Lexus ES 300h: sosiego y pasión, de la mano

09/11/2018

La firma japonesa de lujo sigue adelantando píldoras de su nueva berlina de representación, que se estrena en Europa rodeada de un halo de exclusividad inédito en Lexus, a pesar de su contrastada reputación.

ETIQUETAS:

“El nuevo Lexus ES 300h se distingue por ofrecer un nivel de silencio impresionante”, explica Hirotaka Tsuru, responsable del diseño del control de ruido y vibraciones y del control de sonido del nuevo ES 300h. “Como es natural, nos pareció que un habitáculo silencioso era la característica más importante al desarrollar el nuevo modelo. El Lexus LS 500h, así como sus competidores del segmento superior, nos sirvieron de referencia para este proyecto.

“El silencio no es una cualidad que se pueda mejorar con solo bloquear más el ruido. Por ejemplo, desarrollamos un modelo de prueba en el que suprimimos, en gran medida, las bandas de frecuencia en torno a 1 kHz, que son las que captan nuestros oídos con mayor facilidad. Sin embargo, al hacerlo, aumentaba la densidad del aire dentro del vehículo, lo que provocaba pitidos en los oídos e incluso náuseas; nada más lejos de la relajación”.

Tsuru, claro está, pecaba de exceso de prudencia. Su trabajo, al fin y al cabo, consistía en suprimir los ruidos de la conducción que pudieran resultar molestos al conductor y los pasajeros. “La conducción silenciosa forma parte del ADN del ES 300h”, afirma Tsuru. Para garantizar que el nuevo ES 300h recogía esa cualidad como correspondía, Tsuru dividió su labor en tres fases.

En primer lugar, se centró en eliminar las fuentes de ruido. Durante las primeras fases de desarrollo del control de ruido y vibración, Tsuru incorporó pruebas en el túnel aerodinámico (más habituales en el desarrollo de la resistencia al aire) para identificar todas las fuentes de ruido causado por el viento. Así, probó el vehículo en diferentes circunstancias, y tras cada prueba realizó pequeños ajustes en la posición de los retrovisores, los limpiaparabrisas y otros componentes del vehículo. Cuando encontraba una nueva fuente de ruido debido al viento, hacía lo posible por reducir el volumen del caudal de aire, aunque fuera apenas unos milímetros.

A continuación, Tsuru centró su atención en el aislamiento acústico, como estrategia para reducir el ruido que penetraba en el vehículo. En esta fase se eliminaron aberturas por las que podía entrar ruido, mediante métodos como rellenar las aberturas del suelo y la tapa interior del maletero, o bien sellarlas con metal laminado. En la tercera fase, Tsuru se fijó en la absorción del ruido. Aplicó un material absorbente a la torreta de suspensión, los guardabarros, el bastidor y otras zonas.

“Gracias a las pruebas que realizamos en el túnel aerodinámico pudimos reducir eficazmente el nivel de ruido debido al viento en muy poco tiempo”, reconoce Tsuru. “La ventaja de usar el túnel aerodinámico de Lexus es que ha sido diseñado en el laboratorio para realizar pruebas con bajos niveles de ruido, lo que significa que podemos medir cuantitativamente el nivel del ruido debido al viento, al tiempo que controlamos los niveles de ruido interior y las fuentes de éste.