Juan Espino marcó tendencia en los terreros. / c7

Los trece luchadores más influyentes en la historia de la lucha canaria

Este deporte tiene una gran tradición y seguimiento por parte de la afición canaria. Aquí va un listado de algunos de los nombres más destacados

PEDRO REYES Las Palmas de Gran Canaria

Desde el lanzaroteño Maguer a principio del siglo XV, el primer bregador del que hay constancia escrita, hasta el puntal A más joven de la actualidad, el tinerfeño Eusebio Ledesma, muchos han sido los luchadores que han marcado épocas y que habría que destacar con letras de oros por su aportación al vernáculo deporte.

Una pequeña encuesta en Internet realizada dio más de 50 nombres que podían estar en el cuadro de honor, aunque hemos querido destacar solo a trece de los más influyentes, aquellos que hacían un arte de la lucha canaria y que llevaban a que los terreros o teatros por donde pasaban, se abarrotaran de aficionados deseosos de disfrutar con ellos y en algún caso, el haber ayudado a que la lucha canaria trascendiera de nuestras fronteras.

Cada persona amante de nuestro deporte tendrá su particular clasificación, pero junto a la encuesta realizada y a la historia investigada, los trece luchadores con más influencia en la lucha canaria han sido : Ramón Méndez, Mandarria, El Faro de Maspalomas, Pollo de Buen lugar, El Palmero, Pancho Camurria, Santiago Ojeda, Juan Barbuzano, El Parri II, Melquiades Rodríguez, Loreto IV, El Pollito de la Frontera y El Trota II.

1 Ramón Méndez.

Nació en Frontera (El Hierro) el 12 de noviembre de 1861 y falleció el 25 de abril de 1954. Fue el primer gran luchador de final del siglo XIX. Tenía gran estatura y corpulencia. Ya con 19 años en el Hierro, tumbó de manera consecutiva a 24 adversarios. Cuando se le quedó pequeña la isla del meridiano, con su amigo Martín «el del Pinar» otro gran luchador, recorrían toda Canarias haciendo exhibiciones y desafíos, revitalizando la lucha. Casi nadie podía con ellos. Un día cayo en Gran Canaria con el sureño Bartolo «el guerrero» e hizo lo imposible por volver a luchar con él, lo que consiguió y así poder derrotarlo. Fue tal su fama que se fueron con Mandarria a Cuba, donde hicieron lo mismo, incluso con otros atletas de otras disciplinas deportivas, quedando invictos y teniendo que salir huyendo de allí por el enfado de los cubanos por ello.

2 Miguel Cabrera, Mandarria.

Nació en Gáldar (Gran Canaria) el 13 de abril de 1872. Fue considerado uno de los más grandes dentro del principio del siglo XX y se le podía ver en luchadas en el circo Cuyas. Fue considerado «un maestro» por Justo Mesa o «el luchador más grande y con mucho arte que ha habido» para José Navarro «el rubio». Antonio Ayala dijo de él que «fue un maestro con un estilo propio y arrollador siendo temibles sus levantadas». Venció en desafíos a los más grandes de la época. Además, viajo a Cuba y Argentina donde según Issac Viera en Sudamérica batió récords al tumbar a hombres de pelo en pecho. Luchó hasta los 49 años de edad y terminó enseñando a otros luchadores.

3 José Rodríguez, Faro de Maspalomas.

Nació en el Pajar de Arguineguín (Gran Canaria), el 13 de marzo de 1912 y fue el hombre que dominó la lucha hasta la mitad del siglo XX. Medía 1,98 metros y pesaba 90 kilos. Ya con 19 años tumbaba a Domingo Mederos «Pollo de Gáldar» uno de los grandes y ahí comenzaba su leyenda. Cuando le ponía la mano a la espalda a sus adversarios era prácticamente invencible. Dicen que el cambio en el agarre de la mano arriba a la mano abajo se dio para evitar que el Faro ganara siempre. Cuando se creó la federación de lucha canaria en 1943, ya había derrotado a los más grandes luchadores de toda Canarias, aunque perdió el primer campeonato oficial individual con Víctor Rodríguez por 3-2 y al que había vencido en varias ocasiones. Se tomó la revancha el año siguiente, ostentando el título entre 1944 hasta 1952, hasta que no quiso bregar más por el fallecimiento de su hijo. Era considerado el superhombre del siglo XX y se retiró haciendo levantamiento del arado hasta los 70 años. Fallecía en septiembre de 1991.

