Jesús Gómez celebra el resultado. / @atletismoRFEA

Atletismo

Jesús Gómez se codea con los reyes del 1.500 europeo

El burgalés gana su segundo bronce continental en una carrera polémica ganada por Ingebrigtsen, descalificado y luego recalificado

MIGUEL OLMEDA Madrid

España cierra la segunda jornada del Europeo en pista cubierta de Torun con su primera medalla del campeonato, precisamente en el 1.500m, la prueba fetiche del atletismo nacional. Jesús Gómez ganó el bronce, su segundo continental en pista cubierta, en una carrera accidentada que entrará en la historia por la descalificación de Jakob Ingebrigtsen, que pisó fuera de la pista tras ser empujado cuando intentaba abrirse hueco en la calle interior, y su posterior recalificación ya de madrugada. El noruego iguala así la gesta de José Luis González como único campeón continental 'indoor' de 1.500m y 3.000m.

La descalificación, que posteriormente fue apelada con éxito por la Federación Noruega, subía al podio a Ignacio Fontes, cuarto en una carrera de menos a más en la que pecó de conservador, como él mismo reconoció, aunque este Europeo era su debut como internacional absoluto. En un acto de honradez, Fontes reconoció al micrófono de la Federación Española que él no habría descalificado a Ingebrigtsen, pues «son cosas que pueden ocurrir en una carrera».

Las múltiples repeticiones mostraban al noruego encerrado en la calle 1 entre Fontes y el polaco Rozmys, intentando adelantar a este último sin espacio para hacerlo. Del forcejeo de ambos, Ingebrigtsen acabó pisando fuera de la pista, aunque evitó la caída y posteriormente ganó la carrera (3:37.56) marcando un ritmo altísimo que solo Lewandowski (3:38.06) y Gómez (3:38.47) pudieron seguir, aunque sin fuerza para intentar un ataque final. Al no sacar ventaja de la infracción, los jueces decidieron recalificar al noruego, plusmarquista europeo. Con la medalla de bronce, su segunda presea internacional tras el bronce de Glasgow 2019, el burgalés Jesús Gómez se confirma como uno de los estandartes del mediofondo europeo a sus 29 años.

También hicieron historia las mediofondistas españolas en Torun, pues por primera vez tres mujeres estarán en la final del 1.500m. La catalana Esther Guerrero presentó su candidatura al oro tras dominar su serie y dejarse llevar en los últimos metros. La soriana Marta Pérez se clasificó por tiempos en una de las semifinales más complicadas y la segoviana Águeda Muñoz logró el pase por puestos al ser segunda con 4:09.94, la mejor marca española sub23 de la historia. El sábado disputarán la final.

Rodríguez y Toimil, finalistas

Lucía Rodríguez llegó a Torun con una de las plazas más discutidas de la selección y se marcha como una de las grandes certezas del fondo femenino en España. La madrileña de San Lorenzo del Escorial había sido tercera en 3.000m en el Nacional, tenía cuarta mejor marca española de 2021, y había dejado fuera a la líder Carolina Robles, la única que había bajado de nueve minutos. Sin embargo, Lucía ha cumplido en el Europeo todas las expectativas que siempre se han puesto sobre ella, una de las más prometedoras fondistas del país. Ya en las eliminatorias logró clasificarse cuarta con 8:56.71, mejorando en casi ocho segundos su marca personal, pero en la final fue un paso más allá: acabó octava – es decir, puesto de finalista – y paró el crono en 8:53.90, el mejor registro de una española desde 2011 y que la coloca quinta en el ranking nacional de todos los tiempos.

La británica Amy-Eloise Markovic dio la campanada en 3.000m al hacerse con la victoria con 8:46.54 en un final muy apretado. Solo once centésimas la separaron de la francesa Alice Finot, que fue plata, y seis centésimas después cruzó la meta la también británica Verity Ockenden. Ninguna de las tres entraba en las quinielas para las medallas y prueba de su sorprendente éxito es que todas ellas mejoraron su marca personal en ocho, siete y cinco segundos respectivamente.

La coruñesa Belén Toimil, un día después de destrozar el récord de España de lanzamiento de peso, volvió a rayar a gran altura para ser séptima en la final. Aunque no logró acercarse a los 18.64m de la clasificación – que le habría valido la sexta posición –, la pupila de Carlos Burón realizó el segundo mejor tiro de su carrera, de 18.01m, en el sexto intento. Ese registro también habría batido la anterior plusmarca española de Martina de la Puente, 17.94m.

La portuguesa Auriol Dongmo se proclamó campeona con 19.34m, solo cinco centímetros más que la sueca Fanny Roos, subcampeona con récord nacional de 19.29m. La alemana Christina Schwanitz amarró el bronce en la última ronda con 19.04m. En la final masculina, el checo Tomás Stanek se impuso con un lanzamiento de 21.62m, seguido por el polaco Michal Haratyk con 21.47m y el croata Filip Mihaljevic con 21.31m.

Decepción para Vicente y De Arriba

En pentatlón, la prometedora María Vicente sufrió un fiasco en forma de tres inexplicables nulos en la longitud que cortaron su proyección hacia su segundo récord de España este año. Había corrido el 60m vallas en 8.31, lanzado 12.40m en el peso y sobrepasado el listón de la altura en 1.77m. Vicente ya no salió al 800m, la última prueba de la combinada, por unas molestias en el tobillo. Nafissatou Thiam ganó el oro con 4.904 puntos y el récord de Bélgica, mientras que su compatriota Noor Vidts se llevó la plata con 4.791 y la húngara Xénia Krizsán el bronce con 4.644.

En 400m, Óscar Husillos presentó su candidatura a las medallas después de superar la clasificación por la mañana y la semifinal por la tarde con solvencia y logrando su mejor marca del año con 46.26. El palentino, después de ser plata en Glasgow 2019, se medirá al trío de neerlandeses Van Diepen, Bonevacia y Dobber. El favorito al oro, el checo Pavel Maslák, cayó eliminado en semifinales, mientras que los españoles Samuel García y Lucas Búa no lograron superar la primera ronda. Misma suerte corrieron Aauri Lorena Bokesa y Andrea Jiménez, también en 400m.

El 800m español dejó luces y sombras en la clasificación. La cara la protagonizaron la jovencísima Daniela García, Mariano García y Pablo Sánchez-Valladares, que avanzaron sin problemas a semifinales. La cruz lleva el nombre de Álvaro de Arriba, el vigente campeón de Europa, que ni siquiera estuvo cerca del pase con un decepcionante quinto puesto en su serie.

En la longitud, la valenciana Fátima Diame logró el pase a la final yéndose a 6.62m, su mejor salto de siempre en pista cubierta y la cuarta marca de la clasificación, por delante incluso de la campeona mundial Malaika Mihambo. La final masculina tuvo un nivel altísimo y un desenlace ajustado, con los tres primeros puestos en apenas once centímetros. El griego Miltiádis Tentóglou cumplió con los pronósticos y ganó el oro con 8.35m, su mejor salto de 2021. El sueco Thobias Montler se colgó la plata con 8.31m y el finlandés Kristian Pulli, el bronce con 8.24m, ambos logrando sus respectivos récords nacionales.