Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 22 de julio
El techo olímpico español está en 2,21 metros
JJ OO en datos (IV)

El techo olímpico español está en 2,21 metros

El exjugador del Barça Roberto Dueñas es el deportista español más alto en competir en unos Juegos, mientras la media alcanza los 175 centímetros

igor barcia y Sara I. Belled

Texto | Visualización y datos

Miércoles, 21 de julio 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El techo del olimpismo español se sitúa a 221 centímetros de altura. Roberto Dueñas, historia del Barcelona –su camiseta con el número 12 cuelga del techo del Palau– entró en lo más alto del registro del Comité Olímpico Español cuando el pívot de Móstoles (1975) fue convocado para los Juegos de Sidney 2000 y Atenas 2004. Fue el colofón a 84 internacionalidades de un jugador especial, un talento al que sus problemas de espalda pasaron factura y le obligaron a retirarse con 31 años y todavía mucho baloncesto en su cuerpo.

Con la información disponible en la base de datos del COE, que cuenta con el dato de altura de la gran mayoría de deportistas que han competido en unos Juegos en este siglo, de Sídney 2000 a Río de Janeiro 2016, Dueñas ocupa de forma holgada el primer escalón del podio, donde lógicamente comparte cetro con otros jugadores de baloncesto, los hermanos Gasol, con 2,15 de altura cada uno. Y así hasta 20 deportistas que rebasan los dos metros. No aparecen en esta lista, por ejemplo, otros gigantes del deporte español que compitieron antes, como Fernando Romay y sus 2,13 (1980 y 1984) o Juan Antonio Orenga y sus 2,07 (1992). O, en esgrima, Pedro Cabrera y sus 2,06 (1960).

El basket nacional también ocupa las primeras plazas del ranking en mujeres, donde Cindy Orquidea Lima García y Luci Pascua dominan la lista con 1,96 de altura, y donde en el top 10 se cuela una campeona olímpica como Ruth Beitia, que dominó el salto de altura en Río'2016 desde su 1,91.

Frente a la leyenda china

Pero sin duda, el rey de esta estadística es Roberto Dueñas, un deportista que destacó en las villas olímpicas de Sídney y Atenas y al que la primera experiencia de los Juegos le marcó para repetir. Porque desde diciembre de 2001 había renunciado a la selección por culpa de sus dolores crónicos en la espalda. Necesitaba descansar en verano, para luego rendir el resto de la temporada. No estuvo en el Europeo de Turquía'01 (bronce), ni en el Mundial de Indianápolis'02 (quintos), en el que se derrotó a Estados Unidos, ni en el Europeo de Suecia'03 (plata).

Sin embargo, cuando Mario Pesquera le sondeó para acudir a Atenas, su respuesta fue diferente. «Habló conmigo y me preguntó si estaba dispuesto a jugar, si tenía ganas de ir y con qué predisposición estaba. Y yo le contesté que me hacía mucha ilusión estar en los Juegos Olímpicos y que por mi parte no había problemas», explicó el pívot madrileño en un reportaje, donde reconoció que la experiencia australiana había tenido su peso. «Tuve la suerte de estar en unos Juegos y para mí fue una experiencia única. Me apetecía mucho repetirla. Los Juegos son una motivación extra, por lo que significan, porque van los mejores equipos y los mejores jugadores», añadió.

En Atenas, a pesar de ser de largo el techo del deporte español, Dueñas se tuvo que enfrentar en el debut a una leyenda china que le aventajaba en 8 centímetros en un duelo para el recuerdo. Porque Yao Ming, el pívot de los Houston Rockets, es historia del C0I por ser el deportista más alto que ha estado presente en unos Juegos. Y tiene otro registro en su haber, el del abanderado más alto, ya que desfiló al frente del equipo chino en El Nido de Pekín en la ceremonia de inauguración de 2008.

Tras el evento de 2004, Dueñas comenzó el final de su carrera. Dejó el Barça y tras pasar por Girona y Joventut, cerró en 2007 su carrera deportiva. Era el final a la trayectoria de aquel chaval que fue descubierto en una parada de autobús por el técnico del Fuenlabrada Miguel Ángel Fernández, a quien le habían dicho que «habían visto a un chico muy alto esperando en la parada», y que debutó en 1995 en ACB tras ser fichado por el Barça, con quien logró 6 Ligas, dos Copas, una Euroliga y una Korac.

Dueñas mantiene relación con el baloncesto, aunque ya no quiere oir hablar ni de amistosos con los veteranos. Suya es la creación de la Escuela de baloncesto del Barça. Además de hacer historia en el deporte español por su altura, estuvo a punto de hacerla por saltar a la NBA de la mano de los Chicago Bulls. De hecho, fue seleccionado en el draft de 1997 Sin embargo, el salto a Estados Unidos no terminó de convencer a Dueñas, que prefirió disfrutar de su carrera en el Barcelona.

71 centímetros de diferencia

Del techo del deporte olímpico español a las atletas más bajas en unos Juegos hay 71 centímetros de diferencia. Y si por lógica el baloncesto destaca por arriba, la gimnasia rítmica o el judo marcan la estatura por debajo. Yolanda Soler, Sara Moro, Elena Gómez, Laura Campos, Patricia Moreno, Tania Gener o Julia Figueroa tienen en común que en la lista del COE aparecen con 1,50 de altura, pero eso no les impidió tener grandes carreras deportivas y ser incluso medallistas olímpicas, como el caso de Yolanda Soler en judo, bronce en -48 kilos en Atlanta'96.

El Comité Olímpico Español cuenta en su base de datos con los nombres de un millar de deportistas que han tomado parte de los últimos cinco Juegos Olímpicos, desde Sídney 2000 y hasta Río'16. De estos tiene información de su altura en casi 900 casos, lo que supone en torno a un 85% del total. La mayoría de los datos que faltan corresponden a las participaciones en la primera cita de este siglo y la altura media resultante es de 1,75 metros, con 1,80 entre los chicos y 1,69 entre las chicas.

Así, en cuanto a las disciplinas donde juegan los deportistas más altos no hay mucho misterio: el baloncesto, con Dueñas a la cabeza, está en primer lugar con 1,99 metros de media entre los chicos y 1,83 entre las chicas. Por detrás quedan los jugadores de voleibol, con 1,96. Y entre las chicas, las deportistas de voley playa Elsa y Lili suben la media a 1,79. Entre los chicos, los del balonmano ocupan la tercera posición, con 1,92 centímetros, y entre las chicas suben al podio las waterpolistas, con 1,75 metros.

Por la zona baja de la tabla, cierran las gimnastas en la modalidad artística. La media de ellas es de 1,53 metros y la de ellos de 1,67. En cuanto a los chicos, todavía median menos altura los boxeadores. Aunque es cosa de unos pocos milímetros. Por ejemplo, en el caso de los púgiles estas alturas van de los 1,82 metros de Youba Sissokho Ndiaye en Río'16, que compitió en 69kg, al 1,55 de Rafael Lozano Muñoz, que subió al ring en Sídney 2000 y Atlanta 1996 en la categoría de mini mosca, con sendas medallas de plata y bronce incluidas.

En esta comparativa por sexos los hombres median siempre mayor altura. Una diferencia que pasa de 15 centímetros en balonmano, tiro con arco, baloncesto, hockey y ciclismo en pista y que es apenas de un centímetro en lucha, hípica y tiro olímpico.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios