Los aros olímpiccos. / Efe

Cataluña decidirá en referéndum si opta a la candidatura olímpica de 2030

Una encuesta del Govern concluye que el 73% de los catalanes está a favor de ser sede de los Juegos de invierno de 2030

CRISTIAN REINO Barcelona

La Generalitat celebrará a finales de la primavera una consulta vinculante en 77 municipios del Pirineo catalán para que decidan si Cataluña debe optar a la candidatura de los Juegos olímpicos de invierno de 2030, bajo el amparo del Comité Olímpico Español. Los 60.000 habitantes mayores de 16 años de las localidades con derecho a votar son de la zona de los Pirineos, donde se celebrarían algunas de las pruebas alpinas. En cambio, Barcelona, que presta su nombre a la candidatura 'Barcelona-Pirineos 2030' y que acogería algunas pruebas en recintos cerrados, se ha quedado fuera del referéndum, a pesar de que la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, reclamó al Govern que también consultara a los barceloneses como parte implicada. El miedo a perder la votación en el área de Barcelona puede estar entre las causas. La consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, ha justificado este viernes esta limitación de la votación a la zona pirenaica a la voluntad de «acercar las decisiones al territorio». La Generalitat vende la candidatura como «mayoritariamente» catalana, aunque considera que tendrá que colaborar con Aragón y algunas estaciones de Francia. La intención del COE y del Gobierno es que sea una candidatura compartida entre Cataluña y Aragón.

La cuestión de la candidatura ha sido una patata caliente para el Ejecutivo catalán. Treinta años después de los Juegos de Barcelona en 1992, que situaron a la capital catalana en el mapa internacional, Cataluña vuelve a intentar jugar la carta olímpica como proyecto de futuro. Pero en este caso el consenso brilla por su ausencia. ERC y Junts no han podido contar con ninguno de sus dos socios de la legislatura: ni la CUP, que invistió a Pere Aragonès, ni los comunes, que aprobaron los Presupuestos de la Generalitat. Ambos se oponen al proyecto, por cuestiones medioambientales. «Forma parte de la normalidad que no haya unanimidad», ha señalado la consejera, intentando quitar hierro al las discrepancias políticas. «No habrá obras faraónicas», ha señalado. El pasado mes de julio, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, envió una carta al Comité Olímpico Internacional para formalizar el interés por presentar una candidatura.

Según una encuesta facilitada por el Govern, el 73% de los catalanes avalan la candidatura. En las zonas pirenáicas (Valle de Arán o la Cerdaña, que albergan algunas de las posibles sedes como serían Baqueira Beret o La Molina), el apoyo se sitúa en el 74% y la consideran «interesante y estratégica» y la ven como una «oportunidad».