Fernando Alonso (d), junto a Charles Leclerc en Hungaroring. / afp

GP de Hungría

Sainz y Alonso, con buenas perspectivas antes del diluvio

El madrileño acaba el día tercero, con el asturiano sexto en su 41º cumpleaños, aunque las previsiones de lluvia hacen impredecible la clasificación

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

El circuito de Hungría no deja lugar al espectáculo, normalmente, y mucho menos en un viernes de entrenamientos libres. El sinuoso trazado magiar, considerado una suerte de Mónaco exterior, propició una sesión poco productiva en cuanto a show, si bien sí sirvió para confirmar sensaciones. Una de las primeras es que en Ferrari tienen ganas de resarcirse de lo ocurrido en Francia. El doloroso abandono de Charles Leclerc, que fue el más rápido en los libres de este viernes, pesa aún demasiado. La sensación en el seno de la Scuderia es que perdieron una oportunidad de oro, no solo por el KO del monegasco, sino porque al ganar Max Verstappen dejaron prácticamente visto para sentencia el título. Aunque queda algo menos de media temporada, el neerlandés ya solo tiene que jugar a la defensiva, porque cuenta con 63 puntos de ventaja. Puede abandonar las dos próximas carreras y aun así será líder.

Los problemas de confianza de Leclerc obligan a que Carlos Sainz dé un paso adelante. Desde el GP de Canadá y, sobre todo, desde su victoria en Silverstone, ha ganado en familiaridad con el Ferrari F1-75 y cada vez le cuesta menos obtener una vuelta buena. No en vano fue el más rápido en los primeros libres matutinos y luego acabó tercero en los vespertinos, por detrás de su compañero y de un inesperado Lando Norris, que marcó el segundo tiempo del día. Los McLaren pueden ser los invitados sorpresa del fin de semana, ya que al gran resultado del excompañero y buen amigo de Sainz se une el quinto crono de Daniel Ricciardo, que tiene medio pie fuera del equipo de Woking.

Sainz acabó el día con buenas sensaciones. «Ha sido un viernes interesante. El coche se sintió muy bien recién salido del garaje en la FP1 y pudimos dar muy buenas vueltas. Para la FP2 probamos un par de cambios en la puesta a punto para evaluar qué dirección tomar para mañana y la carrera. Perdimos un poco de 'feeling', pero estamos en un buen lugar en términos de equilibrio y ritmo», destacaba el piloto español de Ferrari.

Fernando Alonso, que entre los primeros y los segundos libres sopló las velas por su 41º cumpleaños en el motorhome de Alpine -no es casual que apareciera junto a Otmar Szafnauer, el jefe de equipo que está señalado porque es uno de los que está apretando para sustituirle por Oscar Piastri-, marcó un más que decente sexto tiempo. «¡Ha sido genial rodar en mi cumpleaños en Budapest!», bromeaba el asturiano. Medio segundo le sacó Alonso a su compañero Esteban Ocon, que no pasó del puesto 13 en la tabla de tiempos. De nuevo, parece que el asturiano está un punto por delante en rendimiento, pero todo puede cambiar este sábado. «Fue un viernes productivo y probamos algunas cosas diferentes en términos de puesta a punto del coche», explicó Alonso después de bajarse del coche.

Con lluvia

En un circuito como el de Hungaroring las condiciones de pista son clave en cuanto a agarre y temperatura. No es casual que Pirelli lleve aquí su ronda de neumáticos más blandos, si bien se prevé un sábado muy movido. Salvo máxima sorpresa, tanto los terceros libres como la clasificación se disputarán con lluvia. Y no serán cuatro gotas. Se teme que el agua sea de tal violencia que caiga en forma de tormentas muy serias que obliguen a cancelar la celebración de las sesiones y que se decida quién va a ser el 'poleman' el domingo. La Fórmula 1 no quiere que vuelvan a verse imágenes como la de Bélgica del año pasado, por lo que se ha establecido un protocolo para la clasificación, en caso de que no pueda disputarse por lluvia.

En estas condiciones todo puede cambiar. Algunos pilotos lo están deseando, caso de Lewis Hamilton o George Russell, que vieron cómo sus Mercedes -el heptacampeón llegó a decir que era «inconducible»- no llegaban siquiera a rozar el 'top 5'. En condiciones de agua en pista se minimizan las diferencias y puede dar lugar a la sorpresa, lo que a su vez afectará a la carrera del domingo. Pero para eso ya habrá tiempo. Cada día tiene su afán.