Rayo Ramírez, coordinador del Proyecto Escuelas Lucha Canaria-Cabildo de Gran Canaria, durante una reunión de trabajo. / C7

La Liga Femenina como joya de la corona

Mañana se presenta la competición, en el Gran Canaria Arena, con todos los clubes participantes y el orgullo de los actores que la ha propiciado

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Como una ocasión «histórica e irrepetible» se aguarda en todos los ámbitos de la lucha canaria en Gran Canaria la presentación de la 2º Liga Femenina ABT Canarias, evento que tendrá lugar mañana en el Gran Canaria Arena, desde las 12.30 horas y con puertas abiertas para todo el público interesado. La presencia de los nueve equipos que van a tomar parte de la competición supone un aliciente mayúsculo por la importancia que tiene en el deseo de fomentar la cantera, con paridad de géneros, por parte del Proyecto Escuelas Lucha Canaria-Cabildo de Gran Canaria, cuyo coordinador es Rayco Ramírez, quien compatibiliza esta labor con la de presidente del Gáldar.

«Gran Canaria será la isla con más representación femenina en los terreros y estamos gratamente sorprendidos por la respuesta que han recibido los clubes con las peticiones de fichas por parte de las chicas. Pensábamos que, con la pandemia, nos íbamos a enfrentar a un desierto y el comprobar la capacidad de trabajo y los resultados que hemos tenido, al ir de la mano la consejería de Deportes del Cabildo, la Federación de Gran Canaria y los clubes, supone una magnífica noticia para nuestro deporte, así como para asegurar el futuro, dado que la naturaleza de esta Liga es de apoyo y fomento de la cantera. De hecho, se ha admitido que cada club tenga dos sénior para evitar que alguna deportista se pueda quedar fuera por imperativos de la edad», asegura Rayco Ramírez.

El dirigente admite que el torneo femenino «es una joya que se debe cuidar» y en su ánimo, además de todos los miembros del equipo de trabajo del Proyecto Escuelas Lucha Canaria, solo pasa reforzar los cimientos que se han logrado pese a las dificultades originadas y heredadas por la covid-19.

«Tenemos muchas expectativas puestas en la Liga Femenina y entendemos que es un paso de calidad para seguir consolidando nuestro deporte. Fue realmente emocionante comprobar la manera en la que los clubes pudieron solventar momentos críticos, como cuando se permitía entrenar pero no agarrar, encontrando soluciones a los problemas que surgían en cada momento y ahora es el deseo de todos que, poco a poco, comience a recobrarse la normalidad y que eso redunde en el bien de toda la familia de los terreros», añade.

El empeño y esfuerzo desarrollado por los participantes ayuda a contextualizar y dar más mérito a lo que viene con un calendario que se presenta apasionante. Así lo percibe Rayo Ramírez, incidiendo en la necesidad de que la afición se haga notar: «Será fundamental, como en el ámbito masculino, que la lucha femenina vuelva a sentir el aliento del público. Para empezar, confiamos en que el acto de presentacións sea ya una manifestación de apoyo y ánimo para todas. Dentro del protocolo sanitario y tomando las medidas pertinentes, pero que eso no impida vivir de nuevo la pasión por un deporte que es parte esencial de nuestra identidad».