporte. Puede presumir de haber compartido campo con Sergio García y Rafa Cabrera Bello. Ahora, imparte magisterio.

ETIQUETAS:

— Usted destacó en la etapa juvenil en diferentes torneos. ¿Tomó la decisión de pasarse a profesional del golf en el momento adecuado?

— Lo ideal hubiera sido una vez termino mis estudios universitarios, pero me lesioné la muñeca y estuve resentido durante mucho tiempo, marchándome entonces a Alemania. Cuando regresé, seguía con la espinita clavada y con 26 años me paso al profesionalismo. Indudablemente, nunca es tarde, pero creo que lo mejor es pasarse al terminar la universidad o antes, sin haberla terminado o sin haberla empezado nunca en casos como los de Tiger Woods o Sergio García.

— ¿Qué valoración hace del profesionalismo en este deporte?

— El mundo profesional es difícil y complicado, no vamos a engañarnos. Compites mucho, te comes el coco, la gente no te facilita las cosas y la competición es dura e intensa, nada es fácil, ya que el golf es desagradecido. Pasas una semana en un sitio diferente, casi no sabes en qué ciudad estás y vuelves poco a casa. Es como cualquier otro trabajo, hay que ganarse los garbanzos todos los días. Los que consiguen llegar arriba y ganar torneos, tienen la mejor parte del gran golf.

— ¿Cuál es la parte mas difícil?

— La parte mas difícil es la psicológica, ya que juegas contra ti mismo o contigo mismo, como se quiera ver. A partir de ahí, estás tú solo con el campo, con tus compañeros, con las inclemencias del tiempo y solo con tus palos. Hay destacar que podemos llevar un caddie, el cual siempre te ayuda bastante, y pongo por ejemplo a Tiger Woods, que tenía uno de profesión psicólogo.

— ¿Se nace con talento o considera que se desarrolla?

— Por mucho talento que tengas, sea jugando al golf o a cualquier otra cosa, tienes que aplicarte y mojarte, nada viene regalado, solo la entrega, la lucha, la dedicación te hace ser mas talentoso cada día y obtener buenos resultados. Yo me doy por aludido en este punto, puesto que me he caracterizado por tener talento, pero no lo he potenciado al 100% y de ello me arrepiento.

— ¿Cuáles cree que son sus fortalezas y sus debilidades?

— La mayor fortaleza es psicológica. Cuando la tienes y la utilizas bien, es cuando no te haces daño, completamente en unión contigo mismo y las debilidades. Creo que son cuando permites a la gente que influya en ti: familia, amigos, profesores, la sociedad en si, que te condicionan llevándote de un lado hacia el otro. Eres tú mismo quien te creas las fortalezas y las debilidades.

— ¿Es importante el mundo del golf para Canarias?

— El golf es importante para Canarias, como para cualquier otra comunidad autónoma o país porque genera mucho dinero, embellece desiertos, recupera fauna y flora en lugares perdidos, genera recursos, se riega con agua depurada, pagando un precio por el agua que se tira al mar, un bien general. Es importante ser un destino de golf, disponer de campos con buenos servicios, que las personas que giran alrededor del golf hablen bien los idiomas, den buena atención al golfista que gasta cuatro veces mas que un turista normal, un buen club maker, como puede ser Rubén Boldu, o campos de golf bien cuidados, como es el caso del Meloneras Golf, uniéndose a estos aspectos la buena gestión.

— ¿Ha podido compartir campo con grandes jugadores?

— Tengo la suerte de haber coincidido con muchísimos jugadores buenos, en particular con Sergio García, un fuera de serie, ya que somos de la misma quinta, habiendo competido juntos durante diez años. También con Hendrick Stensson y Buba Watson en mi época americana, ya que pasé ocho años en Estados Unidos jugando torneos tanto amateurs y profesionales, y muchos de ellos están ahora en la elite. Con Matt Kutchard, Gonzalo Fernández Castaño, Trevor Immelman, ganador del Master en 2008 y que hoy está de capa caída, Bernard Langer, Padraig Harrington y, por supuesto, con Rafael Cabrera, sin duda la alta gama del golf mundial.