Carmen Vicente en el Lanzarote Summer Challenge. / mediapress global

«Lanzarote ya tiene nombre propio en el CrossFit mundial»

Carmen Vicente prepara estos días el VIII Lanzarote Summer Challenge, el Campeonato Internacional de CrossFit que se celebra en Arrecife el 27 y 28 de agosto

MEDIAPRESS GLOBAL Arrecife (Lanzarote)

Carmen Vicente es una de las karatecas más importantes de nuestro país, diez veces campeona de Europa, y campeona del mundo junior entre otros muchos títulos. Destacada atleta de CrossFit, responsable del box más importante de las islas, Premio Mejor Deportista de Canarias 2010 por la Dirección General de Deportes y Premio Mejor Deportista de Las Palmas por la Asociación de Periodistas Deportivos, promotora del Lanzarote Summer Challenge, Mejor evento 2022 de la isla, y feliz madre de una niña de tres años. Carmen Vicente (Las Palmas de Gran Canaria, 1987) gana en todo aquello que emprende. Pero no es suerte, ni casualidad. Es trabajo puro. A pocos días de la octava edición del Lanzarote Summer Challenge esta campeona analiza con nosotros las claves de sus éxitos.

Campeona de Kárate, atleta de crossfit, entrenadora, empresaria, promotora, madre… ¿Con qué faceta te sientes más identificada? ¿Qué te define más?

Cada cosa influye en mi personalidad diaria. Mi espíritu competitivo como karateka, por ejemplo, hace que sea ambiciosa y busque nuevos retos. Ser entrenadora me hace querer mejorar constantemente. Soy madre soltera, eso me obliga a ser organizada y el deporte aporta disciplina. Me gusta estar al cien por cien en casa y fuera de casa. ¡Te aseguro que, si ser empresaria estresa, ser madre de una niña de tres años también!

Llegas a lo más alto en el mundo del karate y decides dejarlo, ¿por qué?

Me retiré siendo bicampeona de Europa, quería retirarme ganando, no perdiendo. Me llamaba la atención emprender. Soy una persona con mis etapas muy definidas, lo vivo todo muy intensamente y esa etapa ya había terminado. ¡Soy muy radical tomando decisiones!

¿Cómo se cruza el CrossFit en tu camino?

Oliver Hernández, mi socio, también era muy buen karateka, subcampeón de Europa y un referente en Canarias. Él me propuso la idea de un negocio muy nuevo y era justo lo que yo estaba buscando. Tuve que ir a Italia a formarme, en España no había cursos. Lo que me enganchó del CrossFit fue lo mismo que de las artes marciales, siempre hay algo que mejorar. Y te obliga a ser un deportista muy completo, fuerte, rápido, ágil…el atleta perfecto. Para alguien que ha practicado deporte toda su vida y se acababa de retirar del deporte de élite era lo que necesitaba. Esa espinita de la competición la vivía cada día en el box como un nuevo reto.

Aunque para reto, el de convertirte en promotora ¿Cómo surge la idea del Lanzarote Summer Challenge?

Vinimos Oliver y yo del Campeonato de Europa diciendo «tenemos que hacer algo así aquí». Todo empezó como un pequeño encuentro con suecos que competían, pero se presentaron más de cien personas. Arrancamos en La Geria, pero nosotros somos de playa y lo trajimos aquí. Aquello también fue novedoso y había que inventarlo todo, no sabíamos cómo se iba a comportar el terreno con las pesas ni nada, hubo que investigar. Pero nada nos paraba.

¿Se explica el auge del CrossFit gracias a la llegada del evento o viceversa?

Van de la mano las dos cosas. Está claro que este evento ha expuesto a la isla como un destino de CrossFit súper importante. La gente lo ve, ven a extranjeros que llegan para practicarlo en una isla como Lanzarote, que es idónea para esta modalidad y lógicamente el nivel deportivo del Lanzarote Summer Challenge sube igual que lo hace a nivel mundial. Las instituciones públicas, tanto Ayuntamiento como Cabildo, lo han entendido y nos apoyan. Y eso nos hace crecer más.

¿Qué aporta un enclave tan extraordinario como el Islote de La Fermina y la Playa del Reducto, en Arrecife?

Son escenarios de lujo en plena ciudad. Ya sólo entrar en un sitio así es algo increíble: fácil acceso, precioso a nivel visual y además nos da mucho juego a nivel competitivo. Este año usamos los dos escenarios y enriquece muchísimo. Es mágico y único.

¿Qué significa el destino de Lanzarote en el panorama del CrossFit?

Es un destino deportivo clave, Lanzarote ya tiene nombre propio en el panorama internacional de este deporte. Cada año vienen atletas a nivel mundial no sólo a competir, sino a prepararse por toda la isla, por las condiciones climatológicas y lo bien preparada que esta para practicar deporte. ¡Y nuestras inscripciones se agotan! Nos gustaría ofrecer más, pero queremos que sea un evento de calidad, poder mantener los tiempos y que la gente disfrute. La mayoría de los clasificados nos suele decir «para mí ya sólo venir es un premio».

Y no suelen venir solos…

Es muy difícil que un atleta venga sólo, a veces vienen gimnasios completos para apoyarse. Nos escriben grupos de Bélgica, de Alemania o Francia. Y no vienen un día, vienen hasta una semana antes para poder disfrutar de la ciudad de Arrecife y de toda la isla de Lanzarote.

¿Cómo se logra ser el mejor evento del año en Lanzarote?

Con mucho trabajo detrás. Nos dejamos la piel cada año. ¡Mención especial al equipo técnico con Laura Hernández, voluntarios y jueces! Sin ellos no tendríamos la calidad que tenemos. Se pone mucho corazón y mucho trabajo en equipo. Y creo que esto no se acaba aquí, podemos crecer mucho más, esto es sólo la punta del iceberg.

¿Dirías que es ahora tu mejor momento? ¿Tú que has sido toda una campeona del mundo?

Lo que yo hago es conseguir sueños. Quería ser la mejor karateka y lo fui. Quise ser empresaria y lo soy. Y promotora. Y mi sueño de ser mamá. Nada viene sin trabajo, pero no pondría nada por encima de nada, todo tiene el primer puesto para mí.

¿Qué le dirías al público para que venga al Lanzarote Summer Challenge?

Que no dejen de acercarse al Islote de la Fermina y a la Playa del Reducto, que vayan con ganas de sorprenderse y que se empapen de estos deportistas increíbles a los que van a poder ver luchando en plena arena. El espectáculo está garantizado.