Borrar
El RB19 de Red Bull para el Mundial 2023 presentado en Nueva York AFP
Red Bull se tapa en una fastuosa presentación americana
Mundial 2023

Red Bull se tapa en una fastuosa presentación americana

El nuevo RB19 mostrado en Nueva York cambia tan poco que cuesta distinguirle de su predecesor

David Sánchez de Castro

Madrid

Viernes, 3 de febrero 2023, 19:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tras el aperitivo del estreno de Haas mostrando con unas fotos su nueva decoración, la temporada de presentaciones de la Fórmula 1 la abrió este viernes con todo su esplendor el mismísimo equipo Red Bull, los vigentes campeones del mundo y más que favoritos para esta temporada 2023. Eligieron, y no es casual, Nueva York, para un evento en el que se dedicaron a hacer marca y presumir de los deportistas que patrocinan, durante un evento demasiado eterno en el que insinuaron y prometieron más de lo que mostraron.

Y es que el RB19 que enseñaron a los medios de comunicación es exactamente igual al RB18. Tanto la maqueta que tenían en el escenario, y que tardaron casi una hora en desvelar, como las imágenes renderizadas marca de la casa facilitadas a los medios, son del mismo monoplaza que se usó de base en 2022. No se debe solo a que el cambio de normativa es escaso, ya que el gran salto técnico que se dio en la campaña anterior ya dejó los raíles puestos para esta locomotora, sino porque prefieren no enseñar nada ante el eventual escrutinio de los rivales.

La fastuosa presentación en Nueva York se debe fundamentalmente a que se anunció instantes antes la entrada de Ford en la Fórmula 1. El regreso del gigante estadounidense como motorista a partir de 2026 sirve de excusa para que Red Bull meta sus raíces en territorio americano. De hecho, han prometido una decoración en cada carrera en Estados Unidos, a saber, Miami, Austin y el ansiado GP en Las Vegas. El primero de ellos, de hecho, contará con una decoración especial diseñada por los fans en colaboración con un artista.

El aviso de Horner

Más allá del evento, la parafernalia y las palabras de Christian Horner como jefe del equipo y de los pilotos encabezados por el bicampeón del mundo Max Verstappen, habrá que esperar a los test de pretemporada en Baréin para someter a escrutinio a este RB19 que pretende seguir la estela de sus predecesores.

De lo poco que ha cambiado en el coche se atisba un ligero abombamiento en los pontones laterales, que más que probablemente cambie en los ensayos de finales de mes, y la recolocación de algunas pegatinas. El coche ya funcionaba a la perfección, por lo que nada hace pensar que la genialidad de Adrian Newey, que desde hace unos años trabaja como autónomo para Red Bull, sirva para que haya tenido que quemarse la cabeza. Habrá que ver la reacción de sus rivales, especialmente de una Mercedes que acabó el año en línea ascendente y una Ferrari que parte, con su nueva dirección a la cabeza, como la teórica gran candidata a rivalizar con ellos.

En su alocución, Horner afirmó lo que todos esperaban. El objetivo no es otro que repetir el éxito de 2022 y mandó un recado: trabajan en un equipo. El turbio final de la campaña pasada, en la que Verstappen no benefició demasiado a Sergio Pérez en su lucha por el subcampeonato, aún está latente en la mente de los directivos, y el jefe de la escudería no dudó en señalarlo como un elemento pilar en este proyecto.

«Necesitamos la unión y el esfuerzo de Checo Pérez y de Max Verstappen juntos para defender la corona», advirtió. «Ya no somos el cazador, ahora somos la presa y tenemos un reto mayúsculo. Será una temporada dura, esperamos que Ferrari sea realmente competitivo, Mercedes también estará ahí, y creo que habrá varios equipos por ahí al principio», consideró Horner, sin demasiados titulares en sus palabras, como casi siempre.

En esta línea, Verstappen tiene claro que el récord de victorias en una temporada que logró el año pasado no le va a frenar. El hambre voraz de este auténtico caníbal de la Fórmula 1 va a seguir, y lanzó un aviso a sus rivales si piensan que se va a acomodar tras ganar dos títulos seguidos. «No quiero parar de crecer. Esto se trata de ganar, el propósito siempre es mejorar y es para lo que trabajo», dijo, muy confiado, al lado de Sergio Pérez, cuyo reto será no quedar demasiado detrás de su jefe de filas (si es que acepta esta jerarquía tácita dentro de la estructura), ya que en la presentación también estuvo el que será un tercer piloto y reserva de lujo, Daniel Ricciardo. El piloto mexicano no puede permitirse ni un error, ya que el veterano 'aussie' está dispuesto a arrebatarle el asiento a la mínima que pueda.

Jim Farley, CEO de Ford. AFP

Ford vuelve a la Fórmula 1

Aunque el grueso de la presentación de este viernes era, en teoría, mostrar el nuevo RB19, Red Bull tenía muy claro que el protagonismo de su puesta de largo en Nueva York debía ser para el que será su socio en tres años: Ford. El legendario fabricante de automóviles estadounidense regresará a la parrilla dos décadas después, con el objetivo de volver a ser un referente, como antaño. No en vano, es el tercer motorista más exitoso del Campeonato del Mundo de F1, solo superado por Ferrari y Mercedes, con 13 títulos de pilotos y 10 de constructores en su haber. Con pilotos de la talla de Jim Clark, Jackie Stewart o el mismísimo Michael Schumacher (que les dio en 1994 su último título mundial, con Benetton) como algunos de sus coronados. La marca del óvalo azul llega como «socio técnico» de Red Bull, lo que implica que poco a poco irá haciéndose con el hueco que irá dejando poco a poco Honda en el departamento de Red Bull Powertrains. Su reto será el de acompañar en el desarrollo del motor, tanto el de combustión como eléctrico, la batería, el software, el turbo… En definitiva, la unidad de potencia que debe mantener a Red Bull como el equipo referente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios