Kia

Kia Stonic, quien ríe último...

26/02/2018

Por la puerta grande ha desembarcado el nuevo crossover compacto coreano, dando muestras de una rotunda personalidad. Su presencia en la carretera se hace notar, pero con elegancia y frescura natural, lo cual abre el abanico de usuarios potenciales que pueden fijar su atención en el recién llegado, acentuado aún más por las amplias posibilidades de personalización que ofrece.

ETIQUETAS:
- kia

Ya puede comenzar la función, el último de los protagonistas acaba de hacer acto de presencia y llega con la prerrogativa de conocer las bondades de sus rivales naturales: Arona, Juke, Captur, T-Roc y Kona, posicionándose como contendiente aventajado en uno de los factores de mayor peso en esta categoría, como es el precio: 12.990 euros.

Stonic no puede disimular su origen Kia, principalmente por su característica parrilla tipo hocico de tigre, que ha recibido unos retoques encaminados a actualizar su fisonomía, suavizando las aristas de su contorno y dándole un enfoque más tridimensional, que queda enfatizado por el vistoso capó, recorrido por cuatro nervaduras y apoyado a su vez en las voluptuosas aletas anteriores.

En los grupos ópticos delanteros no se ha arriesgado estéticamente hablando, decisión encaminada a otorgar al Stonic una mirada cándida, acompañada de la gran boca inferior del paragolpes a partir de la cual arranca una franja negra que recorre perimetralmente todos los bajos de la carrocería, cuya misión es ensalzar el aspecto crossover del nuevo modelo.

De perfil llama la atención la posición retrasada del pilar A, recurso que alarga visualmente el capó y aviva la deportividad al desplazar la ubicación de la cabina. A esto se suma la escueta altura del techo (1.520 mm), que acaba apoyado en el pilar C, elemento fundamental en la estética posterior del Stonic.

Este original montante, de inspiración targa, crea una división natural entre la carrocería y el techo, el cual en esta ocasión no recurre a la flotabilidad visual tan de moda actualmente, sino que separa sin ambages el corte final del techo respecto al alerón posterior por medio de una franja de unos 30 cm, que nace del encuentro entre ambos pilares (izquierdo y derecho).

Los usuarios pueden elegir entre nueve acabados de pintura de un solo tono y cinco colores de techo, lo que crea hasta 20 combinaciones de dos tonos. Dependiendo del color de carrocería, los colores de contraste del techo disponibles son negro, verde, rojo, blanco o naranja.

Las dimensiones del Stonic confirman su posicionamiento como compacto, especialmente en la cota de longitud, que no supera los 4.140 mm, contrarrestada por una distancia entre eje bastante generosa (2.580 mm). La anchura es igualmente rotunda (1.760 mm), mientras que la altura total sobrepasa por 20 mm los 1,5 m. Destaca la franca distancia libre al suelo del Stonic (183 mm) equipado con llanta 17, lo que permite aventurarse en caminos de dificultad media, sin tentar a la suerte, pues disponemos únicamente de tracción al eje delantero.

Interior detallista
Kia Stonic, quien ríe último...

El estilo impreso a la carrocería, definido por el jefe de diseño de la marca, Peter Schreyer, como “la simplicidad de la línea recta” tiene continuidad en el habitáculo, pero con algunas concesiones a la curvatura de las líneas maestras que recorren el salpicadero y la envoltura de los elementos principales, en especial el display del sistema de infoentretenimiento (5ª generación), que emerge del área central del tablero. Bajo éste se sitúan en otro plano los mandos del climatizador, heredados del Rio en su diseño, justo por encima del amplio y práctico hueco portaobjetos de la consola central, que cuenta con dos pisos.

La pantalla táctil de 7” constituye el panel de control del Stonic, e incorpora de serie desde la versión de acceso (Active) tanto Apple CarPlay como Android Auto, con integración plena de las funciones del smartphone y acceso para los usuarios de sus aplicaciones o streaming de música durante la marcha.

Como complemento al confort y la funcionalidad, el nuevo SUV coreano puede disponer de equipo de sonido con seis altavoces; control de crucero; llave inteligente y botón para la parada y puesta en marcha del motor; cámara de visión trasera; climatizador automático; sensor de lluvia; y sensor de luces.

En cuanto a ayudas a la conducción, el Stonic incorpora de serie el sistema de frenada de emergencia y de mantenimiento de carril, además de control de estabilidad. Opcionalmente ofrece el sistema de detección de fatiga del conductor, vectorización de par por frenado, control de frenada en curva, estabilidad en recta y asistente de arranque en rampa.

Su habitabilidad resulta mayor de lo que cabía esperar por sus dimensiones externas, ofreciendo unas cotas de confort más que generosas, con 1.070 mm de espacio para las piernas delante y 850 detrás; 996 y 975 mm de espacio vertical y una anchura entre hombros líder en su categoría de 1.375 y 1.355 mm, respectivamente. Es igualmente reseñable la anchura de codos, lograda a partir del adelgazamiento del guarnecido de las puertas. En contra de lo que cabría pensar, este aligeramiento no ha restado ni un ápice de solidez a las mismas, que emiten un sonido contundente al ser cerradas.

Los usuarios que opten por la versión tope de gama (Vision) se benefician del achatamiento del volante en la parte baja, lo que le procura un mayor espacio para las rodillas. Igualmente destacable es la capacidad del maletero, con un volumen de 332 litros, ampliable a 1.135 con los asientos posteriores abatidos, rematado por la boca de carga más ancha del segmento, que facilita la introducción de objetos voluminosos.

Cuatro motorizaciones
Kia Stonic, quien ríe último...

La gama de propulsores configurada por Kia Canarias representa una escalera perfectamente espaciada, comenzando por los 84 CV de la unidad 1.2 MPI. Le siguen los 100 CV del 1.4 MPI, a continuación los 110 CV de la versión turbodiésel 1.6 CRDI, para culminar con la estrella de la gama, el 1.0T-GDI de tres cilindros y 120 CV.

Todos ellos, a excepción del 84 CV, van acoplados a un cambio manual de seis relaciones, una más que el referido 1.2 MPI. El 1.0T también podrá ir asociado, a partir de este verano, al alabado cambio de doble embrague 7DCT.

Durante el acto de presentación organizado por Kia Canarias en Tenerife tuvimos ocasión de tomar el volante de una unidad 1.4-100 CV, acabado Active, que mostró un brío digno de resaltar, incluso en la conocida rampa desde Santa Cruz de Tenerife hasta La Laguna, que coronó sin inmutarse lo más mínimo.

Aparte de la sorprendente respuesta de esta motorización intermedia, cabe destacar el funcionamiento de la suspensión desarrollada por Kia, dotada de una válvula extra que mitiga el rebote de los amortiguadores (Hydraulic Rebound Stopper), lo que permite unos ajustes inicialmente blandos y confortables, capaces de absorber pequeñas irregularidades, para hacerse más firme según va inclinando la carrocería, lo que dota al Stonic de una formidable manejabilidad y rapidez de reacciones.