Aleix Espargaró. / efe

GP de Cataluña

Aleix Espargaró comienza metiendo miedo en casa

Fuera del trazado de Montmeló, el protagonista fue Marc Márquez, operado por cuarta vez de su húmero derecho

BORJA GONZÁLEZ

«Este es un circuito con poco agarre, y menos con tanto calor. Me recuerda un poco a las condiciones que tuvimos en Argentina, y ahí mi hermano fue muy rápido, así que creo que puede ser también un buen fin de semana para él». Esto comentaba el jueves Pol Espargaró antes de que arrancase la acción en el Gran Premio de Cataluña. Tras la primera jornada, ese vaticinio comenzó a tomar forma, incluyendo la derivada técnica de la falta de agarre del asfalto del trazado catalán, una de las claves de estos calurosos días.

Aleix Espargaró terminó el viernes de Montmeló en lo más alto de la tabla de tiempos tras los dos primeros entrenamientos libres, con un tiempo 303 milésimas de segundo mejor que el del segundo clasificado, Maverick Viñales, su compañero de equipo en Aprilia. Y 488 que el tercero, Enea Bastianini, una barbaridad, una vez que la distancia de este con Espargaró era mayor que la que le separaba del decimotercero, Fabio Di Giannantonio, autor de la pole en Italia menos de una semana antes.

«Cuando decimos que lo difícil es estar detrás, caerte, luchar, volverte a levantar, no es un tópico, es así, es mucho más jodido estar detrás y sufrir que ahora, me lo estoy pasando súper bien, disfrutando y estoy súper relajado. Es el gran premio de casa pero en realidad no tengo más presión, tenía ganas de salir y demostrar a todos que voy muy rápido, que esta es mi pista, y poder hacerlo porque la moto te acompaña es un lujo y por eso estoy tranquilo», aseguraba sonriente sobre el momento que vive Aleix Espargaró, tras corroborar que quiere sacar provecho a este fin de semana en la pelea por el título en la que está metido y para la que nadie le esperaba cuando comenzó el primer gran premio allá por marzo.

«Creo que hoy hemos sido constantes, con el neumático duro no me ha gustado demasiado la sensación pero aún así hemos sido de los más rápidos y con el intermedio he sido bastante más rápido que mis rivales. Hoy he sido bastante superior pero a partir de la vuelta diez o doce, hasta la veintitrés que creo que hay, es donde se van a marcar las diferencias. Hasta ahora nadie ha llegado hasta el extremo, mañana lo haremos en el FP4 y ya veremos».

Además de él, de su compañero de escudería y de Bastianini, se colaron entre los diez mejores Pecco Bagnaia, Jorge Martín (que tendrá que viajar este lunes a Italia para operarse de artrosis en el túnel carpiano de la mano derecha), Brad Binder, Jack Miller, Alex Rins, el líder Fabio Quartararo y Franco Morbidelli, que volvió a asomar para meter una segunda Yamaha en ese grupo que provisionalmente estaría en la Q2. Aprilia, Ducati, KTM, Suzuki, Yamaha, y de nuevo con Honda fuera, con Pol Espargaró undécimo como el mejor de los pilotos de la estructura japonesa, en el primer fin de semana sin Marc Márquez tras el anuncio del pasado sábado de que iba a volver a operarse, una cirugía llevada a cabo este jueves en Estados Unidos por el doctor Joaquín Sánchez-Sotelo, en una sección centrada en lesiones deportivas de la Clínica Mayo de Rochester (Minnesota).

Intervención compleja pero satisfactoria

«A pesar de la complejidad de la intervención, el resultado final ha sido satisfactorio», explicaba el galeno a través de un comunicado. «La cirugía ha consistido en la extracción de los dos tornillos proximales de la placa posterior colocada previamente por el doctor Samuel Antuña en diciembre de 2020, seguida de una osteotomía humeral rotacional. Dicho procedimiento consiste en realizar un corte transversal del hueso humeral para rotar el húmero a lo largo de su eje. La cantidad de rotación externa realizada hoy ha sido de aproximadamente 30 grados. El húmero se ha estabilizado en la nueva posición mediante una placa anterior con múltiples tornillos. La cirugía se ha completado sin incidentes».

Márquez, que ha viajado con su fisioterapeuta de confianza, Carlos García, se quedará en Estados Unidos hasta que se recupere de la operación, y después regresará a España, donde tiene planeado hacer el trabajo de rehabilitación, sin todavía una fecha concreta acerca de su regreso a la competición. En cualquier caso, el piloto español usó sus redes sociales para mandar un mensaje de satisfacción, con dos imágenes del día, una viendo el segundo entrenamiento libre de este Gran Premio de Cataluña, la otra siguiendo el partido de de semifinales de Roland Garros entre Rafa Nadal y Alexander Zverev.