Marc Márquez, durante un acto organizado por Estrella Galicia 0,0. / EP

Entrevista

Marc Márquez: «Me lo tomo con más calma, pero con idéntica mentalidad»

«En Catar no sentí dolor, y es un alivio de cara al futuro y una cosa menos que tienes en la cabeza», reconoce el piloto español seis veces campeón de MotoGP

BORJA GONZÁLEZ MADRID

Marc Márquez sonríe y confiesa que, ahora sí, es feliz, después de dos años duros «para la sociedad y para mí». El piloto español ha comenzado la temporada con un quinto puesto en Catar, aunque se queda sobre todo con eso, con haber podido empezar, y con haberlo hecho sin sentir dolor en todo el fin de semana. Un año, 2022, en el que no quiere obsesionarse con su noveno título del mundo, que sería el séptimo en la categoría reina.

-¿Qué tal su nueva vida en Madrid?

-Pues no me ha dado tiempo a notar el cambio porque hace dos semanas que me vine y una he estado en Catar… Pero, de momento, bien. Me estoy sintiendo muy arropado, por ejemplo, por Carlos Sainz padre, que me está ayudando muchísimo. También gente de Red Bull y de Repsol, a los que conozco desde hace mucho, así que no he sentido el cambio. De hecho, el miércoles ya entrené en motocross aquí en un circuito, el Bunker, y todo bien, todo en orden. Antes de Catar vino mi padre, y ahora está mi madre en casa, cogen un AVE y en dos horas están aquí. Y estoy con mi hermano, con Jose (José Luis Martínez, su asistente y la persona con la que entrena). Vamos, los de siempre, que simplemente se han cambiado de sitio.

-¿Qué tal se sintió haciendo motocross? Porque el año pasado contaba que necesitaba tres o cuatro días de recuperación después de una carrera.

-El año pasado no podía entrenar de la manera que me gustaba. Ahora tampoco. Lo hice el miércoles pero ya hasta que viaje a Indonesia no cogeré moto, porque no puedo sobrecargar el brazo, pero sí que en Catar no sentí dolor. No sentí ningún impedimento con el brazo ni durante los entrenamientos ni en carrera, y esto fue un alivio. Es una cosa sobre la que, quieras o no, tenía una incertidumbre. En pretemporada el máximo de vueltas seguidas que había hecho habían sido diez, y esto fueron 22 seguidas con mucha más tensión. Y no sentí dolor. Esto es un alivio de cara al futuro y una cosa menos que tienes en la cabeza.

-Dice «una cosa menos que tienes en la cabeza». Después de estos dos años tan duros, ¿enfoca las cosas de otra manera?

-Creo que en cuanto a afrontar las carreras y la entrega en lo deportivo es lo mismo. El afrontar las lesiones, y ya me ha pasado con la última de la vista, o si hay una en el futuro, ahí sí que será diferente. Voy a tomármelo con más calma. Pero el resto es lo mismo, tienes más años, más experiencia, pero idéntica mentalidad.

-¿Qué sabor de boca le ha dejado Catar? Hay quien pensaba que iba a pelear por ganar…

-No he leído mucho ni he mirado mucho. La sensación mía de Catar es buena. Es buena porque tengo dos o tres circuitos muy débiles en el calendario, y el de Losail es uno de ellos. Y poder empezar de esa manera, estar relativamente cerca del ganador, ver que la moto funciona, no solo conmigo, también con el compañero de equipo que hizo una gran carrera, todo eso te da tranquilidad. Y empezar, estar ahí, sumar puntos y hacer una carrera buena, dentro de los objetivos que nos habíamos planteado, es positivo.

-No esconde que es uno de los candidatos al título, en un grupo en el que se incluye a Fabio Quartararo, a Pecco Bagnaia y a Joan Mir. ¿No le dice nada el haber terminado delante de ellos en un sitio que no le gusta como Catar, y aún en este proceso de readaptación?

-No me dice nada del otro mundo, porque puede ser que empiecen como favoritos, pero no tengo claro que sean los rivales más duros este año… De momento, si cojo la pretemporada y a todos los rivales y los ritmos en los entrenamientos, los más completos han sido Bastianini, Pol Espargaró y diría que Rins. Estos han sido los tres más rápidos y los tres más constantes durante la pretemporada. Y dos de ellos en Catar quedaron delante. Sí, Bagnaia no quedó delante e hizo un cero, Quartararo tampoco… pero en pretemporada tampoco han sido de los más rápidos. Aunque luego en temporada cambia, son 21 carreras y cambia muchísimo. Pero, ¿por qué no pueden ser rivales Pol Espargaró y Bastianini por un Mundial? De momento están siendo muy rápidos.

-Indonesia, y luego vienen Argentina y Austin. En los entrenamientos de Indonesia terminó satisfecho, y Argentina y Austin se le dan especialmente bien.

-Son tres circuitos que se adaptan más a mi estilo de pilotaje. Allí veremos realmente en qué nivel estoy, dónde estoy. No estoy en el nivel de 2019, ni mucho menos, pero ahí tendremos pistas, y también de los demás, quiénes están y quiénes no. Ojalá que salgamos de estas carreras en una buena situación de cara a Europa, pero de momento voy como el Cholo, carrera a carrera.

Un Márquez más paciente

En el momento de realizar esta entrevista, Marc Márquez aún no había podido revisar su primera carrera del año. El pasado domingo, en Losail, el piloto español mostró una versión más cerebral de la que suele ofrecer, con una forma de pilotar menos fluida de lo habitual o, por ejemplo, que la que enseñó su compañero de equipo, Pol Espargaró, tercero en ese gran premio. «No, no hice muy cómodo la carrera. La tengo que ver, no la he visto por falta de tiempo. Y cuando lo tuve vi el partido del Madrid… Este fin de semana la miraré, aunque sí que vi un trocito de la carrera cuando terminé, y sí que iba incómodo. Y sabía antes de empezar la carrera que iría incómodo, porque lo había ido durante todo el fin de semana. Había un neumático delantero, el medio, con el que se salvaba un poquito esa sensación, pero con este he tenido problemas en el pasado y me caí en el 'warm up' del domingo. Podía sacar un poco más, pero no mucho más, así que junto al equipo decidimos ir a lo seguro, al neumático blandito de delante que no suelo usar nunca, pero que sabes que es más seguro», desvela.

Y es que la Honda 2022 ha cambiado mucho respecto a la 2021, lo que le está obligando a adaptar su pilotaje a la vez que trabaja en llevar la moto más a su terreno. «En Catar fueron 22 vueltas consecutivas por primera vez y ahí sí veo dónde gano y dónde pierdo. Para Indonesia eso sirve y allí se pueden ir probando cosas y buscando la dirección. Honda tiene la virtud, ventaja o potencial de poder ir en varias direcciones, pero no estamos muy lejos». Una reflexión que hace a la vez que, con una sonrisa, se pregunta a sí mismo cuánto le va a aguantar esta paciencia. El domingo 21 de marzo en Indonesia tendremos otra muestra de este nuevo Marc Márquez.