Alonso luchando con Giovinazzi en Montmeló / EP

GP de España

Alonso lamenta la «estrategia suicida» de Alpine

Sainz, perjudicado por una mala salida: «Podría haber acabado cuarto»

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

Fernando Alonso estaba resignado, aunque no enfadado, después del mal resultado del GP de España. No era el final que ansiaba en su vuelta al circuito de casa, y ante 1.000 espectadores que tuvieron la oportunidad de estar en la grada. En parte, por culpa de las decisiones de Alpine en el muro.

Al final de la carrera basó su defensa en tener a otro piloto detrás, George Russell. «Con el DRS de Russell igual manteníamos a todo el grupo que venía con ruedas nuevas detrás, así que quería tenerlo a un segundo, pero no demasiado cerca tampoco. Cuando ví que adelantaron a Russell dije: 'Ahora somos fruta madura, estamos al caer', y así fue», admitió. «Fue una estrategia un poco suicida para intentar coger un puntillo. Cuando no sale y pierdes un punto no te duele tanto. Hay que trabajar de cara a la siguiente carrera, sobre todo en la posición de salida, porque sales un poco más arriba y te evitas muchos de estos líos», destacó.

Al final se fue a boxes para probar con los blandos. «Fueron válidas esas tres vueltas al final para ver que no teníamos el balance justo ni con las blandas», reconoció. Aun así, en general fue «un fin de semana positivo en cuanto a prestaciones del coche». «No es que fuese bien en Portugal por ser un circuito específico para Alpine. Vimos que en Barcelona también íbamos bien. Eso no quita que me falte trabajo por hacer, en mi caso aún más, para intentar estar más arriba, pero todo a su tiempo», zanjó, optimista.

Sainz: «Podría haber acabado cuarto»

En el caso de Carlos Sainz, aspiraba a mucho más que un séptimo puesto en el GP de España, cita en la que ha acostumbrado a la afición -este año no pudo organizar su grada 55- a hacer buenas actuaciones. Sin embargo, como él admitió, no tuvo su día. «Hemos tenido que luchar después de una salida que no ha sido la mejor. La verdad es que hoy teníamos ritmo para más que un séptimo. Íbamos mucho más rápido que el McLaren y que el Alpine», aseguró el piloto de Ferrari, que se veía para acabar rozando el podio. «Ha sido una carrera curiosa estratégicamente y creo que lo hemos hecho muy bien. En ese sentido hemos mejorado en relación a Portimao y lo que ha fallado ha sido esa primera vuelta que nos ha sacado de posición y no hemos podido hacer más», analizó.

En cualquier caso, ve una buena progresión. «Hay que seguir trabajando. Éramos el mejor coche en curva detrás de Mercedes y Red Bull, lo cual es una buena señal. Si llego a hacer una buena vuelta ayer (por el sábado) en Q3 y una salida mejor, podríamos haber acabado cuartos sin problemas. De ahí la frustración. Hay que seguir trabajando para que no vuelva a pasar», se autoconvenció para las próximas citas.