Audi

RS 3, otra página dorada en la historia de Audi

26/12/2017

La firma de los aros acaba de lanzar una nueva versión de uno de sus modelos más carismáticos, el RS 3, que lo es porque bajo su capó esconde el motor que desde la década de los ochenta ha puesto la piel de gallina a miles de aficionados al motorsport: el cinco cilindros en línea que mejor suena del mundo. Ahora dispone de 400 CV y un sistema de escape que enfatiza su bronco aullido.

ETIQUETAS:

RS 3 es la reencarnación del amor platónico de muchos automovilistas que vivieron una época dorada de los rallies en la que el sonido penetrante del Audi quattro S1 los hipnotizó de por vida. En esta nueva entrega, los chicos de Ingolstadt prometen aún más emociones, si cabe.

Sobre la base del conocido 2.5 TFSI, la potencia del nuevo RS 3 se ha visto incrementada en 33 CV, lo que supone alcanzar la barrera de los 400 CV y un par de 480 Nm desde 1.700 rpm. Estas cifras le permiten presumir de ser el cinco cilindros de serie más potente del mercado, hito que corrobora con otro registro igual de impactante, como es su aceleración 0-100 km/h: 4.1 segundos, 2 décimas mejor que la generación anterior.

El nuevo propulsor es 26 kg más ligero que su predecesor, adelgazamiento situado en una ubicación clave, sobre el eje delantero, pues permite centrar el reparto de masas. El peso en vacío (sin conductor) del RS 3 Sportback es de 1.510 kilogramos, y el de su hermano Sedan, 5 kg superior, lo que arroja una relación peso potencia muy cercana a los 3,8 kg/CV.

El característico sonido del 2.5 TFSI proviene de su orden de encendido 1-2-4-5-3 y su calado a 144º, aunque en la época actual, controlada por la electrónica, se le han implementado algunas ayudas encaminadas a enfatizar este don. La línea de escape presenta una serie de “atajos” que en condiciones normales quedan obturados por unas mariposas, que accionadas de forma electrónica se abren haciendo más ronco el bramido del motor. Esto sucede en regímenes de giro altos, o se puede accionar manualmente mediante el selector de modos de conducción Audi drive select. Para acentuar el efecto, existe la posibilidad de solicitar un escape opcional con las salidas en color negro.

Estética más deportiva
RS 3, otra página dorada en la historia de Audi

La nueva parrilla Singleframe está más esculpida que antes, mientras su rejilla interior con trama de nido de abeja, pintada en negro brillante y con efecto tridimensional, se suma al logo quattro en la parte inferior para acentuar el carácter dinámico. El marco en símil aluminio mate también enfatiza la imagen de la calandra. Otro elemento destacable en es el faldón inferior del paragolpes, que se eleva en sus extremos y adopta formas verticales justo a la altura de las entradas de aire.

El rediseño abarca también a los grupos ópticos delanteros, que destacan gracias a la forma de su borde inferior y al gráfico lumínico que proyectan. La iluminación LED es de serie; la opcional queda en manos de los precisos faros Matrix LED. Este último sistema consta de 15 diodos en cada faro, que brillan a través de tres reflectores para generar el haz de luz.

Mientras la parte trasera del RS 3 Sportback está definida por un alerón en la parte final del techo, en el Sedan hace lo propio un pequeño spoiler sobre la tapa del maletero, que mejora el flujo del aire. Ambas versiones están disponibles en ocho colores, incluidos los dos específicos gris Nardo y rojo Montmeló.

En el interior predominan los tonos oscuros, que generan una atmósfera de marcado dinamismo. Conductor y pasajeros reciben un mensaje de bienvenida por medio de elementos luminosos al abrir las puertas, con el logo RS 3 reflejado en el pavimento.

Como dotación de serie se incluye el alabado Audi virtual cockpit, una instrumentación totalmente digital, cuyo monitor TFT de 12,3 pulgadas” presenta toda la información configurable, empleando gráficos de alta definición.

S tronic 7 y quattro
RS 3, otra página dorada en la historia de Audi

Fiel a la tradición, las siglas RS llevan aparejada la tracción total quattro y un elemento que llegó en el siglo XXI, pero que se ha hecho imprescindible, como es el cambio de doble embrague S tronic, cuyas primeras marchas son especialmente cortas con el fin de lograr una respuesta deportiva, mientras la séptima ofrece un desarrollo largo encaminado reducir el consumo de combustible. Su accionamiento puede ser totalmente automático, o mediante las levas del volante y la propia palanca de cambios.

La tracción quattro se sirve de un embrague multidisco controlado electrónicamente, que por razones de distribución de peso se encuentra situado en el eje posterior. En función de las condiciones de adherencia, la bomba va aplicando presión hidráulica a los discos y variando de este forma el reparto de par en una proporción que puede ser equitativa, es decir la misma cantidad entre ambos ejes, o el 100% de par al tren posterior.

Otro de los elementos clave en el RS 3 es la suspensión adaptativa opcional (Audi magnetic ride), que incorpora a la formulación del aceite unas partículas magnéticas microscópicas con el fin de variar el flujo del mismo mediante la aplicación de campos magnéticos, pudiendo seleccionar tres tipos de reglaje: auto, comfort y dynamic.

En el caso de la suspensión convencional, el reglaje de muelles y amortiguadores es rígida y también rebaja la altura de carrocería en 25 mm respecto a un A3. Las llantas de 19” son de serie, aunque diferentes según las variantes: en el RS 3 Sedan son las denominadas ‘blade’ de cinco brazos; el RS 3 Sportback monta las llantas ‘rotor’, también de cinco brazos. Ambas están disponibles en color plata Galvano, titanio mate o negro antracita brillante. Los neumáticos de serie son en medida 235/35, los opcionales pasan a equipar 255/30 en el eje delantero.

Los discos delanteros son de acero, ventilados y perforados, y su diámetro es de 370 mm. Las pinzas de ocho pistones con el logo RS están pintadas en color negro (opcional, en rojo). Como alternativa, Audi ofrece discos delanteros carbocerámicos con pinzas en color gris. En el eje trasero los discos son de acero, tienen un diámetros de 310 milímetros y van acompañados de pinzas flotantes.