Seguridad

¿Cómo poner a punto tu caravana?

15/03/2019

Se acerca la Semana Santa y son muchos los ciudadanos que tienen en el caravaning su forma predilecta de disfrutar las vacaciones.

Antes de salir de viaje será fundamental revisar el vehículo. Más allá del mantenimiento y precauciones habituales, deberás prestar atención a una serie de elementos clave: por ejemplo a las juntas de la caravana, es decir, a las uniones de paredes y techo, juntas de claraboyas, ventanas, puertas, etcétera. Repasar los conductos de ventilación, rejillas y demás, y comprobar que la cinta que oculta los tornillos que sujetan la moldura a la caravana también será conveniente.

¿Cómo poner a punto tu caravana?

No olvides el sistema de gas, las luces y los neumáticos. Respecto a estos últimos, resulta recomendable colocar aceite en los sangradores del cabezal al menos una vez al año. El mantenimiento eléctrico y la limpieza son igualmente importantes.

Por otra parte, en verano serán imprescindibles las mosquiteras correderas y los aislamientos térmicos flexibles para las ventanas. También es importante que la caravana cuente con un extractor solar, cuya función es la de sacar el aire caliente de dentro del habitáculo.

Más allá de esto, será importante que calcules la duración del viaje y planifiques bien tu ruta, que decidas las actividades que llevarás a cabo en el lugar de destino, que te asegures de tener sitio en el camping o lugar habilitado para estacionar la caravana, etcétera. Puedes consultar blogs específicos en busca de consejos de otros viajeros y similares.

¿Cómo poner a punto tu caravana?

Los requisitos para conducirla

Podrás conducirla con el permiso de conducir B siempre que ésta tenga una Masa Máxima Autorizada (MMA) de 750 kilos o menos. Ahora bien, si no es así necesitarás el B96, el B+E o el C+E, en función de la MMA citada. También deberías conocer el Reglamento de Circulación para Caravanas si no quieres incumplir la ley.

Para empezar, debes saber que está prohibido sacar sillas o mesas, limpiarla en el área de servicio, estacionar durante más de 48 horas seguidas, y que tienes que vaciar el agua mediante una válvula. Respecto a las limitaciones de velocidad, en ciudad no podrás pasar de los 50 km/hora, mientras que en carreteras convencionales y autopistas está permitido llegar a los 80 y 90 km/h, respectivamente, para caravanas, furgonetas y autocaravanas de más de 3.500 Kg. Para las que no superen esa masa, los límites se establecen en 90 y 120 km/h.

Si la caravana es tuya, por otra parte, deberás asegurarla. Aquí es importante señalar que no todos los remolques necesitan tener su propia póliza. Solo es obligatorio contratar una póliza si la MMA supera los 750 kilos. En todo caso y a la hora de escoger la póliza tendrás que valorar lo que más te interesa. Por ejemplo, un seguro a terceros cubre lo más básico pero no se hace cargo de los daños propios al vehículo, algo que sí haría uno a todo riesgo. Además, si la usas mucho, interesaría contratar un servicio adicional de asistencia en viaje que garantice el servicio de grúa, asistencia médica y hospitalaria tanto en territorio nacional como en el extranjero.