Salvador del Pino, Pantera, atento a las evoluciones de dos boxeadores, en uno de los múltiples combates de alto nivel que ha dirigido. / C7

BOXEO

Pantera, una autoridad para arbitrar en el Nacional de Zeus

Más de treinta años en el gremio avalan el prestigio del colegiado grancanario, quien resta importancia a compartir paisanaje con el púgil isleño

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

En el desafío que le espera a Zeus de Armas el próximo sábado en el CID ante el andaluz Carlos Ratón Pérez, con el título de España en juego en el peso ligero, el árbitro principal para impartir justicia será el grancanario Salvador del Pino, Pantera. La relación de paisanaje entre uno de los aspirantes y el encargado de vigilar el cumplimiento del reglamento no implica incompatibilidad en el boxeo, a diferencia de otras disciplinas, lo que habla a las claras de la limpieza y ejemplaridad del deporte del ring. «Si el mánager de Ratón Pérez hubiese pedido un cambio en la designación, tendría que hacerse. Pero para nada ha ocurrido eso y han optado por respetar lo establecido. Esto es algo más o menos habitual y jamás se ha vulnerado la limpieza de la competición», asegura Pantera, con más de treinta años de experiencia en el gremio y un prestigio fuera de todo debate. « Ellos se juegan un título. Yo siempre que salgo a pitar me juego mi honorabilidad. En el ring no tengo amigos. Siempre quiero que gane el mejor, el que más méritos haga», remacha.

Al margen de una coincidencia que considera «anecdótica e intrascendente», espera «una gran fiesta del boxeo», ya que habrá aforo reducido de espectadores, algo que cataloga de «importantísimo» en tiempos de pandemia: «La presencia de público, aunque sea con restricciones, supone una noticia fantástica. El boxeo, al igual que todo el deporte, está hecho para la gente, para que se pueda disfrutar. Venimos de una etapa durísima y que, poco a poco, todo vaya a mejor, tenemos que saborearlo y valorarlo. Vamos a ser unos privilegiados por poder acoger en nuestra tierra una velada tan importante y creo que, para todos, constituye un gran avance».

«Zeus y Ratón son dos púgiles de gran experiencia y calidad. Lo tienen todo para ofrecernos una noche de emociones fuertes. En mi caso, será la primera vez que dirijo un combate con un título nacional en juego como árbitro principal y en mi tierra. Tengo experiencia pero fuera de Gran Canaria. Ahora, al fin, me toca. Aunque el protagonismo de principio a fin debe recaer en los boxeadores. Por mi parte, el deseo es que gane el mejor y que todo transcurra dentro de la deportividad. Sean uno o diez asaltos, mi empeño será hacer mi labor y pasar desapercibido, sin dejar de reconocer que supone un orgullo para mí ser testigo directo en el ring de esta pelea es un honor», añade.

Del Pino, que tuvo una carrera exitosa como boxeador, con un campeonato de España por equipos y tres medallas de plata y dos de bronce, admite que se vale de sus vivencias para complementar su preparación previa: «Hago mis ejercicios, veo vídeos de los deportistas a los que voy a arbitrar... Pero el componente psicológico es fundamental. Yo me puedo meter en la mente de ellos porque estuve en su lugar. Desde que los veo en el vestuario les hablo, les advierto que no les voy a pasar ni una, que deben respetar las normas...».

Con todo, no tiene dudas de que «todo saldrá a pedir de boca», tanto en la faceta organizativa como en lo que concierne a la propia competición, lo que le hace esperar «con mucha ilusión» que llegue el momento de que suene la campana.

Temas

Boxeo