José Luis González, durante una prueba. / RFEA ATLETISMO

Atletismo

José Luis González: «Me pellizco con Jakob Ingebrigtsen; parece de otro planeta»

El pentacampeón continental analiza el Europeo en sala que comienza este jueves en Torun y en el que España presenta un potente equipo de mediofondistas

MIGUEL OLMEDA Madrid

Hablar de los Europeos de atletismo en pista cubierta es hacerlo, irremediablemente, de José Luis González, que ganó cinco oros y un bronce, más medallas que ningún otro español en la historia. Genio y figura, en los 80 el mediofondista toledano era una estrella de rock con zapatillas de clavos. En invierno recorría Estados Unidos de costa a costa y en verano se iba de gira por los principales mítines europeos: Helsinki, Estocolmo, Londres, Oslo… Desplegaba su zancada elegante en cualquier superficie y distancia desde los 800 metros hasta el campo a través. Solo Isaac Viciosa y Reyes Estévez han demostrado una polivalencia similar. «Con una excepción –interrumpe González –; no funcionaban en el cross como lo hacía yo».

Para González no existían, ni existen, medallas de segunda. «La gente que se mete con la pista cubierta es una ignorante», despacha sin miramientos. En sala, él ganó cinco oros continentales repartidos entre 1.500m (1982, 1985 y 1986) y 3.000m (1987 y 1988), un doblete que ningún otro atleta ha conseguido, pero que el noruego Jakob Ingebrigtsen puede lograr este mismo viernes en Torun (Polonia). Con solo 20 años defiende corona en el 3.000m y busca también mejorar su última plata en el 'milqui', prueba en la que este invierno ha batido el récord de Europa (3:31.80) y el pasado verano batió el del aire libre con 3:28.68. «Con Ingebrigtsen me pellizco. Es tan versátil y joven que parece de otro planeta», reconoce González. «Además, hace bien en ir al Europeo porque hay que darle su sentido».

El pentacampeón de Europa 'indoor' prosigue con su defensa de la pista cubierta. «Tiene un atractivo tremendo. Coe, Borzov, Sjöberg, Szewinska… A muchos campeones olímpicos y plusmarquistas mundiales les ha costado ganar el Europeo. Luego en el Madison Square Garden se metían 19.000 personas a ver los Millrose Games, con todo lleno tres meses antes. Estar en contra de eso es estar en contra del atletismo», asegura González, que fue el primer plusmarquista mundial de 1.500m en pista cubierta con 3:36.03, un récord que poseyó desde 1986 a 1989.

Este mismo invierno, dos españoles se han acercado a ese legendario registro. Son Jesús Gómez (3:36.68) e Ignacio Fontes (3:36.89), dos de los españoles candidatos al podio en Torun, que figuran quinto y séptimo entre los inscritos, todos en un abanico de apenas un segundo a excepción del superlativo Jakob Ingebrigtsen. «Los dos tienen opciones de ganar medalla – Gómez ya fue bronce en Glasgow 2019 – porque son atletas magníficos, pero no va a ser fácil porque será un Europeo de muchísimo nivel, a la altura de los de los 80. Pensaba que habría más ausencias y la realidad es que el 1.500m va a tener nivel de una semifinal mundialista», señala González. También en el 'milqui' femenino es optimista, «porque Esther Guerrero y Marta Pérez llegan en muy buena forma», con la tercera y la quinta marca, respectivamente, y ausencias destacadas como las de Laura Muir y Sifan Hassan, vigentes campeonas de Europa en sala y del mundo al aire libre.

Un ojo en Mariano Gómez y otro en Mechaal

Otra de las pruebas en las que España puede subir al podio es el 800m. El salmantino Álvaro de Arriba defiende el título de 2019, pero González ve más fuerte a Mariano García, cuarto entonces y también entre los inscritos para Torun. «Ese 1:45.66 que hizo en Madrid es un marcón, ganando además a un campeón mundial como es Bosse y a un subcampeón mundial como Tuka», recalca. «Luego Husillos en 400m si está bien gana medalla seguro, Ureña –que defiende oro– en heptatlón es otra baza importante, y Peleteiro –la tercera campeona hace dos años– en triple», añade.

Con la experiencia de sus cinco oros, González explica las vicisitudes que complican, nivel de los rivales aparte, un Europeo «Hay que ser muy estratégico, llevar bien el tema emocional y manejarse en semifinales», enumera. «El que mejor va a negociar todo eso es Adel Mechaal. Tiene sus cosas, pero también mucho poderío, ya ha ganado un oro (en 2017) y el 3.000m es una prueba que le va como anillo al dedo. Desgraciadamente para él, no es olímpica». ¿Y Mohammed Katir, el tercer español de la historia con sus 7:35.29? «Tiene posibilidades, claro, pero no tiene nada que ver que sea el líder europeo. Yo llegaba a los campeonatos décimo del ranking, pero tras hacer la temporada en Estados Unidos, con pista de madera. Luego no me ganaban», apunta.

Del resto de la delegación española, que ha viajado a Polonia con 36 atletas –18 hombres y 18 mujeres, el quinto equipo más numeroso en la historia–, destaca la vallista Teresa Errandonea, que busca romper la barrera de ocho segundos en los 60m vallas. También la lanzadora Belén Toimil, que está a las puertas del récord de España de peso (es 17.94m y tiene 17.86m este año); y por supuesto la estrella en ciernes María Vicente. En el pasado Campeonato de España, con 19 años, se convirtió en la primera española en sobrepasar los 4.500 puntos (4.501 hizo) en pentatlón, y en Torun cogerá experiencia de cara a sus primeros Juegos Olímpicos. Como Jakob Ingebrigtsen, parece venir de otro planeta.