Scala, el gran salto de SKODA

13/09/2019

La firma checa es conocida por su sentido práctico del automóvil, anteponiendo la función a la forma. Con la llegada de su nuevo compacto-familiar, la balanza se ha equilibrado, mostrando elevados niveles de usabilidad al tiempo que rezuma diseño plasmado en una estética elegante con tintes atrevidos y guiños a un estilo vanguardista.

ETIQUETAS:

Llega como sustituto del Spaceback, un modelo cuya concepción y enfoque familiar ha dado un importante rédito a la marca entre los usuarios que buscan espacio y funcionalidad, y que por razones que desconocemos ha tenido un recorrido muy breve (2013-2019). Quizás Spaceback nació como globo sonda para testar un nuevo sub-segmento y, en vista del éxito, han decidido crear el modelo definitivo: Scala.

Scala, el gran salto de SKODA

Este peculiar compacto de clara inclinación familiar (silueta pseudo Combi), va montado sobre la plataforma MQB A0, la misma que Polo y T-Roc, pero con la distancia entre ejes llevada a su máxima cota: 2.649 mm, lo que le procura una excepcional amplitud para las rodillas de los pasajeros posteriores, que pueden gozar de 73 mm, mientras el espacio para codos es de 1.425 mm; con 982 mm, el espacio trasero para la cabeza es el más grande de su clase. Como no podía ser de otra manera, el Scala también tiene el maletero más grande en su segmento con 467 litros de capacidad, que se convierten en 1.410 con los respaldos de los asientos traseros abatidos.

Confirmado el éxito del Spaceback como vehículo compacto familar, SKODA ha decidido lanzar su sustituto, una versión pulida y perfeccionada, dirigida a las familias dinámicas.

Su longitud de carrocería es de 4.362 mm, anchura 1.793 mm y altura 1.471 mm, si bien refleja una apariencia visual bastante más grande gracias a un diseño perfectamente resuelto en el que destaca la fluidez de las formas y la exquisita fusión entre el frontal y la zaga.

En ésta destaca la sustitución del emblema circular de la marca por la palabra “SKODA”, eso sí, únicamente para los acabados que incluyen el paquete Emotion (1.600 euros), cuya luneta trasera cae algo más en su parte final. Este pack además comprende un gran techo panorámico de cristal con cortina retráctil eléctrica, así como faros delanteros y traseros full-LED. Los grupos ópticos LED son de serie.

Scala, el gran salto de SKODA

Estéticamente, SKODA ha querido imprimir deportividad al Scala, para lo cual ha “verticalizado” la parrilla, dando más personalidad al morro, rematando con una gran entrada de aire inferior y cortinas deflectoras de aire laterales. La característica línea tornado de la marca alarga visualmente el vehículo en perfecta armonía con la dinámica línea del techo. El alerón posterior optimizado aerodinámicamente (Cd: 0,29) y el difusor deportivo bajo el parachoques dan forma a la estilizada zona trasera.

Scala, el gran salto de SKODA

Display multimedia flotante

Otro recurso estrenado en el Scala es la disposición flotante del display de infoentretenimiento, signo inequívoco de que existe un antes y un después en la firma checa, que pretende abandonar paulatinamente la sobriedad para instalarse en la extroversión.

Scala, el gran salto de SKODA

La oferta para el mercado canario comprende cuatro acabados: Ambition, Ambition Plus, Style y Style Plus, cuyos sistemas multimedia correspondientes son el Swing, Bolero y Amundsen (de menor a mayor), con pantallas de 6.5, 8 y 9.2 pulgadas. Para esta prueba nos ha sido cedida por SKODA Canarias una versión Style Plus que, además de pantalla táctil de 8”, incluye el cuadro de instrumentos digital Virtual Cockpit, configurable a partir de cinco visualizaciones de pantalla: Classic, Basic, Modern, Sport y Extended.

Scala, el gran salto de SKODA

Uno de los elementos de serie que llama la atención del Scala es la eSIm de serie integrada, que permite establecer una conexión LTE de alta velocidad, aparte de facilitar funciones como Emergency Call o Proactive Service, que en caso de accidente transmite la posición del vehículo e informa sobre su estado.

Scala, el gran salto de SKODA

En cuestión de seguridad el Scala se mantiene al mayor nivel posible dentro de su segmento, incorporando hasta nueve airbags y un sistema proactivo de protección de los ocupantes, el Crew Protect Assist, que cierra rápida y automáticamente las ventanas y pretensa los cinturones de seguridad delanteros. Además, gracias al Freno Multicolisión, tras un accidente, el asistente impide que el vehículo siga desplazándose de forma descontrolada.

Scala, el gran salto de SKODA

A todo ello se suman los sistemas más modernos de ayudas a la conducción como el Side, Lane y Front Assist; detección de fatiga, control de crucero adaptativo, cámara de visión posterior, Park Assist y Auto Light Assist.

Soberbio motor 1.5 TSI

Cuatro son las motorizaciones que conforman la gama inicial Scala: un 1.6 TDI de 115 CV y tres gasolina TSI: dos 1.0-3 cilindros con 95 y 115 CV; y la estrella de la gama, el 1.5 TSI de 150 CV con desactivación selectiva de cilindros.

Este último es el que hemos probado, asociado además al cambio opcional DSG de 7 relaciones, una combinación de la que solo caben alabanzas, pues proporciona una inmejorable elasticidad, una potencia más que suficiente para movernos con agilidad y un consumo que si bien no se ajusta a los 5 litros/100 km homologados por el fabricante, se sitúan en unos más que razonables 5,9 litros reales en conducción normalizada.

Scala, el gran salto de SKODA

El enfoque familiar del Scala le confiere unos tarados de suspensión tendentes al confort, aunque sin restarle precisión de guiado ni tacto a la dirección, lo que permite viajar con comodidad y acelerar el ritmo en caso necesario sin perder la sensación de control sobre el vehículo.

Los usuarios que quieran exprimir las posibilidades dinámicas del Scala pueden optar la suspensión adaptativa (500 euros), cuya altura de carrocería se ve rebajada en 15 mm, siendo lo más interesante la posibilidad que ofrece de escoger dos modos: Normal y Sport. El último endurece los amortiguadores, ofreciendo una experiencia de conducción más intensa con mayor nivel de estabilidad en curva.

Scala Monte Carlo: derroche de deportividad

Ya es tradición de la firma checa que algunos de sus modelos más emblemáticos sean bautizados con el nombre del padre de los rallies el “Monte Carlo”, denominación que en el caso del Scala lleva asociado numerosos elementos de la carrocería en color negro, como la parrilla, el faldón delantero, o los retrovisores, además de la incorporación de unas vistosas llantas de serie de 17”.

Scala, el gran salto de SKODA

En el interior, los asientos son deportivos y tienen el reposacabezas integrado. El volante deportivo multifunción está revestido con cuero perforado con las mismas costuras decorativas rojas que el acabado de cuero de la palanca de cambios y del freno de mano. Otro acento rojo viene en forma de luz ambiental LED que ilumina la consola central, zona de pies, y las manetas y compartimentos de almacenaje de las puertas.

Los pedales con acabado de aluminio, las alfombrillas especiales, la inscripción SCALA en los umbrales de las puertas y el revestimiento negro del techo completan el ambiente deportivo en el interior.

A diferencia de sus hermanos de gama, la inscripción “Monte Carlo” aparece en la aleta delantera, en vez del habitual emplazamiento sobre el pilar B.