Borrar
Eligio Hernández, en el centro, con los poderes fácticos de la lucha en Gran Canaria. El primero por la izquierda es el periodista Segundo Almeida. C7
La ansiada independencia de Madrid se ejecuta (y III)

La ansiada independencia de Madrid se ejecuta (y III)

Lucha Canaria ·

Tras disputas y guerras intestinas, un decreto del Gobierno de Canarias, el 15 de noviembre de 1983, da luz verde a la  Federación Canaria

Pedro Reyes

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 24 de febrero 2024, 14:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La creación de la Autonomía Canaria, en agosto de 1982, facilitó toda la labor para la independencia de la lucha canaria de Madrid, al tener ya las islas un instrumento jurídico y que fue suficiente, para que, en 16 meses, se acabara el proceso, a pesar de la oposición real de la FEL y del CSD, aunque las declaraciones de sus máximos dirigentes parecían conciliadoras, pero no reales.

El mano a mano entre Eligio Hernández, en esa etapa de Gobernador Civil de Santa Cruz de Tenerife y el presidente de la Territorial, en Tenerife, Manuel Fernández, fue de época. Dos amigos herreños, nacidos en El Pinar y frente a frente por sus ideas opuestas.

En Tenerife, el grupo Raíces Canarias, formado por 16 clubes a los que se le quería obligar seguir las directrices federativas, además directivos, luchadores y personas relacionadas con la lucha canaria, había formado la asociación Raíces Canarias, que abogaba por la autonomía de la lucha canaria.

El 19 de enero de 1983 se publica que se da luz verde para la creación de la Federación Nacional de Lucha. Lo dice el secretario general técnico del Ministerio de Cultura, Hilario Hernández, tras su reunión con Eligio Hernández, que había tomado el testigo, como gran valedor de como mínimo la autonomía. Según Eligio Hernández, la Federación de Lucha deberá ser constituida por el Estado, pero la pondrá en marcha la Comunidad Autónoma. Hilario Hernández llego a decir por su parte, que el CSD decidirá sobre la Federación Nacional de lucha canaria. «Las razones para la creación de esa federación son muy dignas, aunque falta un poco de documentación».

La Asociación de Amigos de la Lucha Canaria (ADELCA) hace una rueda de prensa el 20 de enero, pues entre otros asuntos se complacía de que «la creación de la Federación Canaria fuera encargada a un hombre como Eligio Hernández, tan vinculado al deporte autóctono». También se buscaban dónde estaban los dos millones y medio que llegaron de Madrid a Tenerife para la promoción de la lucha y que teóricamente llegaron a la Federación regional de Fernández en Tenerife. Además, la Gestora en Las Palmas, con Juan Henríquez, tenía el apoyo de una ADELCA, que, por los temas extradeportivos de sus máximos mandatarios, estaba un poco apartada del proceso por los poderes públicos, aunque seguía haciendo ruido mediático.

OK del Gobierno e Canarias

El 31 de enero, Eligio Hernández se reunía con Herrera Piqué para elaborar el calendario para la creación de la Federación Nacional de lucha canaria. «La Administración Central no ponía ningún obstáculo para la creación de esta federación y vamos a ver si en mayo es una realidad», concluía.

La FEL trató de hacer en Gran Canaria una reunión por la unificación de la lucha, pero ADELCA salió a la palestra para demostrar que el problema no era Gran Canaria y que después de los apoyos en Lanzarote, Fuerteventura, El Hierro, La Palma y parte de Tenerife para la creación de la Federación Española de lucha, los acusaba de torpedear el Congreso de lucha canaria, que jamás se celebró, calificando esa delegación dependiente de la FEL como 'inconstitucional'.

La Territorial da un golpe de timón y convocaba a todos a una asamblea en Los Rodeos para solicitar la creación de la Federación Nacional de lucha canaria, aunque solo podrían estar los clubes legalizados, según la Federación en Tenerife y no los grupos independientes.

Contratacaba la Gestora de Las Palmas y aprobaba en asamblea, el 3 de marzo, la petición a Herrera Piqué de la constitución de la Federación Nacional de Lucha, que fue apoyada por las islas de Lanzarote y Fuerteventura. Además, con la lucha dividida en Gran Canaria, la Gestora pone en marcha tres campeonatos y no tuvieron problemas con la mutualidad, gracias a las gestiones políticas.

Desde Tenerife se habla de Asamblea trascendental la del 12 de marzo. Curiosamente de equipos y clubes que deseaban seguir perteneciendo a la española ahora también buscaban la autonomía de manera unánime. Se llegó a ese acuerdo en favor de la Federación Española de Lucha Canaria y a la conclusión que el problema de la lucha era Las Palmas, que funcionaba fuera de la legalidad, según Diario de Avisos del 14 de marzo.

Juan Henríquez, el presidente de la Gestora de Las Palmas, con 35 clubes inscritos, escribía a favor de los medios de comunicación de la provincia de Las Palmas por la información vertida en el proceso, para que tanto clubes, luchadores y aficionados estuvieran perfectamente informados y que representaba el 90% del dossier que el propio Manuel Fernández tenía de la prensa. Eligio Hernández, en presencia de Jerónimo Saavedra, presidente de la Comunidad Autónoma, puso a Manuel Fernández en su sitio, mientras Acosta le respondía también en los medios en una guerra sin fin, pero ya las cartas estaban encima de la mesa.