4 Manuel Marrero, Pollo de Buen Lugar.

Nació en el barrio de Buen Lugar en Firgas, el 18 de abril de 1913 y está considerado uno de los luchadores más completosde la historia y de los pocos que podía vencer al Faro de Maspalomas, el otro grande de su época. Los desafíos entre ellos abarrotaban los recintos donde se celebraban, normalmente en el Campos España, al ser considerados los dos mejores de los años 40 del pasado siglo. Tirar a 11 luchadores de la selección de Tenerife en 1944 fue una de sus hazañas. Hizo campeón de Canarias a los Guanches de Arucas en 1946 y al Ajódar de Guía en 1947.Fue un luchador elegante y hacía fácil lo difícil. Medía 1,90 metros y pesaba 110 kilos. En 1984 la prensa lo llego a calificar como el más completo hasta ese año de la historia. Fallecía el 14 de mayo de 1988, dos semanas antes de recibir la medalla de oro al mérito deportivo.

5 Alfredo Martín, El Palmero.

Nació en 1924 en la localidad de Güímar (Tenerife), pero con seis años se fue a la Palma. Hizo la mili en Lanzarote donde ya luchó en el Tao, donde en una luchada tumbó a los doce contrarios. Se desplazó después a Gran Canaria con 21 años, donde en el Adargoma alcanzó sus mejores años al lado de Juanito Mujica. Era un luchador de gran técnica y con una gran fortaleza en sus brazos. También defendió los colores del Rumbo, Kruger, Vencedor y Breña baja de La Palma. La Villa de Ingenio le nombró hijo adoptivo. Falleció en 2012 en los Llanos de Aridane.

6 Francisco Marrero, Pancho Camurria.

Nació en Santa Cruz de Tenerife el 22 de abril de 1912 y falleció a los 70 años en 1982. Comenzó a luchar desde muy joven en equipos no federados de la zona de Cuatro Torres. Su primer gran equipo fue el Santa Cruz, a donde llegó del Tinguaro, y donde logró importantes triunfos, así como en luchadas entre Santa Cruz y La Laguna o algunas con la selección de Tenerife.

Es considerado uno de los más grandes del vernáculo deporte porque a pesar de sus condiciones físicas, demostró que en la lucha más vale maña que fuerza. En la actualidad tienen un Pabellón de Lucha que lleva su nombre en su ciudad natal, al igual que torneo de selecciones juveniles de Canarias masculino.

7 Santiago Ojeda.

Nacía en Gáldar el 7 de julio de 1944 y moría a los 52 años, en Las Palmas de Gran Canaria tras una enfermedad, el 3 de marzo de 1997. Esta considerado uno de los deportistas canarios más grandes de la historia por sus hazañas en el vernáculo deporte y en otras modalidades, como el yudo, con 19 títulos de España, donde fue el primer olímpico en esa especialidad, campeón de Europa y del mundo en lucha sambo y de España en Libre olímpica.

En el vernáculo deporte, salió de la cantera del Adargoma donde llegó con 15 años y estuvo hasta 1968, que pasaba a los Guanches. Con los capitalinos llego a ser puntal y obtuvo varios campeonatos además del provincial individual. Con los Guanche, el campeonato de España de lucha por equipos y el campeonato de Canarias individual en la plaza de Toros de Santa Cruz de Tenerife. Finalmente, en el Guanarteme acabó su carrera con 38 años.

8 Juan Barbuzano.

Nacía el 16 de mayo de 1945 en Isora (El Hierro) donde comenzaba a luchar a los 14 años en el Ferinto de su pueblo natal. Ya a los 16 no tenía rivales, por lo que se marchó al Benaohare de La Palma y de ahí al Victoria de Tenerife llevando a este equipo a numerosos títulos, además de ser campeón de Canarias individual. Esta considerado uno de los luchadores más completos que han existido, para algunos el mejor por su gran técnica.

Además de la lucha canaria al igual que otros luchadores, practicó otras modalidades donde fue campeón del mundo de luchas folclóricas, campeón de Europa y subcampeón del mundo de sambo, campeón de España de grecorromana y olímpica, estando en posesión de más de 200 trofeos y diplomas. Es de los pocos luchadores que tiene un museo propio en Frontera (El Hierro). El campeonato de Canarias por equipos cadetes lleva su nombre.

