Borrar
Domingo Mederos, Pollo de Gáldar, y José Rodríguez, Faro de Maspalomas.
El Marqués de la Florida, según el prisma

El Marqués de la Florida, según el prisma

Lucha Canaria ·

Réplica del profesor, escritor e investigador de la lucha canaria al artículo publicado por Pedro Padilla

Pedro Reyes

Miércoles, 21 de febrero 2024, 13:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Estimado Pedro Padilla:

Me alegra que por fin salgas a la luz pública, después de varios años sin querer saber nada de tu amado deporte. Ahora, de repente, quieres dar una lección de historia sin acreditar las cosas que escribes. Ignoro si lo haces de motu proprio o te lo han solicitado los que no saben defenderse y van de intelectuales. Como le decía el Premio Canarias de Investigación 2011, Antonio Tejera Gaspar a un historiador tinerfeño sobre el libro de la historia de Canarias que había escrito, y en el que él había realizado el prólogo, «la mitad de este libro es lo que a usted le hubiera gustado que ocurriese». Esas mismas palabras te las puedes aplicar cuando intentas degradar un trabajo periodístico, que guste o no, se puede acreditar y, para ello, no solo basta descalificaciones a uno para ensalzar a otros.

Tu mochila te hace ver la realidad distorsionada. Se te olvidó en tu presentación poner que eres exluchador del Adargoma y exdirectivo del Adargoma. Ello conlleva una visión histórica parcial, por las ideas del club, que representa a una parte de la sociedad grancanaria, pero no a toda. Polémicas sonadas con Los Guanches, entre otras, por el decanato y el intento de siempre de desprestigiar a los que vayan con ideas diferentes, porque la verdad absoluta está de tu parte.

Echarle la culpa de los males de la lucha canaria entre 1943 y 1946 al Marqués de la Florida y no reconocerle lo que hizo por ella, en un momento difícil, solo porque era presidente de honor de Los Guanches de Arucas o alguien del Régimen, es cuanto menos una temeridad, además de una falsedad, porque se te olvidan datos históricos, no sé si por ignorancia o porque así le das más fuerzas a tus argumentos. Representas al bando sur de la isla, pero también había un bando norte y cada uno con sus razones y su manera de ver las cosas. No te puedes apropiar de la verdad absoluta y menos sin poder demostrarla.

El Marqués de la Florida no estaba en la lucha canaria, ni sabía demasiado de ella, por lo que difícilmente impuso nada y es más , que también se te olvida, en tiempos de dictadura, hizo un plebiscito en Gran Canaria para conocer la opinión de la gente de la lucha sobre la manera de agarre y salió mano abajo, entre otras razones, como sabes, porque en cada época de la historia, a los rivales se le quiere quitar ventaja y el Faro de Maspalomas, a mano arriba, era prácticamente invencible. Y por ahí viene buena parte de los datos del referéndum realizado, en un régimen dictatorial. Ahora dirás que fue falseado, pero ¿Para qué? Como digo, no le hacía falta hacerlo, solo con ordenarlo era suficiente. ¿Para quedar bien? Se cae por su propio peso.

Se te olvida, también, que el Marqués de la Florida era en esos años el presidente de la Federación Canaria de Galgos y vicepresidente de la Federación Española, deporte que introdujo en Canarias, nada relacionado con la lucha. Es más, le encantaba todo lo relacionado con lo canario, hasta se casó con la marquesa de Arucas.

Se te olvida que fue en diciembre de 1945, dos años después de la constitución de la Federación Canaria de Lucha en Tenerife y dependiente de la Española, que fueron los verdaderos autores del cambio de normativa y que al ser de esa isla, favorecieron la mano abajo, porque allí se luchaba de esa manera, cuando se le pide desde Madrid que, «sin alterar las normas aprobadas, solucione el cisma de la lucha canaria», ya que en Gran Canaria los luchadores y equipos se negaban a luchar, salvo en el campeonato de Canarias individual. Unos por el tema del agarre y otros – y ahí están las declaraciones de los mismos protagonistas- porque la creación de la federación les impedía seguir organizando los desafíos y luchadas concertadas entre los mismos luchadores o con promotores, donde ganaban dinero y era de lo que vivían. Esta es la historia contada algunos luchadores, entre otros, el Pollo de Gáldar o mi tío, Santiago Moreno, Cubanito I. Como guinda, en las fichas de 1946 se dividen a los luchadores en amateur y profesionales. ¿Por qué? Blanco y en botella.

Se te olvida que, gracias a su mediación, bastó una reunión en Tenerife con la Federación Canaria, que no dio su brazo a torcer sobre las nuevas normas y otra en Madrid, en la Delegación Nacional de Deportes, donde logró como compensación, que se pudiera crear «la Federación Regional de Lucha de Las Palmas con plenas competencias en su provincia». Se llamó Regional, aunque tenía carácter provincial y abarcaba también a Lanzarote y Fuerteventura. En Tenerife se hizo lo mismo. Gracias a ello, tranquilizó a equipos y luchadores, logrando así que se comenzaran las ligas provinciales y regionales por equipos en 1946, tres años después de tener Federación Canaria, cuando esta lo había intentado desde 1944 sin lograrlo.

Por mucho que intentes desacreditar al Marqués de la Florida, porque era de derechas, del Régimen, falangista, alguien afín al gran rival del Adargoma, te pueden los colores. La verdad solo tiene un camino y es complicado que, con visión parcial de la realidad, se realice un relato lo más objetivo posible, porque es sencillamente improbable.

Para terminar, la objetividad está ahí, en tres años de reportajes históricos con personas de ambos bandos, de casi todas las islas; hablando con los que viven, con sus familiares, toda la prensa de ambas provincias, documentos particulares, libros, etc. Siempre tratando de aportar el mayor número de datos, para que la información sea lo más precisa y objetiva posible. Es la obligación de un periodista neutral.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios