Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 22 de abril
Boro Domínguez, con la medalla que le dio la UD Las Palmas por su título nacional de 1955. Arcadio Suárez
Adiós a Boro Domínguez, el Caballero del Ring

Adiós a Boro Domínguez, el Caballero del Ring

Boxeo ·

Campeón de España del peso ligero en 1955, se hizo célebre por el denominado Combate del Siglo en 1956 en el Insular ante el Chato Saavedra. Hoy falleció a los 89 años

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 6 de marzo 2024, 12:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El deporte canario está de luto. Hoy ha fallecido Salvador Domínguez, uno de los grandes boxeadores del siglo XX,campeón de España del peso ligero en 1955 y que se hizo célebre por ser denominado El Caballero del Ring, por su educación y modales, además de protagonizar el memorable Combate del Siglo ante el Chato Saavedra en un Estadio Insular con más de 12.000 espectadores en 1956.

Boro Domínguez (Las Palmas de Gran Canaria, 1934) se inició a las órdenes del legendario Young Ciclone en el Risco de San Nicolás y su ascensión fue imparable, proclamándose campeón de Canarias en todas las categorías (mosca, gallo, pluma, ligero y súperligero). Formó parte del equipo español que compitió en los Campeonatos del Mundo Militares celebrados en Nápoles y, poco después, tocó techo en los Nacionales de Bilbao, ganando en la final a Ben Ali.

«Cuando iba ganando una pelea y veía que el rival sufría o lo pasada mal, paraba el combate e inclueso le ayudaba a incorporarse si era preciso. Era algo que muchos no entendían, pero formaba parte de mi manera de ser. Conmigo no iba machacar o humillar a nadie, por muy superior que fuera. Por eso me bautizaron como El Caballero del Ring«, matizaba al recordar un periplo como púgil que le llevó a disputar 115 peleas con solo cuatro derrotas.

Un desengaño sufrido en el Nacional disputado en Madrid en 1958 («me robaron la pelea y hasta Matías Prats lo reconoció», recordaría siempre), le hizo retirarse con 25 años y en plenitud física, decisión controvertida pero de la que nunca se arrepintió.

Lejos del deporte, inició una exitosa carrera como empresario, destacándose como importador de licores y bebidas alcohólicas, faceta que le llevó a recorrer medio mundo y a tener un gran reconocimiento y respeto social tanto dentro como fuera de Gran Canaria.

«He sido un hombre agraciado por una esposa inmejorable, Paquita, que ya se me fue al cielo, unos hijos maravillosos, Boro, Alejandro, Javi, María Eugenia y Pedro, y seis nietos increíbles. Es la mayor bendición posible. Tengo amistades de toda la vida y Dios me ha permitido llegar a estas alturas de la vida pudiendo disfrutar de mi café, mi puro, mis paseos y mi rutina tranquila. No puedo pedir más. Disfruto al máximo del día a día, aunque ahora el dolor de mi viudedad trato de soportarlo como puedo», afirmaba poco tiempo atrás al repasar su cronología vital.

Descanse en paz.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios