El nuevo Opel Insignia GSi conquista el circuito Nordschleife

El nuevo Opel Insignia GSi es una máquina de precisión. Diez milímetros más pegado a la carretera que el Insignia normal y, al menos, 160 kg más ligero que el anterior Insignia OPC.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Su tracción total inteligente manda la cantidad correcta de potencia a cada una de las ruedas gracias al reparto vectorial del par. Esto mejora el comportamiento en todas las circunstancias y elimina el desagradable subviraje.

El nuevo sedán deportivo está propulsado por un impresionante motor de gasolina que combina altas prestaciones con eficiencia en los consumos. El potente 2.0 Turbo de gasolina e inyección directa ofrece 260 CV y un consumo combinado de 8,6 l/100 km. Alternativamente, el GSi también está disponible con el nuevo 2.0 diesel BiTurbo de 210 CV.

El chasis deportivo, desarrollado en combinación con los neumáticos del alta prestación Michelin Pilot Sport 4 S y las grandes llantas de 20 pulgadas, ofrecen niveles de agarre “casi como una lapa”. Una contribución importante proviene de la tracción integral con reparto vectorial del par incorporado de serie, única en este segmento. Este sistema de alta tecnología, sustituye el diferencial convencional en el eje trasero por dos embragues que pueden acelerar cada rueda trasera individualmente en fracciones de segundo, dependiendo de la situación de conducción.

Además, la dirección directa, los amortiguadores ajustables, junto con el control del motor y la transmisión están interconectados y reaccionan de forma precisa cuando está activado el modo Sport. En resumen, el GSi es un coche diseñado para los amantes de las modernas y eficientes berlinas deportivas. Una versión deportiva “para entendidos” con el sello de puesto a punto en Nürburgring, ya que cada modelo Opel es ajustado en el legendario Nordschleife.