Primoz Roglic, durante la crono. / Efe

Tokio 2020 | Ciclismo Roglic, por aplastamiento

El esloveno arrasa en la crono olímpica al aventajar en más de un minuto a Dumoulin y Dennis, plata y bronce en Fuji

IGOR BARCIA Enviado especial a Tokio

Andaba Primoz Roglic con ganas de reivindicarse, de darse una alegría. El Tour había resultado frustrante para el esloveno, al verse envuelto el primer día en una caída que terminó por mandarle a casa. Se quedaba así sin revancha de la crono final del Tour de 2020, aquella en la que Tadej Pogacar arrasó en La Planche des Belles Filles mientras Roglic, con el casco descolocado y la mirada perdida, veía esfumarse su sueño de ganar la Grande Boucle. Pero Roglic no es de los que se rinden, Siempre sigue adelante y encuentra una nueva motivación para luchar.

Tras perder el Tour ganó la Vuelta a España y ahora ha encontrado consuelo en los Juegos. No pudo ser en la prueba en línea, no encontró su sitio, pero hoy en la crono se ha divertido con los rivales y ha ganado por aplastamiento. En el exigente circuito de Fuji al que había que dar dos vueltas para completar los 44 kilómetros, el esloveno ha rodado a más de 48 kilómetros por hora para poner más de un minuto de distancia entre él y el resto. Un mundo.

De hecho, la crono solo ha tenido emoción hasta el primero de los cuatro pasos intermedios que ha colocado la organización. Incluso tras los primeros 11 kilómetros no era el primero. el honor lo ha tenido Flippo Ganna, un gran especialista que ha aprovechado la zona más cómoda del circuito para marcar el mejor tiempo, un segundo por delante de Roglic, tres sobre Dumoulin, cuatro sobre Van Aert, siete sobre Dennis y nueve sobre Kung, el grupo de corredores que iban a ser protagonistas de las diferentes batallas en la crono olímpica.

A partir de ahí, el dominio ha sido de Roglic, que todavía en la primera de las dos vueltas ha dosificado esfuerzos, y apenas tenía ocho segundos sobre Ganna al término del primer giro. Dennis y Van Aert se mantenían en la decena de segundos de desventaja, mientras Kung, el campeón europeo de la especialidad, cedía ya 15 que serían decisivos para quedarse fuera del podio.

El segundo giro no ha tenido emoción. Roglic ha surgido en plan apisonadora y ha empezado a romper el crono. Acoplado sobre la bici, siempre con frecuencia y agilidad en la pedalada, se ha despedido del resto de especialistas. A los 31 kilómetros distanciaba a Dumoulin en 31 segundos y a los 37, en 43. En meta ha sido un minuto y un segundo, dejando claro que hoy en Fuji estaba el Roglic de los mejores días.

La emoción estaba en la segunda plaza, y ha habido cuatro candidatos separados en cuatro segundos. La plata ha sido un golpe de optimismo para un Tom Dumoulin que sale de Fuji reconfortado con el ciclismo. Su emoción era evidente al abrazarse a su compañero de equipo Roglic. Después de tomarse unos meses de descanso y meditación al estar saturado, parece que el holandés vuelve a ser competitivo, una gran noticia para el deporte.

Dos segundos después y cerrando el podio todo un especialista como Rohan Dennis, que ha rendido a gran nivel en un trazado muy exigente para los especialistas. Y fuera, por uno y dos segundos respectivamente, se han quedado Kung y Ganna, el gran derrotado pero al que el circuito le ha pasado factura. Sexto, a 1.40, ha quedado el otro derrotado del día. Wout Van Aert llegaba a la crono dispuesto a lograr lo que se le había negado en la prueba en línea, pero el belga ha ido cediendo a medida que pasaban los kilómetros. Estuvo en la pelea durante la primera vuelta, cuando estaba a diez segundos, pero el segundo giro se le ha hecho eterno al subcampeón olímpico en ruta,

Por parte española, el único representante en la crono, Ion Izagirre, apenas ha podido llegar a la primera vuelta para abandonar por culpa de los calambres y cerrando una muy triste actuación española en el ciclismo olímpico de Tokio.