Pablo Pérez, fotografiado en el centro de Moscú, durante la concentración de España en Rusia. / C7

Pablo Pérez, radiante en Moscú: «Estoy a tope y con el reto de ayudar a España a ganar el Mundial»

El majorero, embajador de Canarias en la cita que acoge Rusia, ya lleva tres goles y dos asistencias y mañana afronta los cuartos de final ante el anfitrión

IGNACIO S. ACEDO Las palmas de Gran Canaria.

Más de 4.000 espectadores, lo que supondrá un lleno en el estadio, se esperan mañana en el partido de cuartos de final de la Copa del Mundo de fútbol playa que disputarán Rusia y España, a partir de las 18.30 (hora canaria). Y muchas de las posibilidades de clasificación del equipo nacional estarán en las piernas del majorero Pablo Pérez, embajador de Canarias en este Mundial, y que, en una trayectoria que ha ido de menos a más, al igual que la selección, ya acumula tres goles y dos asistencias. Un rendimiento creciente el suyo y que puede resultar vital en la suerte de un cruce a cara o cruz y con la dificultad añadida de producirse ante el anfitrión.

Con todo, nada intimida a Pablo, « motivadísimo» ante el que puede ser el partido más importante de su carrera, que ya es decir considerando la multitud de títulos, fama y reconocimientos que acumula. Pese a que advierte «del gran potencial» de Rusia, sigue empeñado en cumplir su sueño: está en Moscú para salir campeón del mundo y ve «muchas posibilidades» de lograrlo si España «da todo lo que tiene».

«Por supuesto que creemos que podemos ser campeones. Empezamos regular ante Mozambique, ganando sin jugar bien, y en el último encuentro, ante Emiratos, se vio la mejora. Somos conscientes de que tenemos que corregir muchas cosas y sabemos que cualquiera de los equipo que han accedido a cuartos posee nivel para ganar. Pero miramos por lo nuestro y estamos muy concentrados en no dejar escapar esta gran oportunidad», asegura desde la concentración en tierras moscovitas.

Inconformista por naturaleza, también analiza su aportación con el desafío de incrementarla: «Venía a aportar todo lo que llevo dentro, tanto juego arriba o en el ala, algo más defensivo. Estoy a disposición del míster. En el primer partido jugué poco pero se ganó, que era lo importante. Luego participé más y me estrené con mi primer gol. Ante Emiratos hice dos goles importantes e intervine en más tantos. Estoy contento con mi trabajo, pero no renuncio a nada. Me encuentro física y mentalmente a tope, con muy buenas sensaciones y la seguridad de ir a mejor. Vine con el reto de ayudar a España a ganar el Mundial y sigo con el mismo pensamiento. Pero lo primero es ganar a Rusia, que ya es una tarea que va a llevarnos al límite».

Maravillado por la experiencia

Al margen del ámbiro meramente competitivo, Pablo reconoce estar «viviendo un sueño» por ser testigo directo y protagonista de un evento en el que, a nivel logístico y organizativo, «todo está siendo perfecto».

« Es el mejor Mundial que se ha jugado hasta ahora. Y no es una impresión personal. Lo ha dicho hasta la FIFA. Los estadios son increibles, cada detalle está estudiado. Rusia, en este sentido, está por encima de muchos países por la manera de trabajar y esforzarse para que no falle nada. Dignifica este deporte con lo que ha hecho. Encima, se ha visto un enorme espectáculo en la arena. Ha ayudado que cada selección haya brillado. No se puede pedir más», concluye.