Baloncesto

Leonor Rodríguez, el corazón isleño en el norte de Italia

27/03/2020

La jugadora grancanaria del Famila Schio transalpino, Leonor Rodríguez, pasa la cuarentena en la región de Véneto, foco de expansión del coronavirus en Europa. Alejada de su familia, expone su preocupación y su día a día sin poder competir.

«El país está preocupado, muy consciente, se están tomando las normas a raja tabla y no se ve un alma en la calle... Creo que lo estamos haciendo muy bien entre todos, pero la situación es preocupante como en el resto de Europa», argumenta Leonor Rodríguez desde la localidad transalpina de Schio, en la región de Véneto en el norte de Italia, uno de los focos más importantes de expansión del coronavirus en Europa.

La jugadora grancanaria, de 28 años y que se comprometió con el campeón italiano o el pasado mes de enero tras finalizar su vinculación con el Cukurova turco, una escuadra el pasado mes de enero tras finalizar su vinculación con el Cukurova turco, permanece en su casa en Schio y a la espera de conocer el desenlace de un deporte parado hasta el 3 de abril en ese país.

«Es lo que toca, en Italia llevamos más de un mes desde que empezó el coronavirus y ya teníamos muchos partidos cancelados antes de que hiciéramos la cuarentena. Se suspendieron todos los entrenamientos y la liga italiana, pero nosotros al jugar la Euroliga pudimos estar una semana más, pero después ya era imposible porque cancelaron todo. La Liga continúa suspendida hasta el 3 de abril, por lo que estamos aquí hasta ver qué pasa y qué deciden», expone.

Leonor Rodríguez, quien luce una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, un oro en el Europeo de la República Checa 2017 y una plata en el Mundial de Turquía 2014, considera que en Italia «piensan que, como es el primer país de Europa en cuarentena, tienen la fe de que todo vuelva a la normalidad antes, pero ya se están dando cuenta de que no es tan fácil y que la cosa está muy seria y que antes o después la Liga se acabará cancelando».

En un territorio con unos datos demoledores de contagiados y fallecidos, que crece cada día para cundir el desánimo, Leonor Rodríguez acumula semanas confinada y únicamente sale para ir al supermercado.

«Tenemos un papel del Ministerio de Sanidad por si te paran, para demostrar que vas al supermercado y que lo que hagas sea de primera necesidad. Aquí sales a la calle porque lo necesitas, sino es que la gente no sale porque es lo que toca, ahora mismo es un peligro», analiza.

La canterana del Club Baloncesto Islas Canarias intenta mantener la forma en su domicilio, pero reconoce la dificultad por no contar con los medios necesarios para hacerlo.

«Nos han mandado dos o tres tablas de entrenamientos, que para unos días está bien, pero, obviamente, vamos a estar fuera de forma cuando acabe todo esto porque se va a alargar. Sin embargo, al menos es una hora al día que estás entretenida y no piensas en el coronavirus», dice la francotiradora del Famila.

La familia y los juegos.

Leonor Rodríguez se mantiene en permanente contacto con su familia en la isla y asegura que «lo llevamos bien, con esto de la cuarentena hablamos, intentando hacerlo de todo menos del coronavirus porque ya es un tema que sabemos lo que hay. Tenemos mucho contacto, amenizando los días y esperando que dentro de poco ya hayan noticias buenas», comenta, al tiempo que indica que pasa los días «con libros, con el cubo de Rubik, con sudokus, con FaceTime y con un poco de todo porque, aparte de ejercitar el cuerpo, hay que ejercitar la mente».

«Son muchas horas al día y hay que usar la imaginación, inventarse juegos y buscar entretenimiento donde no lo haya, y aprovechar este tiempo que normalmente no tenemos durante el año para hacer cosas», agrega.

Sobre el aplazamiento de los Juegos de Tokio hasta 2021, la escolta grancanaria declara que «tenemos la suerte de ya estar clasificadas; más que ver cómo llegaríamos los deportistas a la cita olímpica se trataba de un tema de salud».

«Me da mucha pena porque ir es un sueño, pero entendemos que los responsables han tomado la decisión correcta», concluye.