Última formación del Club de Lucha Maninidra. / Pedro Reyes

El CL Maninidra afronta su 75º aniversario

Tiene estatutos desde 1945, pero su primera luchada oficial reconocida fue el 29 de junio de 1946 ante el Adargoma

PEDRO REYES Las Palmas de Gran Canaria

Cuando en 1816 Ingenio se separaba de Agüimes y se convertía en municipio independiente, comenzaba el despegue de la lucha canaria en la zona, pues la rivalidad entre las dos pilas propició una mayor popularidad del vernáculo deporte.

A pesar de ello, también se unieron en algunas ocasiones para enfrentase a Telde en luchadas épicas, pero logrando que la lucha canaria en el sur de la isla fuera el epicentro de la misma en Gran Canaria.

Ya entrados en el siglo XX, Bartolomé Espino E l Rabioso, natural de Ingenio, sería uno de los luchadores emblemáticos en la isla y bastante tuvo que ver en el nacimiento del Maninidra, pues fue su primer mandador.

A principio de la década de los 40 del pasado siglo, tras el paréntesis de la guerra civil, se formó en Agüimes el Roque Aguayro como equipo de lucha.

En Ingenio se reaccionó a ese evento, y en 1944 nace el proyecto de un equipo que los represente también. La idea parte de Manuel Sánchez Pérez y Juan Valerón Hernández. Reunidos en casa del médico, Juan Espino Sánchez, se constituye posteriormente la directiva del futuro equipo, y se elige como presidente a José Hernández Díaz, Pepe el de Segundo, figurando como colaboradores, Manuel Sánchez Pérez, Juan Valerón Hernández, Manuel Hernández, Manuel Caballero, el cura párroco, Don Andrés y el médico, Juan Espino Sánchez.

Así expresaba Manuel Tarajano Mesa en su libro, Maninidra, luchando a la orilla del Guayadeque (1997) los primeros pasos del club sureño, aunque años más tarde aparecería un documento, como el acta fundacional y los primeros estatutos del club, que datan del 15 de julio de 1945.

Bajo las órdenes de El Rabioso se comenzó a preparar a los jóvenes de la localidad en los terrenos, primero del tío de Manuel El de Zenón y en los de Pepita Ramona, luchadores que engrosarían las filas del equipo, que se llamaría Maninidra a propuesta del maestro Juan Suárez.

Primera luchada importante

La primera luchada importante, al margen de las amistosas realizadas contra el Roque Aguayro, fue en las fiestas de la Candelaria del año 1945 contra el Tumbador del Puerto de la Luz (club fundado el año anterior) y que repetirían en septiembre del 1946. Dadas las grandes relaciones con el presidente del Adargoma, Juan Múgica, les prestaría la ropa de brega para el evento.

El máximo mandatario del club capitalino les instaba a inscribirse, a principios del año 1946, en la Federación de Lucha Canaria y hacen su primera luchada, como club federado, el 29 de junio de 1946 contra el Adargoma.

Ya para esa fecha los locales tenían su equipaje, color blanco y el nombre en verde, bordado por Isabel Boada y las hermanas Valentina y Aurelia Hernández. Esa luchada dejó unos bregadores para la historia del club: José Alcántara, Bartolomé Ramírez, José Sánchez ( Pepe el de Jacinta), Francisco Caballero ( Capitanito), Juan Hernández ( Pollo de las Calabazas), José Sánchez (Marrero), Ignacio Díaz (Tarzán) o Antonio González (Loreto).