La excelencia en el Team Formento

    Cargando reproductor ...
09/10/2019

Samuel Carmona y Nano Santana van camino de la consagración bajo la tutela del entrenador de La Isleta, quien los ha preparado a conciencia para la velada Life Pro Nutrition del 19 de octubre, en la que ambos quieren dar su mejor versión

En el Team Formento lucen imponentes las figuras de Samuel Carmona y Nano Santana, dos boxeadores profesionales con un presente luminoso y un futuro al que nadie acierta a poner límites. Por cualidades, trayectoria, proyección y margen de mejora, ambos representan lo mejor del pugilismo canario y su presencia en el ring siempre es sinónimo de categoría y espectáculo. «Les han respetado las lesiones, en el apartado de condición física mis conclusiones son excelentes y están preparados para ganar sus combates antes del límite», pronostica Carlos Formento, quien se aventura a conclusiones más atractivas aún a propósito de lo que se podrá ver el próximo 19 de octubre en la velada Life Pro Nutrition que se celebrará en La Gallera del López Socas.

«Cada pelea de ellos ofrece su mejor versión. Van preparados a tope y tienen una ambición sin límites. Nano viene con muchas ganas de retomar el peso gallo e imponer su dominio, que perdió el Nacional de una manera injusta, lo que le da unos deseos de revancha enormes. Y Samuel tuvo hace poco su bautizo en el profesionalismo y dio una exhibición. Imposible pedir más», aclara.

Al margen de elogiar a sus pupilos, con sobrados motivos para ello, el técnico de La Isleta aplaude la organización de eventos como el organizado para la ocasión de Canarias Manager Boxing Promotions. «Se trata de una convocatoria fundamental para todo el boxeo porque, además del ámbito amateur, es vital que tengamos peleas profesionales. Es la única manera de coronar todo el trabajo de base porque, si no damos salida a los chicos en el mundo profesional, cortamos la evolución. Es esencial y hay que elogiar a los organizadores, promotores y dirigentes de la federación por volcarse con esta velada de tanto valor», enfatiza el preparador.

Y, claro está, con la mirada puesta en sus dos discípulos, cabezas de cartel junto a Marcos Ortega y Zeus De Armas, está convencido de que «se verán grandes cosas» sobre el ring, por lo que su llamamiento a la afición «es obligado y una invitación a disfrutar de lo que será una gran noche», lo que le hace vivir la espera «con emociones y ganas de que llegue la hora».