Max Verstappen, en el Circuito de las Américas. / EP

GP de Estados Unidos

Verstappen dispara primero en Austin

El neerlandés acaba con el dominio de poles de Mercedes en el circuito texano y sale por delante de Hamilton, con Alonso último al cambiar motor

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

Max Verstappen demostró que está en condiciones de ponerle muy difícil a Lewis Hamilton una nueva victoria en Estados Unidos, uno de sus países predilectos. El neerlandés logró su octava pole de esta temporada, primera desde el GP de los Países Bajos, con una ventaja de más de dos décimas sobre el británico. A una vuelta queda claro que está dos pasos por delante.

Fue una clasificación que no se resolvió hasta los instantes finales, cuando incluso Sergio Pérez se metió en la pelea. El mexicano, con una gran cantidad de público a su favor, partirá tercero y puede ser un elemento clave para la resolución de la carrera.

Carlos Sainz y Charles Leclerc partirán quinto y cuarto, respectivamente. El nuevo motor Ferrari funciona y parece un punto mejor que el anterior, si bien para el madrileño no fue un día fácil. Los neumáticos medios no le acaban de dar el rendimiento esperado y, de hecho, en la Q2 hizo su mejor tiempo con blandos, lo que le hará salir a contrapelo con respecto a los pilotos que le rodearán en la parrilla.

Fernando Alonso ni siquiera buscó un tiempo bueno en la clasificación. Mediada la tercera sesión de entrenamientos libres, Alpine confirmó lo que ya se barruntaba en los libres: tocaba sustituir la unidad de potencia completa. El sacrificio de penalizar y salir último era cuestión de tiempo, y podía producirse aquí o en las siguientes carreras. Visto el rendimiento mostrado en los libres, mejor hacerlo en Austin y buscar una hipotética remontada. Sainz lo hizo en Turquía y acabó siendo nombrado piloto del día tras pasar del 19º puesto al octavo final.

Es por ello que Alonso se planteó esta clasificación con dos objetivos: ajustar el balance del nuevo motor y ayudar con los rebufos a su compañero Esteban Ocon, algo necesario en un circuito como este, donde se les ve tan poco competitivos a una vuelta. Ambos pasaron a la Q2, pero no a la Q3 y será complicado que puntúen. Especialmente el español, que desde el 20º no tendrá un reto fácil.