El 16 de marzo, el delegado insular del Hierro, Miguel Ángel Morales, declaraba en CANARIAS7 que había asistido a la Asamblea en Tenerife del 12 de marzo, en la que se iba a solicitar la creación de la Federación Nacional de luchas. «El Hierro no se solidariza con el sector de la territorial de las Palmas y quisieron enfrentarnos con la Gestora de Las Palmas. Lo que tratamos es que nos unamos y se cree esa federación y acabar con el mal de la lucha canaria».

En Gran Canaria se pedía a los ayuntamientos y los clubes que enviaran directamente al Gobierno de Canaria las actas de apoyo a la creación de la Federación Nacional de lucha canaria, teniendo la Gestora de Las Palmas ya 38 clubes que le apoyaban, en Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura.

El 23 de marzo, el Gobierno de Canarias se pronuncia, y el consejero Herrera Piqué, en la presentación de los objetivos de su Consejería de Educación y Cultura del ejecutivo autonómico, dice que trabaja para la creación de la Federación Nacional de Lucha Canaria.

La última mentira de Compte

El camino parecía imparable por la independencia o la autonomía de la lucha de Madrid. A pesar de ello, Fernando Compte nuevamente volvió a engañar a los canarios, porque en la Asamblea General de la FEL en Madrid el 9 abril de 1983, la misma rechazó la petición de la Territorial Canaria de crear una Federación Nacional de Lucha Canaria.

Era un último coletazo que no tendría mucho recorrido, ya que lo único que hizo, de alguna manera, fue forzar a los políticos canarios a tomar otras medidas cuando tuvieran las competencias.

La prensa grancanaria se ponía en contra de las maniobras dilatorias de Compte y algunos clubes que estaban en la Delegación dependiente de la Territorial, se pasaban a la Gestora de Henríquez, como el Maninidra. El efecto de Compte fue justo el contrario, aunque desde Diario de Avisos se pedía apartar a los que no tenían representación legal -según ellos, Gestora de Las Palmas- y solo los que estaban bajo el mandato de Manuel Fernández, tenían la legalidad, y que ahora solicitaban la petición de Federación Española, que antes negaban, al Secretario de Estado para el Deporte, que llegaba a Canarias y que fuera una exclusiva de Manuel Fernández y los suyos, los que la pudieran solicitarla a Román Cuyás.

El Secretario de Estado confirmaba, delante del presidente, Jerónimo Saavedra, que habían dado el primer paso para la creación de la Federación Nacional de lucha canaria.

El propio Saavedra aprovechó para entregarle las actas de petición llegadas al Gobierno de Canarias. Para no quedar mal con la FEL, Cuyás comentó que el proceso de segregación no había dado ningún resultado y que defenderían la creación de la Federación Nacional de Lucha Canaria.

El 7 de mayo, Eligio Hernández daba las claves en rueda de prensa. «La creación de la Federación Nacional de Lucha canaria, será un proceso irreversible e imparable» y que no hacía falta para ello el informe de la FEL. También se despachaba a gusto con los anteriores Secretarios Generales. «Castejón torpedeó el proyecto y Hermida lo despreció».

Dejó claro que, si el pleno del CSD no la aprobaba, no recurriría, sino que el Gobierno realizaría un proyecto de Ley por la vía de urgencia o también la cobertura que puede darle el Parlamento de Canarias, durante el periodo transitorio, creando una federación o comunidad deportiva de ámbito local. «Existen varias fórmulas jurídicas para su consecución».

El trabajo de Eligio Hernández

Eligio Hernández pedía un pleno extraordinario del CSD, con tema único: la creación de la Federación Nacional de lucha y evitar los seis meses transitorios hasta la misma.

Mientras, Compte seguía con su rabieta de niño que pierde un juguete, e intenta denunciar a la Gestora de Las Palmas al Gobierno Civil de la provincia, y por fin, en Diario de Avisos, ya se reconoce que Compte engañó a los canarios.

El 6 de septiembre se anuncia que Manuel Navarro Valdivieso, el Director General de Deportes del Gobierno de Canarias se iba a reunir con Cuyás, aunque contestaba que no se había dictaminado todavía la constitución de la Federación Nacional de Lucha Canaria.

El 1 de octubre se publica la Asamblea informativa de Manuel Fernández, en la que deja patente sus diferencias con Eligio Hernández y que no está en contra de la Federación Nacional de Lucha Canaria, pero dentro de la legalidad vigente, habiendo que esperar por el CSD.

EL 11 de octubres se lee que Román Cuyás es favorable a la creación de la Federación Nacional de Lucha Canaria tras reunirse con Eligio Hernández en Madrid, aunque Compte desmentía estas aseveraciones.

Para acabar con tanto lío, el Gobierno de Canarias, usando sus competencias, además de a Eligio Hernández de portavoz, el 21 de octubre anuncia que la Federación se creará mediante un decreto del Gobierno Autónomo.

Eligio Hernández comunica el 1 de noviembre que el CSD reconocerá a la Federación y los clubes tinerfeños comienzan a apoyar esa idea, tras las palabras del herreño.

El 9 de noviembre se firma el protocolo de la creación de la Federación de Lucha Canaria, con FEL y CSD de acuerdo, aunque a Henríquez y Acosta no les parece suficiente y que había que aclararlo.

El 15 de noviembre el Gobierno de Canarias, se cansa y redacta el decreto de creación, como una Asociación Deportiva que se llama Federación de lucha canaria, que fue aprobado por el Consejo de Gobierno y publicado el decreto el 2 de diciembre, finalizando el proceso. La independencia real había llegado por otro camino.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios