El piloto alemán Sebastian Vettel. / afp

Despedida

Se retira Vettel, el 'coco' que evitó el éxito de Alonso en Ferrari

El tetracampeón del mundo anuncia en su estreno en las redes sociales que abandona la Fórmula 1 para pasar más tiempo con sus hijos

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

Sebastian Vettel, uno de los pilotos que han marcado una época en la Fórmula 1, anunció este jueves que se retirará de la competición cuando acabe la presente temporada. El alemán ya llevaba un tiempo rondando la idea y, especialmente en los últimos meses, había dejado entrever un mayor interés por lo ajeno al deporte, al que incluso criticó por lo hipócrita de su actitud en cuanto al medio ambiente.

El contexto en el que anunció su marcha no ha sido casual. Hasta este jueves, Vettel era el único piloto del 'gran circo' que no tenía redes sociales, ya que afirmaba que no quería perder tiempo con el móvil. Unas horas después de abrir su cuenta en Instagram, usó esta misma red social para explicar en un vídeo que esta será su última campaña.

«Quiero anunciar mi retirada de la F1 al final de la temporada 2022. Probablemente podría empezar con una larga lista de gente a la que darle las gracias en este momento, pero siento que es más importante explicar las razones de mi decisión», comenzaba Vettel en un vídeo en el que no había ninguna parafernalia. Solo él, con un plano medio en blanco y negro hablando directamente a la cámara. Tampoco llevaba la ropa del equipo Aston Martin, de largo el que peor resultado le ha dado de los cinco en los que ha estado. BMW Sauber, Toro Rosso, Red Bull y Ferrari fueron los otros cuatro.

Desde que la pandemia frenó el mundo, Vettel ha cambiado. Su marcha de Ferrari hizo ver al otrora gran dominador de la competición que la Fórmula 1 no lo es todo, especialmente porque se dio cuenta de lo que realmente importa. Las decisiones que había tomado hasta entonces habían ido encaminadas al éxito deportivo que ya desde hace tiempo no disfruta. La reflexión de Vettel para retirarse es del todo sincera.

«Amo este deporte. Ha sido el centro de mi vida desde que tengo memoria, pero por mucho que tenga mi vida encarrilada, hay más fuera de este camino. Ser piloto nunca ha sido mi única identidad. Creo ciegamente en la identidad de lo que somos y cómo tratamos a los otros en función de lo que hacemos. ¿Quién soy? Soy Sebastian, padre de tres niños y marido de una preciosa mujer. Soy curioso, fácilmente impresionable por las pasiones y las cualidades de la gente. Me obsesiona la perfección. Soy tolerante y siento que todos tenemos el mismo derecho a vivir, no importa lo que nos parezcamos, de dónde venimos o a quién amamos», admite quien fuera nombrado como 'el Kaiser de Heppenheim'.

Tras describir lo que le gusta y lo que no, Vettel admite que en su mente ha cambiado el foco. «Mis objetivos han pasado de ganar carreras y luchar por campeonatos a ver a mis hijos crecer, transmitirles mis valores, ayudarles a levantarse cuando se caigan, escucharles cuando me necesiten y no tener que decirles adiós. Y lo más importante: ser capaz de aprender de ellos», resume el piloto alemán.

El gran rival de Alonso

Se va uno de los grandes campeones de la Fórmula 1, que aspiró por un momento a ser el heredero natural de su admirado Michael Schumacher y que ha sido hasta cierto punto mentor de su hijo, Mick, que ha tenido en Vettel a un amigo y un hermano mayor. Vettel se va con cuatro títulos mundiales (de 2010 a 2013, de manera consecutiva), y 53 victorias, 57 poles, 38 vueltas rápidas y 122 podios, cifras que -salvo máxima sorpresa- no pasarán de ahí. Aston Martin no ha cumplido las promesas que le hicieron cuando le rescataron tras no renovar con Ferrari, la Scuderia a la que llegó para sustituir a Fernando Alonso, a quien, precisamente, frenó en su progresión.

No se puede entender la carrera de Alonso sin la de Vettel. Al menos en dos Mundiales, los de 2010 y 2012, el asturiano se quedó a las puertas de sendos títulos que acabaron en manos del alemán. Es por eso que tiene su respeto y admiración, pese a todo. «Tuvimos buenas batallas, porque yo estaba ahí cuando él ganó sus Mundiales. Es un gran campeón y una buena persona, con muy buenos valores. Le deseo lo mejor; y entiendo su decisión. En Austria coincidimos en el mismo hotel y le vi muy contento con su familia, que es muy buena. Le deseo que sea muy feliz», le despidió el asturiano ante los medios.

Ahora queda por ver de qué será capaz Vettel en las últimas carreras que le quedan en la Fórmula 1, antes de colgar el casco a sus 35 años, seis menos de los que cumplirá este viernes el que fue su gran rival hace no tanto.