9 José María González, Parri II.

Nacía el 3 de febrero de 1953 en Santa Cruz de Tenerife y se retiraba en enero del 95 a los casi 42 años de edad. Comenzó en el Tacuense con 16 años, pasando por el Unión Temporal del Aaiún, Jandía, Maspalomas, Chafira y Chimbesque como principales equipos, retirándose en el Tacuense. Obtuvo todos los títulos posibles tanto a nivel individual como colectivo a nivel insular y regional.

A su gran poderío se une la gran nobleza con la que luchaba, siendo de los más importantes luchadores en las décadas de los 70, 80 y 90 del pasado siglo. Fuera de la isla alcanzó gran resonancia su triunfo en Corea ante el campeón absoluto y profesional de lucha Sirum.

10 Melquiades Rodríguez.

Nació en Fasnia (Tenerife) en 1959. Desde los 13 años comenzó a luchar en el Brisa del Teide, al que hubo que falsearle la edad para poder competir, siendo campeón juvenil. Pasó luego al Victoria y 9 temporadas en el Santa Cruz. Estuvo en La Palma en el Tamanca y vino su etapa grancanaria, en el Unión Gáldar, Maspalomas y Tinamar, para regresar a su isla y firmar por el Rosario y el Santa Cruz. Su rivalidad con el Parri II llenaba todos los terreros donde se enfrentaban, habiendo disputados muchas finales contra él.

A pesar de su fortaleza física, llego a pesar 160 kilos, le daba mucha importancia a la técnica y a dominar muchas mañas. Fue campeón de Tenerife y de Canarias además de en otras modalidades como grecorromana y libre olímpica donde obtuvo los títulos de España, retirándose a los 41 años.

11.- Antonio González, Loreto IV.

Nació en Agüimes el 11 de enero de 1967 y estuvo desde los 13 años a los 42 en activo, pasando por Roque Nublo, Casa Pastores, Arguineguín, Maspalomas, Castillo, Maninidra, Aldea Blanca, Tazacorte, Tinajo y Florida, colgando la ropa de brega posteriormente. También logró numerosos campeonatos con sus equipos, a nivel insular y regional, al igual que títulos individuales.

Sus triunfos ante grandes puntales con mayor peso con él, elevó a categoría de arte el pasarse a lo zurdo, algo que dominaba como nadie.

12.- Francis Pérez, Pollito de la Frontera.

Francisco Javier Pérez Machín nació el 2 de agosto de 1974 en Valverde (El Hierro). Empezó a competir con 15 años hasta su retirada, con 33 por una lesión. En su palmarés tiene 14 títulos de Liga de primera categoría, 7 copas del presidente del Gobierno de Canarias, 6 títulos del Campeonato por pesos, aunque alberga más de 70 en toda su carrera, incluidos los desafíos.

Está considerado por muchos el luchador más grande que ha existido y el que más tiempo ha estado invicto, ya que fueron muy pocos los que le pudieron llevar en alguna ocasión a la arena. Dominó con mano de Hierro el vernáculo deporte mientras estuvo activo, finales del pasado siglo y principio del actual.

13 Juan Francisco Espino, Trota II.

Nació en Las Palmas de Gran Canaria el 9 de octubre de 1980. Comenzó en la cantera del Guanarteme y a los 24 años fue puntal A, condición que mantuvo hasta su retirada de la lucha canaria. Después luchó en el Santa Cruz, en el Almogarén de Valsequillo y en el Castillo. Fue campeón de Canarias a nivel individual en más de 110 kilos.

Participó en múltiples modalidades de lucha, siendo el luchador canario y español que ha logrado con este deporte un mayor reconocimiento internacional. En las artes marciales mixtas, en amateur tiene un récord de 17-0 y como profesional debuta en 2018 en la UFC, siendo el primer español en ganar un combate en una modalidad.

En grappling llegó a ser campeón de Europa en cinco ocasiones y en seis del mundo. Fue campeón de Europa de lucha Gouren, de lucha Tártara y del primer corro europeo de lucha Leonesa. Fue el único extranjero y blanco reconocido por la federación de Senegal y campeón de lucha Senegalesa con siete victorias y cero derrotas. Allí se le conocía como «el león blanco».