Volkswagen

Volkswagen refuerza su oferta crossover: T-Roc

05/02/2018

Justo por debajo del popular Tiguan se sitúa el nuevo miembro de la familia crossover, el T-Roc, que bien podría catalogarse como un SUV-B grande, o un SUV-Compacto pequeño, pero solo por fuera, porque su habitabilidad resulta sorprendente. Si a eso añadimos una dotación tecnológica de primer nivel y un precio competitivo, obtenemos un éxito asegurado.

ETIQUETAS:

Las previsiones de ventas que Domingo Alonso ha formulado para el T-Roc en este año se sitúan en 1.500 unidades, es decir, igualaría la cifra de Golf que se matricularon en 2017, lo cual es apuntar muy alto, confirmando la fe que el importador de la marca germana tiene en un modelo como éste, la encarnación perfecta de la fórmula de éxito de Volkswagen: tacto de conducción exquisito, equipamiento abundante y estética aparentemente poco arriesgada, perfectamente identificada con los cánones de la marca.

El hecho de que este modelo sea fabricado en Setúbal (Portugal) garantiza la producción solicitada para el mercado canario, cuyo precio de partida se sitúa en 14.400 euros, algo por encima de sus rivales naturales, pero con unas dimensiones más generosas y un volumen de maletero que no está nada mal, con capacidad para 445 litros.

Compartiendo con el Tiguan plataforma MQB, T-Roc tiene una longitud de 4.234 mm (252 mm inferior a la del Tiguan) y una batalla de 2.603 mm (78 mm menos que Tiguan), lo cual le confiere unas proporciones muy compactas, que desembocan en unos voladizos tanto delanteros como traseros bastante contenidos: 831 y 800 mm respectivamente, conformando una silueta intencionadamente deportiva.

A nivel visual lo primero que llama la atención del T-Roc es la forma del techo, de estilo cupé, resaltado por un inserto cromado que arranca en el pilar A para morir en la base del pilar C, el cual presenta una fuerte inclinación hacia delante, lo que aporta dinamismo al conjunto. Este cromado en forma abovedada se encarga de separar el bitono entre carrocería y techo, siendo éste el primer SUV de la marca que incorpora la dualización de colores, que alcanza también a la carcasa de los retrovisores.

En la zaga es donde encontramos las principales novedades pues, a diferencia del frontal, no comparte rasgos con ninguno de sus hermanos, ni siquiera con el Tiguan, siendo éste el ángulo en el que el T-Roc saca a relucir toda su personalidad.

Destaca el abombamiento de las aletas posteriores y la perfecta integración de los pilotos, cuyo diseño es inédito. El corte entre guardabarros y paragolpes es oblícuo, aportándole desenfado a una trasera bastante rectilínea, fiel al estilo de la marca, con tres planos bien diferenciados y un nivel de sofisticación e intersección de líneas que confirman a la zaga como la parte más sensual del T-Roc.

Del frontal llaman la atención las luces diurnas, situadas a media altura del paragolpes, con un diseño inédito al dibujar una forma asimétrica de seis lados, cuyo contorno es el que se ilumina mediante LEDs, haciendo que la firma lumínica del T-Roc resulte inconfundible.

Edition, Connect y Design
Volkswagen refuerza su oferta crossover: T-Roc

La gama para el mercado canario queda conformada por tres acabados: Edition, Connect y Design, siendo realmente generoso el equipamiento desde la versión básica, que incluye sistema de vigilancia Front Assist con función de frenada de emergencia en ciudad y sistema de detección de peatones; freno multicolisión y el sistema de aviso de salida del carril Lane Assist, además de detalles de confort y multimedia como el climatizador, el sistema de infotainment Composition Colour, los grupos ópticos traseros LED, el protector de los bajos en color negro y la luz de conducción diurna LED.

El acabado Edition incorpora llantas de 16 pulgadas de diseño Chester. Todas las versiones pueden equiparse opcionalmente con faros LED delanteros y, en este caso, con la luz de conducción diurna LED en forma de anillo.

Habitáculo genuino
Volkswagen refuerza su oferta crossover: T-Roc

Los usuarios que disfrutan de la mezcla entre pureza y tecnología tienen en el T-Roc al santo grial, pues los diseñadores de Wolfsburgo han sabido plasmar a la perfección un tablero y consola central que transmiten calidad, ergonomía y posicionamiento perfecto de todos los mandos de control, especialmente destacable la integración de la pantalla del sistema multimedia en el salpicadero, huyendo de la tendencia a hacerla emerger del mismo.

Los propietarios que deseen algo más de desparpajo pueden optar por solicitar la coloración tanto del panel frontal del tablero como de la carcasa exterior de la consola central, además de los embellecedores de los guarnecidos de puertas y las costuras de tapicería, quedando cubierta de esta manera la cuota de creatividad.

Un elemento que ya se ha hecho habitual en el listado de opcionales de Volkswagen es el Active Info Display, o cuadro de instrumentos digital, siendo T-Roc el encargado de estrenar la segunda generación, con pantalla de 11,7” y resolución de 133ppp, siente éste, bajo mi opinión, uno de los imprescindibles desde que el cliente decide configurar de forma personalizada su Volkswagen.

En cuanto a sistema multimedia, el nuevo SUV alemán recurre a paquetes ya conocidos, como el Composition Colour con pantalla táctil de 6,5”, de serie para todas las versiones. El siguiente nivel es el sistema Composition Media de 8” acristalado, que incluye un reproductor de CD. El sistema superior de 8” acristalado con módulo de navegación es el Discover Media. Todos ellos han sido diseñados para utilizar la mayor cantidad posible de servicios en línea y aplicaciones a través del smartphone y de Volkswagen Car-Net.

Seis motorizaciones
Volkswagen refuerza su oferta crossover: T-Roc

Además de plataforma, el T-Roc comparte con su hermano mayor Tiguan las motorizaciones, tres gasolina (TSI) y otras tres diesel (TDI) con potencias espejo, es decir, caballaje similar para ambos sistemas de alimentación. La escalera arranca con los 115 CV del 1.0 TSI tres cilindros y el 1.6 TDI, ambos con cambio manual y tracción delantera. El siguiente peldaño llega hasta los 150 CV del 1.5 TSI y 2.0 TDI, para finalizar con los 190 CV del 2.0 TSI y 2.0 TDI.

A partir de los 150 CV es posible montar cambio DSG, asociado a la tracción delantera, o a la total 4MOTION, mientras que las versiones tope de gama, es decir, 190 CV, llevan siempre acoplado un cambio DSG7 con tracción integral.

Éstas incorporan de serie el 4MOTION Active Control con cuatro programas de conducción, seleccionables por medio de un mando giratorio situado tras la palanca de cambios. Girando el mando a la izquierda se accede a los modos ‘Street’ y ‘Snow’, mientras que haciéndolo a la derecha se puede activar ‘Off-Road’ u ‘Off-Road Individual’.

Un extra muy a tener en cuenta para los que buscan confort y estabilidad al mismo tiempo es la suspensión adaptativa DCC, que permite escoger cinco perfiles diferentes: ‘Comfort’, ‘Normal’, ‘Sport’, ‘Eco’ e ‘Individual’.