Q5 55 TFSIe quattro, primer híbrido eléctrico de Audi

17/06/2019

Sobre la base del Q5, Audi ha dado forma a su primer híbrido enchufable, portando la letra “e” asociada a su nomenclatura: Q5 55 TFSIe quattro.

ETIQUETAS:
- audi

Su tecnología de propulsión combina un motor de combustión con un motor eléctrico (367 CV en total) y un sistema inteligente de control, que permite cubrir la mayoría de las distancias diarias en modo eléctrico, pues su autonomía según el ciclo WLTP supera los 40 km. La velocidad máxima en este modo está limitada a 135 km/h.

Según el ciclo de homologación estándar para vehículos híbridos enchufables, el consumo de combustible varía entre 2,6–2,4 l/100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 57–54 g/km.

La unidad propulsora se sirve de un motor 2.0 TFSI de cuatro cilindros gasolina turboalimentado, que rinde 252 CV y 370 Nm de par, combinado con un motor eléctrico síncrono de excitación permanente (PSM) con una potencia de 143 CV y un par de 350 Nm.

El motor eléctrico y el embrague de acoplamiento se integran en la caja de cambios S tronic de siete velocidades, que utiliza tecnología ultra para transmitir el par a la tracción quattro. Los 367 CV de potencia combinada y 500 Nm de par desde el ralentí le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 5,3” y alcanzar una velocidad máxima es 239 km/h.

Q5 55 TFSIe quattro, primer híbrido eléctrico de Audi

La batería de iones de litio está ubicada bajo el piso del maletero. Está compuesta de 104 celdas prismáticas que almacenan 14,1 kWh de energía, con una tensión de 381 V. Para una gestión óptima de la temperatura, su circuito de refrigeración está conectado tanto al sistema de refrigeración del climatizador del vehículo, como al circuito de refrigeración de baja temperatura utilizado para refrigerar el motor eléctrico y el módulo electrónico de potencia.

El control de la climatización cuenta con una bomba de calor altamente eficiente, que utiliza el calor residual de los componentes de alto voltaje. Con 1 kW de energía eléctrica, es capaz de generar hasta 3 kW de energía de calentamiento térmico. Esto hace que el vehículo sea más eficiente, y también proporciona mayor confort para los ocupantes.

El sistema quattro de control inteligente de la tracción a las cuatro ruedas funciona de forma predictiva, mediante sensores y el análisis de los datos recopilados sobre la dinámica de la conducción y el comportamiento del conductor. De esta forma, la tracción quattro está siempre preparada cuando es necesario.

Con cargas bajas y con suficiente fricción entre las ruedas y la superficie de la carretera, se desactiva la transmisión de par a las ruedas traseras, y el sistema de propulsión funciona con alta eficiencia como un sistema de tracción delantera. Mediante el Audi drive select, el conductor puede ajustar no solo el carácter del motor, sino también las características del sistema de tracción, para adaptarlo a sus preferencias individuales.