Carlos Sainz, en plena parada en boxes durante el Gran Premio de los Países Bajos. / EP

Análisis

Ferrari y los boxes: cada parada, un Vietnam

La concatenación de errores que condujo al desastroso cambio de neumáticos que le costó el podio a Carlos Sainz deja bien claro que falta decoro y preparación en la Scuderia

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID

Twitter no es la vida, pero sí un espejo (deformado, como los de Valle-Inclán) de ella. De unos meses a esta parte, se ha convertido en un chiste recurrente adivinar cuándo y cómo Ferrari va a cometer una pifia. El jefe de estrategia, el español Iñaki Rueda, se ha convertido en 'el estratego' por sus continuos fallos a la hora de leer las carreras. De los quince grandes premios disputados, se cuentan con los dedos de una mano (y sobran dedos) en los que no ha habido al menos un error desde el muro de la Scuderia.

Siendo este uno de los principales problemas que han convertido a Ferrari en un candidato a ser segundo, y gracias, después de arrancar el año como gran favorito, no es ni mucho menos el principal. El mayor miedo que tienen los dos pilotos de rojo son las paradas en boxes.

Ver el vídeo de la primera entrada en los garajes de Carlos Sainz con la música de 'El show de Benny Hill', cuyo título original es 'Yakety Sax', da para unas risas. Hay varios puntos de atención del momento que demuestran el absoluto caos en el que viven los mecánicos de Ferrari. Las miradas deben dirigirse más arriba, pero la imagen habla por sí misma.

La película es la siguiente. Entra Sainz. Tarde, como casi siempre, pero con los mecánicos avisados… presuntamente. Empieza el baile que tantas veces se ha visto: el de la pistola, el del gato hidráulico, el de las cuatro ruedas… ¿cuatro? ¡No, falta uno! El que debía llevar el neumático trasero izquierdo aparece en la parte superior derecha (justo en la otra punta del coche) intentando esquivar compañeros, mientras los demás miraban perplejos buscándole. Al final, y con el añadido al show de Checo Pérez pisando la pistola que habían dejado ahí suelta, el mecánico encuentra el camino. Frodo Bolsón tardó menos en llegar de la Comarca al Monte del Destino. Por fin, encaja la rueda que faltaba en el coche de Sainz. Tiempo invertido: 12,7 segundos. Resultado: otra carrera a la basura.

Y este fue solo el primer error, porque el segundo ya no sorprende a nadie: un 'unsafe release' claro, ya que provocó que Alonso frenara y girara el volante para evitar el accidente.

Las explicaciones de Ferrari

Los tifosi ya no saben si sentirse más indignados con lo sucedido o con las burdas excusas que Mattia Binotto esputa cuando tiene que ejercer por lo que se le paga: jefe de la Scuderia. En este caso, simplemente, admite que no estaban preparados. A Ferrari, el equipo de Fórmula 1 por antonomasia, le pilla en bragas una parada en boxes.

«Fue un lío. Una llamada tardía y los mecánicos no estaban listos. No tuvimos tiempo de reaccionar. Sabíamos que Lewis (Hamilton) se estaba preparando para una parada en boxes que podría resultar en que nos adelantara. Tratamos de reaccionar para mantenernos por delante de él, porque sabíamos que Lewis era muy rápido en la primera parte de la carrera. Cuando vimos al equipo de boxes de Mercedes en el pitlane, llamamos a nuestro piloto, pero estaba en la última curva y era demasiado tarde para que los mecánicos estuvieran listos», relató Binotto.

El problema no es lo ocurrido en Zandvoort como en tantos otros circuitos, sino que se nota una letal falta de preparación. Quien haya tenido la oportunidad de ir a unos test de pretemporada habrá visto cómo otros equipos ensayan una y otra vez la coreografía necesaria para hacer un cambio de neumáticos al final de cada día. No es casual que Red Bull sea el equipo que los hace más rápido, de media, junto a Alpine o Williams: son conscientes de que, a falta de rendimiento puro del coche, necesitan esos segundos extra en las paradas en boxes, obligatorias desde que se impuso el cambio de neumáticos en la Fórmula 1 hace ya unos cuantos lustros.

Ferrari necesita mejorar notablemente. Mercedes ya le ha comido la tostada y a falta de siete grandes premios están a solo 29 puntos. Los fallos en boxes a estas alturas son imperdonables, especialmente porque en la escuadra de las flechas plateadas están en un punto ascendente en el que no acabar en el podio es imperdonable. Para Ferrari, en cambio, con no hacer el ridículo ya se conforman. Mientras tanto, Max Verstappen va imparable hacia su segundo Mundial (matemáticamente puede lograrlo dentro de dos grandes premios, en Singapur) y con récord de victorias en una temporada.