Lucha Canaria

Los estrategas de la gran final de Copa eluden el cartel de favoritos

12/02/2019

Criterios opuestos en los mandadores en puertas del primer título de 2019: para Francisco Bethencourt «el Gáldar es el equipo más compacto» y Juan Martel ve al Estrella como «el rival a batir».

ETIQUETAS:

Se acerca la final de la Copa Fundación Obra Social La Caja de Canarias y Estrella y Gáldar, los flamantes finalistas que pasado mañana rivalizarán por el título en Vecindario (21.00 horas), viven las vísperas de la gran cita sin querer asumir más presión de la necesaria. Basta con escuchar a los mandadadores, Francisco Bethencourt y Juan Martel, para constatar que ninguno admite responsabilidades añadidas. Quieren ganar, faltaría más, pero regatean todo lo que implique complacencia. «El Gáldar es el equipo más compacto que hay», asegura desde el Estrella Bethencourt, apodado El Palmero. Y en la acera rival, Martel tampoco ahorra elogios: «El Estrella es el rival a batir, lo tenemos claro».

Los técnicos, ya cuajados en el oficio, saben que el manejo de las sillas cobra capital importancia en una luchada sin red ni segundas oportunidades. Con todos sus efectivos a tope, tanto a nivel físico como anímico, ambos confían en lo que se traen entre manos. Dicho de otra manera, diseñan sus estrategias desde el potencial propio. «Tenemos unas ganas enormes de saltar a la arena y demostrar lo que llevamos dentro. Al Gáldar siempre le han salido buenas actuaciones ante nosotros y sabemos que tendremos que dar lo mejor que llevamos dentro para sacar adelante este compromiso tan importante», indica el preparador verdillo. Similar previsión hace su colega en el bando cebollero, quien considera que «todo estará muy igualado» considerando «lo parejo» que están uno y otro equipo, si bien apela al subidón anímico de sus hombres como factor diferencial. «Si hace dos meses nos dicen que íbamos a estar aquí, nadie se lo hubiese creído. Así que deseamos aprovechar la oportunidad», avisa Martel.

En el capítulo de reconocimientos, generosidad en sus discursos porque, como admiten, valoran la labor que ha llevado al oponente a esta disputa. «Hablar del Gáldar es hacerlo de una plantilla muy trabajada y responsabilizada, que sabe administrar fuerzas y con luchadores que te pueden meter en problemas en cualquier momento», apunta Bethencourt. Martel sigue la misma línea respecto a un Estrella «de calidad, desde sus juveniles hasta Álvaro Déniz, sin olvidar a su hermano Ismael o Del Toro, que se las sabe todas».

Antes y después de la batalla ejemplificarán la deportividad con un cordial saludo. Luego, que gane el mejor. Ahí ya no cabrán más cortesías.