Max Verstappen celebra su victoria en Yas Marina y la consecución del título. /Andrej Isakovic (Afp)

Max Verstappen celebra su victoria en Yas Marina y la consecución del título. / Andrej Isakovic (Afp)

GP de Abu Dabi

Verstappen hace claudicar a Hamilton en el mejor final posible

El neerlandés se proclamó campeón en una última vuelta que ya es historia del automovilismo mundial y que Mercedes protestó

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID

Max Emilian Verstappen se ha convertido en el 34º campeón del mundo de Fórmula 1 tras imponerse en un final que, como no podía ser de otra manera, tuvo hasta protesta en los despachos. El piloto neerlandés se llevó el GP de Abu Dabi más emocionante de los últimos años para cerrar con un broche de oro una de temporada de las que hacen afición. Quien no se haya subido aún al barco de este deporte no sabe lo que se pierde.

Y hablando de derrotados, Lewis Hamilton y Mercedes sucumbieron. Después de cuatro títulos consecutivos, el británico se quedó a solo una vuelta de conquistar el octavo campeonato que le hubiera permitido tocar el sol con las manos. Sólo lo acarició, que no es poco. Después de ser el gran dominador durante buena parte de la última carrera del año acabó besando la lona por una serie de circunstancias que, vistas con perspectiva, no fueron todas culpa suya.

La carrera empezó con polémica, como no podía ser de otra manera. Verstappen se quedó clavado en la salida y permitió que Hamilton tomara la delantera en las primeras curvas de la primera vuelta… hasta que se compensó esa mala arrancada. En una de las temibles chicanes, el neerlandés estranguló a su rival que, obligado, se salió de pista. Hamilton recuperó así la primera posición y, lejos de tener que devolverla como dicta la normativa (estaba muy fresco lo sucedido en Yeda una semana antes), lo dejaron sin siquiera investigar.

Michael Masi, el director de carrera, demostró que su criterio es voluble en función del contexto: lo que en Arabia Saudí fue considerado como digno de una sanción a Verstappen, aquí se consideró una acción de carrera y solo pidieron a Hamilton que cediese la ventaja obtenida pero no la posición. A efectos prácticos, le permitieron mantenerse primero.

Unos números

de campeón

RED BULL

144GRANDES PREMIOS

20 Victorias

14,2%

60 Podios

42,5%

13 Poles

9,2%

29 Abandonos

20,6%

14 Vueltas rápidas

10,7%

1.239

Vueltas

en cabeza

7.333

Vueltas

recorridas

5.778

Km.

en cabeza

36.891

Km.

recorridos

GRÁFICO: R.PARRADO

Fuente: formula1.com

Unos números

de campeón

RED BULL

144GRANDES PREMIOS

20 Victorias

14,2%

60 Podios

42,5%

13 Poles

9,2%

29 Abandonos

20,6%

14 Vueltas rápidas

10,7%

1.239

Vueltas

en cabeza

7.333

Vueltas

recorridas

5.778

Km.

en cabeza

36.891

Km.

recorridos

GRÁFICO: R.PARRADO

Fuente: formula1.com

Unos números de campeón

144GRANDES PREMIOS

20 Victorias

14,2%

60 Podios

42,5%

13 Poles

9,2%

29 Abandonos

20,6%

14 Vueltas rápidas

10,7%

1.239

Vueltas

en cabeza

7.333

Vueltas

recorridas

5.778

Km.

en cabeza

36.891

Km.

recorridos

RED BULL

GRÁFICO: R.PARRADO

Fuente: formula1.com

Esta decisión obligó a Red Bull a tomar la delantera estratégica de la carrera. Ordenaron a Verstappen entrar a boxes para hacer su primera parada y montar neumáticos duros. El objetivo era intentar forzar a actuar a Mercedes y lo hicieron, pero por la táctica más conservadora: copiaron la parada. Hamilton sostuvo la posición con su enemigo, que veía cómo por ritmo se hacía imposible cazarle. Entró en escena un segundo actor: Sergio Pérez. El mexicano demostró en apenas unas vueltas la ventaja que da tener dos pilotos y que uno pueda ejercer de escudero. Mientras Bottas ni estaba ni se le esperaba en la batalla final, a 'Checo' le pidieron que defendiese la primera posición temporal (tenía que parar en boxes aún en ese momento). Se hizo ancho, sacó los codos y aguantó los envites de Hamilton todo lo que pudo y más para que Verstappen recortase el tiempo que necesitaba. Esta acción fue clave: aunque Hamilton era quien iba por delante, el neerlandés se encontró en una posición perfecta para intentar un ataque ante un eventual coche de seguridad, real o virtual, y aparecieron ambos.

Red Bull le gana la partida a Mercedes

Antonio Giovinazzi se quedó tirado en medio de la pista (antes había abandonado Kimi Raikkonen como colofón a su carrera deportiva antes de retirarse), por lo que el coche de seguridad virtual hizo su aparición en pista. Red Bull reaccionó y mandó entrar a Verstappen a boxes para poner neumáticos duros nuevos. Hamilton y Mercedes, en cambio, se quedaron bloqueados. El neerlandés empezó a recortar tiempo hasta quedarse a poco menos de 10 segundos para el final de la carrera y, con ello, del Mundial. Hamilton parecía estar asentado cuando, en un golpe de guión final, el cruel destino que le aguardaba a Mercedes y a Hamilton.

Nicholas Latifi se estrelló con su Williams y obligó a sacar el coche de seguridad, este el de verdad, a lo que Red Bull decidió lanzar el todo o nada: ordenaron a Verstappen entrar de nuevo para poner neumáticos blandos. Mercedes, de nuevo, se bloqueó. No podían hacer mucho y la jugada le salió perfecta a Red Bull, porque la FIA decidió que se reanudase la carrera con solo una vuelta. Aquí Verstappen demostró por qué es campeón por justos méritos: cocinó durante las primeras curvas el adelantamiento final a Hamilton, que impotente vio cómo perdía el título. Sus gritos desesperados quedaron opacados por los de Toto Wolff, que lideró la protesta a la FIA por dos acciones: un presunto rebasamiento del de Red Bull sobre su pupilo con banderas amarillas y no haber cumplido con el reglamento de los doblados tras el coche de seguridad, porque la FIA decidió que podían desdoblarse algunos y otros no. En ambas reclamaciones, Mercedes salió escaldada. Cuatro horas después de la bandera a cuadros, Max Verstappen fue nombrado oficialmente campeón del mundo de 2021.

El cierre perfecto para Carlos Sainz

En medio del caos quedó en segundo plano el sexto podio en la carrera deportiva de Carlos Sainz. Cocinado desde el 5º de la parrilla del sábado, el madrileño se encontró con el tercer puesto de la carrera por el abandono final de Sergio Pérez (Red Bull se temía un nuevo coche de seguridad al final y el motor del mexicano daba datos preocupantes). Este resultado permite al español acabar en una gran 5ª posición en su primera temporada con Ferrari, en la que además no ha abandonado ninguna carrera. Casi inmejorable.

Fernando Alonso, en cambio, no pudo acabar con tan buenas sensaciones. Fue 8º, en una carrera relativamente gris porque no etuvo en la pugna por llegar más arriba. Aunque se la jugó a una estrategia a 'contrapie' (empezó con neumáticos duros), dio por bueno esos dos puntos finales que le permiten completar su año de vuelta en 10º puesto final, con su mejor cosecha de puntos desde 2014 y por delante de Esteban Ocon. A partir de ahora, a pensar en 'El Plan' de 2022.