Borrar
Max Verstappen, Sergio Pérez y Daniel Ricciardo, en Austin. AFP
EE UU, tierra de oportunidades, si Verstappen lo permite
GP de Estados Unidos

EE UU, tierra de oportunidades, si Verstappen lo permite

Con el título ya conseguido, la duda en Austin es si el campeón del mundo seguirá con su voracidad o dejará la posibilidad de ganar a otros

David Sánchez de Castro

Jueves, 19 de octubre 2023, 13:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Por primera vez desde que se implantó este nuevo formato, el sprint volverá a ser protagonista este fin de semana de Gran Premio de Estados Unidos. La segunda de las tres citas en el país de las barras y estrellas después de Miami y antes del esperado reestreno de Las Vegas se disputará en un circuito de Austin que pretende abrir una pequeña ventana a la esperanza.

Y es que hay muchas dudas en torno a lo que pueda hacer Max Verstappen. El ya tricampeón del mundo no tiene necesidad de hacer más por ganar que sumar sus propios números a un palmarés que ya es envidiable de por sí. Solo conseguir poner el techo de victorias en una temporada más alto y poco más, dado que ni él ni su equipo van a perder el estatus de campeones. En cualquier otra circunstancia y cualquier otro piloto no habría dudas: se dedicaría a ayudar a Sergio Pérez en su lucha por alzar el subcampeonato. No es el logro que busque ningún piloto, ya que el segundo es el primero de los que pierden, pero a falta de otra cosa, es mejor quedar segundo que tercero.

Máxime cuando Red Bull ha demostrado una superioridad tal en este 2023. Solo la victoria de Carlos Sainz en Singapur ha evitado, hasta el momento, el pleno del equipo de las bebidas energéticas. Sergio Pérez logró dos victorias en las que, por diversas circunstancias, Verstappen no se impuso. El resto fueron para el rey de los últimos tres años y la citada para el madrileño.

Habla muy mal de Pérez, quien contará con buena parte de apoyo en territorio texano (aunque la gran fiesta se espera en una semana en su México natal), que necesite la ayuda de su compañero para poder acabar segundo. Después de las últimas actuaciones de Lewis Hamilton y el ascenso fulgurante (y sospechoso) de McLaren en las últimas carreras, Checo Pérez ha quedado en un lugar muy complicado.

No faltan las voces que piden su inmediata destitución, algo que han alimentado desde el seno de Red Bull a través del siempre locuaz Helmut Marko. Daniel Ricciardo vuelve al volante del AlphaTauri (el equipo filial de Red Bull) este fin de semana, y los últimos movimientos no ayudan a calmar al entorno de Sergio Pérez, que es consciente de que se la juega. Porque los contratos en la Fórmula 1, y ahí está la historia, valen tanto en cuanto se sostienen sobre los pilares de los resultados en pista.

Pocas esperanzas para Alonso

Confirmado que el sueño de la '33' se ha esfumado casi definitivamente, pocas esperanzas hay de ver en Austin a Fernando Alonso pelear por la zona alta. La recta final de la temporada 2023 que tan bien empezó para los de Aston Martin se está haciendo demasiado larga, toda vez que mantienen el silencio sobre las aspiraciones para 2024. Con todo el desarrollo y energía puestos en el coche del año que viene, y muchas dudas sobre qué ha pasado desde el verano hacia acá, tanto Alonso como Stroll, al que solo le sostiene ser el hijo del dueño del equipo, no aspiran a mucho en Austin.

En un circuito en el que no hay ninguna posibilidad de lluvia para el fin de semana (literalmente la predicción de agua para los tres días es del 0%), Alonso espera que esa presumible relajación de Verstappen juegue a su favor. Cuanto más caos arriba, más posibilidades para él de poder pescar. Es lo que le queda ahora mismo, ya que Aston Martin ha perdido comba de manera evidente ya no solo con Ferrari o Mercedes, sino incluso con McLaren, que puede hacerles perder la cuarta posición del Mundial este mismo fin de semana. Solo les separan once puntos y toda vez que Alonso es el único piloto que puntúa, ya que a Stroll ni está ni se le espera (lleva cinco fines de semana consecutivos sin sumar), el empuje de Norris y Piastri juega en su contra.

Solo el buen hacer del asturiano, una buena dosis de suerte y las eventuales peleas arriba le pueden beneficiar. Justo lo contrario que quiere Carlos Sainz, que se mantiene de momento como el primer piloto de Ferrari en su lucha con Charles Leclerc. El español se sabe ahora mismo el líder de la Scuderia y la presunta condición de 'predestinato' que le colocan al monegasco hace aguas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios