Marc Márquez, en el circuito de Mugello. / REPSOLMEDIA

Mundial 2022

Márquez afrontará una cuarta operación para acabar con su infierno

El piloto español anuncia que se someterá a una nueva intervención en su brazo derecho la próxima semana en Estados Unidos para tratar de poner fin a los problemas que arrastra

BORJA GONZÁLEZ Mugello

«Hace 18 meses Marc tuvo que pasar por el quirófano por última vez para ser operado de su fractura en el brazo. Y desde entonces se han hecho muchos progresos, se ha hecho de todo, incluso se planteó la posibilidad de una cuarta operación. Tras consultar con los médicos de Madrid y también con otro médico, Joaquín Sánchez-Sotelo, de la Clínica Mayo en Rochester (Minnesota), se ha decidido hacer una nueva intervención, que es recomendable, por lo que dejará de competir después de este gran premio (de Italia) y se operará en Estados Unidos». Así comenzaba su introducción Alberto Puig, máximo responsable del Repsol Honda, a la confirmación pública por parte de Marc Márquez de que el jueves de la próxima semana volverá a operarse en su brazo derecho.

Márquez tratar de zanjar definitivamente los problemas que viene arrastrando desde que regresó a la competición en la tercera prueba de 2021. «He sentido muchas limitaciones y aun así no he tirado en ningún momento la toalla y he continuado empujando, siguiendo las recomendaciones de los médicos», explicaba el piloto español, que se mudó a principio de año a Madrid para trabajar más de cerca en su recuperación con el equipo del doctor que le había operado. Sin embargo, las sensaciones no han terminado de ser las mejores, lo que ha llevado a tomar esta decisión.

«Lo tenemos que hacer, porque estoy sufriendo demasiado y cada fin de semana es una pesadilla. Mi objetivo es el mismo, regresar, y la forma de hacerlo es preparar la temporada 2023», reconocía Márquez, al que no le han dado un plazo de recuperación, aunque él mismo aceptaba que va a ser largo. Una información, la de su operación, que recibió el mismo viernes por la tarde. «La llamada de ayer (por el viernes), aunque era una mala noticia porque hablaba de operarme, fue una buena noticia porque me tranquilizó. Me decía dónde estaba el problema. He intentado todo, he trabajado y me he evadido de todo para trabajar en lo mío. Os he mentido, pero por mi bien y para intentar evadir al equipo y no hablar del tema, para ir convencido y no notar la limitación… Pero hubo un momento en el que tuve que decir basta», confesaba este sábado.

«Hay personas que no entienden la situación y dicen patrañas, pero yo sé lo que tengo, conozco mis limitaciones y sé cuáles son mis capacidades y talentos. Pero ahora no los puedo aprovechar. Y por eso entenderéis ahora un poquito más lo que he ido diciendo en las últimas carreras. He ido sintiendo limitaciones, en Portimao, en Jerez... Después de los tests podía dar veinte vueltas pero no notaba mejora y aun así iba a por ello. No es lo ideal hacer esto a mitad de la temporada, pero creo que es lo mejor, y el equipo médico me ha dicho: 'Por favor, para y ven aquí'», concluía el ocho veces campeón del mundo. El piloto catalán buscará con esta operación acabar con una pesadilla que comenzó con aquella caída en el primer gran premio de la temporada 2020, el 19 de julio de hace dos años en el circuito de Jerez.

Volvió a caerse

Todo esto dejó este sábado en un segundo plano lo deportivo en el Gran Premio de Italia en Mugello. Los oficiales de MotoGP quedaron marcados por las complicadas condiciones de la pista, con una lluvia intermitente que tensó dos sesiones en las que los tiempos se hicieron con los neumáticos de seco. Y en un día para los valientes el premio se lo llevó el novato Fabio Di Giannantonio, que saldrá este domingo por delante de otro debutante, Marc Bezzecchi, y de Luca Marini. Un trío de Ducati completado por el cuarto puesto de Johann Zarco y el quinto de Pecco Bagnaia, el teórico favorito a la victoria si las circunstancias terminan siendo normales y no aparece de nuevo la lluvia, algo que, por otra parte, las previsiones dan como muy probable.

En cualquier caso, la marca italiana volvió a brillar a una vuelta, uno de los puntos cruciales de este Mundial MotoGP en el que mucho se decide los sábados, por las dificultades que hay para adelantar en las carreras. El líder del campeonato, Fabio Quartararo, saldrá sexto, justo por delante del segundo de la general, Aleix Espargaró. Fue el mejor español en una jornada en el que también se colaron en las cuatro primeras líneas Pol Espargaró noveno, Jorge Martín undécimo (aunque perderá tres puestos por una sanción) y el protagonista del día, Marc Márquez, duodécimo, después de sufrir una aparatosa caída en el inicio de la sesión. La prueba evidente de que cuando se sube a una moto, sean cuales sean las condiciones, y sean cuales sean sus condiciones personales, sigue dando su máximo.