Wilson desafía a El Trota

Juan Espino el Trota ya tiene rival para la velada del próximo 8 de julio en el terrero de lucha de Tías, en Lanzarote, a partir de las 20.00 horas. El grancanario se medirá a Stanlee Bigcountry Wilson, un púgil especializado en bare knuckle, boxeo sin guantes, que está invicto en MMA.

El siguiente desafío de Juan Espino será contra el inglés Stanlee Bigcountry Wilson. El isleño se reencontrará con los aficionados canarios de las artes marciales mixtas en el Lanzarote Arena, un evento que cuenta con el apoyo de Plus Car y que se celebrará en el terrero de lucha de Tías el 8 de julio. Su rival cuenta con la peculiaridad de que es especialista en bare knuckle, una variante de boxeo clásico que aboga por luchar sin protección en los puños.

El bare knuckle boxing, también conocido como nudillo desnudo o boxeo sucio, bebe de la forma tradicional de esta disciplina, estrechamente relacionada con los deportes de combates antiguos. Se trata de dos personas que luchan sin guantes de boxeo y, al no tener federación o estar reconocido como tal, los combates se hacen habitualmente en establos, muelles, garajes o locales privados como discotecas. La diferencia entre una pelea callejera y un combate de boxeo desnudo es que este último se rige por un conjunto de reglas aceptadas por los dos contendientes previamente.

En el caso del oponente de Juan Espino, Stanlee Bigcountry Wilson, este tiene un peso de 120 kilos y atesora un gran récord de combates ganados en bare knuckle, disciplina en la que es uno de los referentes. Además, en paralelo, también tiene una exitosa trayectoria en desafíos de arte marciales mixtas, donde está invicto. Su perfil como peleador es un atractivo más para la velada del 8 de julio en Tías, donde Juan Espino volverá a se uno de los protagonistas de la noche. El grancanario, que se prepara para dar el salto a la élite en el American Top Team de Miami, tendrá que variar su estrategia habitual por las características del rival británico.

Stanlee Bigcountry Wilson. /

«Somos dos peleadores de diferentes estilos y eso va a condicionar el enfrentamiento. Puede ser más espectacular ya que cada uno va a intentar poner en juego el suelo empleando cada uno su técnica. Ahora mismo yo estoy por debajo de su peso (115 por 120 kilos), pero no creo que ese sea un condicionante definitivo. Sin embargo, la envergadura sí puede jugar a mi favor porque Wilson mide 1,75 y yo le saco 20 centímetros», reconoce Juan Espino desde Miami, quien espera a un rival «muy agresivo» que no especulará al comienzo de la pelea. «En los vídeos que he analizado, él lo da todo en el primer asalto. No espera que el rival tome la iniciativa y ataca con todo desde el principio, y a veces esa estrategia no le sale bien», afirma desde Estados Unidos el grancanario, confiado en sus posibilidades.

«Cada vez me encuentro mejor. Es muy duro entrenar a diario con los mejores del mundo, pero eso al final tiene su recompensa. Espero que se refleje en la pelea del 8 de julio y brindar a los aficionados canarios, los lanzaroteños concretamente, otra victoria», manifiesta Juan Espino.